Un Pacto Histórico para la paz, la democracia y la justicia social en Colombia Una lista unitaria de convergencia parlamentaria y una consulta popular para la candidatura presidencial

Gustavo Petro. Senador. Fue alcalde de Bogotá y candidato presidencial de la izquierda colombiana. 09/03/2021

El Pacto Histórico que proponemos es un acuerdo para la democratización de Colombia mediante el dialogo nacional por la convivencia y la paz. Un acuerdo nacional para la democracia y la inclusión de toda la sociedad en las decisiones y en la distribución de la riqueza.
Un pacto para cambiar la historia de Colombia hacia la paz, la democracia y la justicia social. Este acuerdo nacional debe ser el programa del próximo gobierno y para ello hay que ganar la presidencia y las mayorías del Congreso, en la búsqueda del mayor de los consensos para las políticas públicas que deben ser lo fundamental del gran pacto. Concertar debe ser una práctica permanente que no produce debilidad sino legitimidad.

En este proceso que debe englobar a toda la sociedad colombiana, en toda su diversidad y pluralismo, hemos dado el primer paso: una lista única y poderosa para el Senado y sus listas a la Cámara de Representantes en los departamentos, cerradas y cremallera, que garanticen que la mitad de los escaños sean para mujeres.

Un Congreso en manos de la politiquería y de la mafia, como hasta ahora, no permitiría un gobierno de transformaciones democráticas y populares. Hasta este momento, las mafias han hecho la ley. Han legislado en contra del bien común, en contra del patrimonio público, en contra del campesinado y del medio ambiente, en contra de la mujer, en contra de la pequeña y mediana empresa, en contra de la paz, en contra de la nación. Un Parlamento de corruptos no permitiría un pacto histórico hacia la democracia. Convocar al país para cambiar el Congreso y conseguir que la ley la haga la ciudadanía resulta imprescindible para que un buen gobierno construya el Pacto Histórico.

El proceso ya se ha iniciado. Muchísimas organizaciones han dado su asentimiento. Sectores de la izquierda, del centro y liberales, sindicatos y organizaciones sociales, indígenas y afrodescendientes. Fructificará cuando millones de ciudadanos y ciudadanas voten por la lista que se propone. Una lista unitaria, de convergencia y plural, representativa de la Colombia nacional, de sus territorios, de su diversidad cultural, étnica y territorial.

El segundo escalón es la consulta presidencial que se realizará en la misma fecha de las elecciones legislativas. Una sola consulta unitaria, abierta a todas las fuerzas progresistas del país. Quien consiga la mayor votación será la candidata o el candidato presidencial. Quien quede en segundo lugar, el candidato o la candidata a la vicepresidencia.

Si la ciudadanía quiere, el próximo gobierno será pluralista y con un programa construido colectivamente como eje fundamental del Pacto Histórico.

Cambiar la historia de un país no es fácil y depende de su propio pueblo. Lo que proponemos es un cambio real hacia una Colombia democrática, justa y en paz.

En esta sección

El gobierno de Pedro Castillo: entre el continuismo neoliberal o el cambio democráticoDiscurso de Sira Rego en el Parlamento EuropeoSira Rego: 'Sería posible una alternativa progresista para la presidencia del Parlamento Europeo'El derrotado gobierno de Chile amarra el negocio del litio para los próximos treinta añosAbrumadura mayoría neoliberal en las candidaturas para las elecciones de Costa Rica

Del autor/a

Un pacto nacional democráticoUn Pacto Histórico para la paz, la democracia y la justicia social en Colombia