País de cartón piedra Una de las claves de la democracia es quién y cómo te da la información

José Ángel de Cabo. Coordinador Comarcal de IU La Sagra 04/03/2021

Durante años el cartón piedra ha sido muy importante en el cine a la hora de crear escenarios. Es decir, nos hacían creer que una calle estaba llena de edificios cuando en realidad solo era la fachada.

Utilizo este símil para compararlo con nuestro país. El debate en todos los medios de comunicación es que realmente somos una democracia plena. No hay ninguna duda, incluso los medios más progresistas acusan de deslealtad al vicepresidente segundo del gobierno por cuestionarla.

El argumento que ha triunfado en todas las tertulias de grandes expertos es que según los organismos internacionales somos la democracia número 23, es decir, no estamos entre las primeras pero somos una gran democracia. Reconocen que tenemos algunas imperfecciones pero al parecer es mejor no hablar de ello.

Según la vicepresidenta primera del gobierno somos una democracia plena porque la justicia es igual para todos. Aquí el cartón piedra vuelve a ser relevante. Volvamos unos años atrás, al juicio a un tal Urdangarín. En el momento en que tuvo que declarar su mujer, la ciudadana Cristina, la defendió hasta el fiscal.

En la actualidad estamos en el momento de condenar la violencia de las calles y las protestas por el encarcelamiento de un cantante. Aquí quiero dejar bien claro que Hasél no me representa, blanquea la violencia y solo hay que recordar el tuit al fallecimiento del compañero Anguita.

Pero por encima de esto, está la libertad de expresión. No es posible que alguien entre en la cárcel por lo que cualquier periódico publica libremente. Además, nuestro país en los últimos cuatro años tiene la desgraciada experiencia de encarcelar titiriteros, raperos que huyen del país y juicios a cómicos por ofensas religiosas o patrióticas. Aquí el cartón piedra sigue teniendo protagonismo.

Por supuesto que condenamos la violencia pero por mucho que lo hagamos, si los medios siguen diciendo que no lo hacemos, ¿de qué vale? Pero hay muchos tipos de violencia. Uno es quemar contenedores pero también la violencia de Estado ejercida durante muchos años contra la gente que desahucian. Solo en Castilla-La Mancha, en los últimos diez años ha habido aproximadamente una media de diez desahucios diarios. Y la violencia de las reformas laborales que por darte de baja por enfermedad te encontrabas en la calle.

En el país más viejo de Europa y uno de los más viejos del mundo no han sido capaces de crear un futuro para nuestros jóvenes que no sea la precariedad. Tal vez en lugar de exigir tanta condena, que está muy bien, tenían que haber estado a la altura de las circunstancias y dar una solución de futuro para nuestra juventud con una nueva industria basada en I+D, energía renovable, agricultura y ganadería ecológicas y una buena oferta de empleo público. Las nuevas ayudas europeas tenían que valer para cambiar nuestro modelo productivo y crear un futuro para nuestro país. No debemos de ser solo la playa de Europa.

¿Dónde está la democracia plena?

Pero volvamos al tema de la calidad de nuestra democracia. En la actualidad, independientemente de ser republicano o monárquico, no hay ninguna duda de que el rey emérito no actuó de buena fe. Hace unos días ha hecho su segunda regulación con Hacienda. Por lo tanto, no cabe duda de que tenía por lo menos una caja B.

Este es otro gran ejemplo de país de cartón piedra. Si no es por las investigaciones en Suiza, en nuestro país no hablaríamos de esto. Lo más sorprendente es que los mismos que nos acusan de antisistema y de no condenar la violencia nunca han sido lo suficientemente valientes o democráticos para denunciar estos hechos que se llevan produciendo durante años. Tan solo un periodista que ya no ejerce como tal y es una referencia en nuestro país pidió disculpas por las sospechas que había sobre el ciudadano Juan Carlos I y su vida de lujo.

Pero, ¿dónde estaban los demás periodistas de este país que en la actualidad hablan tanto del emérito y llenan tantas portadas y tertulias? ¿Dónde está la democracia plena?

Creo que una de las claves de la democracia es quién y cómo te da la información. Se ha permitido que todos los medios de comunicación estén en manos de grandes empresas que defienden sus intereses. El mejor ejemplo es el del actual presidente del gobierno cuando reconoció en una entrevista en televisión que un importante grupo de información, cuya emisora de radio es la más escuchada en este país, le había presionado para no pactar con Unidas Podemos.

De hecho, en esta misma emisora, una de sus figuras más relevantes de la tarde dijo que era un mediocre el miembro del gobierno que comentó que por encima de él hay un poder que la gente no vota. ¿Cómo llamaríamos a más de treinta años de denunciar que la fortuna del emérito era publicada en Forbes y ni la casa real lo desmentía y tampoco, por desgracia para nuestra democracia, ningún periodista se interesaba?

Más cartón piedra de nuestra democracia son los mal llamados partidos constitucionalistas. Nunca les he oído hablar sobre el cumplimiento de la carta magna para hacer realidad el derecho a una vivienda y a un trabajo digno. Solo se acuerdan de la Constitución para hablar de la inviolabilidad del anterior Jefe del Estado. Ahora, cuando el anterior Jefe del Estado es indefendible, nos dicen que Felipe es el bueno y el otro era el malo. Hace unos años nos decían que Juan Carlos era el bueno y Urdangarín el malo… Hubo una cantidad ingente de intelectuales que apoyaron la Constitución y la transición. Me pregunto dónde están los intelectuales de este país. País de cartón piedra.

En esta sección

¿No avanzamos porque estorban?MARXimizando el ArteBarrios ricos, barrios pobresBares que salvaron a los emigrantes de la nostalgiaEl cóctel perfecto del neoliberalismo fascista

Del autor/a

País de cartón piedraSinvergüenzas con talentoPor una nueva región