Para que 'Manuela' no siga muriendo Treinta años de prisión por un aborto accidental

Asociación de Radiodifusión Participativa de El Salvador (ARPAS) 12/03/2021

Manuela (*) murió en prisión como consecuencia de un cáncer que no le fue tratado en forma oportuna y adecuada. Estaba en la cárcel, condenada por “cometer un asesinato” cuando tuvo accidentalmente un aborto. Ahora el Estado salvadoreño por fin rinde cuentas ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos por mantener una prohibición absoluta del aborto que niega el derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo. El Salvador es uno de los cinco países que prohíbe el aborto en todas sus formas y cuando las mujeres sin recursos abortan sin querer son enjuiciadas como homicidas.

A pesar de la creciente movilización de las organizaciones feministas, la Asamblea Legislativa de El Salvador se ha negado a despenalizar el aborto por la prevalencia de un pernicioso conservadurismo social, la presión de las organizaciones mal llamadas pro vida y la influencia de la iglesia católica.

Ojalá el presidente Nayib Bukele mantenga su promesa de eliminar la prohibición absoluta del aborto ahora que tiene la mayoría parlamentaria. Ojalá que una eventual condena de la Corte Interamericana de Derechos Humanos contra El Salvador presione en favor del derecho de las mujeres para que sobre el país no caiga más esta vergüenza y Manuela no siga muriendo una década después de morir en la cárcel condenada como asesina por este Estado patriarcal, machista e inquisidor.

(*) Manuela es el nombre utilizado para mantener la confidencialidad sobre la víctima, una salvadoreña pobre y analfabeta que en 2008 sufrió un aborto espontáneo y fue condenada a treinta años de prisión por homicidio agravado bajo la acusación de haberlo provocado. Dos años después murió en la cárcel como consecuencia de un cáncer linfático para el que no recibió ni diagnóstico ni tratamiento. Su caso se presentó en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. El Salvador tiene la legislación más represiva de América Latina contra el aborto, prohibido en todas sus formas y castigado con tremendas penas de prisión. Ahora la denuncia ha llegado a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, donde se acusa al Estado salvadoreño de no respetar los derechos de Manuela a la presunción de inocencia, la protección judicial, la salud y la vida.

En esta sección

Enrique Santiago recogerá en Ceuta un premio de UGT a sus abuelos represaliados por el franquismoDebate y formación Trans en el PCECuarenta años del 'Caso Almería'En busca de Pablo de la Torriente, el poeta y brigadista cubano que Miguel Hernández intentó repatriar sin éxitoRecordando el Caso Almería

Del autor/a

Nueva legislatura: el peor comienzoPara que 'Manuela' no siga muriendoEl autoritario Nayib Bukele pretende conseguir la mayoría absoluta en el Parlamento de El Salvador