Mediaciones

Hemos pasado de la imaginación a la fantasíaYoutubers Seguir y ser seguido, esta es la cuestión de un radical individualismo posesivo en el que no cabe pensar en lo común, salvo como comunidad adepta

Francisco Sierra 13/03/2021

La cultura de las redes mercificadas es la cultura de la muerte. Y no vamos a citar el caso, registrado en Madrid y Granada, de una práctica viral de estrangulamiento consentido para llevar la respiración al límite. El juego de la muerte de los adolescentes que copó las redes en mayo de 2019 es una metáfora de la cultura zombie, de la lógica vampírica que domina la sociedad del espectáculo y el narcisismo naif. Pero esta cultura ha sido trascendida por la estética neorrealista de la pantalla partida. Paradojas de la historia en un tiempo en el que se logra revivir lo que se ensayara con el videoteléfono hace muchas décadas en Canadá, hoy como espacio o metáfora necesaria de la comunicación audiovisual de la era pandémica y que Baricco interpreta como la invasión de los bárbaros: la contradicción entre cultura clásica moderna y expresión digital. La retórica del poshumanismo (anticipada por la banca en forma o discurso de humanismo, en el fondo antihumanismo, digital) es en este sentido el correlato del reino de la inteligencia artificial como dominio alimentada por un ejército sumiso de seguidores en tanto que nuevo proletariado de la captura de la atención de este capitalismo selfie. Pero con formas inéditas de sumisión. La proletarización del sujeto postfordista exige que el trabajador se convierta en empresario de sí mismo en el propio proceso de individuación y subjetivación. La imagen de personajes como El Rubius es la promesa negada en lo concreto pero también la constatación de una estructura de la comunicación que distribuye el capital simbólico desigualmente en virtud del consumo y un proceso de desvalorización creciente del trabajo, aún siendo creativo.

La comunicación disipada

La contradicción entre socialización de competencias y amateurismo, de un lado, y el esplendoroso universo exitoso de los influencers (obsérvese la colonialidad del lenguaje a propósito de la invasión de los bárbaros) se traduce, como resultado, en la ruina económica y moral de la mayoría, siempre dispuesta a ser figurante de un reality show o simple dispositivo de emulación de quienes marcan tendencia. Seguir y ser seguido, esta es la cuestión de un radical individualismo posesivo en el que no cabe pensar en lo común, salvo como comunidad adepta, salvo como adhesión al líder. Por lo que no sorprenden las declaraciones de estos youtubers a propósito de las obligaciones fiscales. La desconexión entre realidad y deseo, la falta de mediación entre lo público y lo privado, es característico de un modo comunicacional tan absolutamente mercantilizado que el principio de realidad brilla por su ausencia, entre otras razones por la propia forma de organización del proceso de intercambio.

De Skype a Zoom, la pantalla partida es la metáfora pornográfica de la comunicación fragmentada en la era de los flujos y la modernidad líquida. La comunicación disipada requiere una iconicidad disruptiva, alterativa, contraria a lo lineal, contribuyendo así a una representación del mundo más propia del talk show que de la crónica o épica histórica. Hablamos, claro está, de una estética de la comunicación más propia del montaje en video, del videojuego y las rupturas del cine de suspense de los setenta que de la narrativa informada del periodismo moderno. Si, como dijera Abraham Moles, la cultura de masas es una suerte de cultura mosaico, la era del youtuber y la pantalla partida es su máximo logro. Hoy la República de las Letras ha sido reemplazada, lástima por los seguidores de Fumaroli, por el reino de los ilusionistas de las imágenes. De la erudición hemos pasado a la enacción y de la imaginación a la fantasía. Del Antiguo Régimen ilustrado hemos pasado a un nuevo régimen informativo proliferante de múltiples voces y pocos canales, aunque parezca lo contrario. Bienvenidos, en fin, al tiempo del Split Screen, donde los señores feudales tienen nuevos recaudadores y no trabajan para la Hacienda Pública sino para los reyes de este capitalismo de plataformas que no admiten más interés público que su real voluntad. En eso andamos.

Publicado en el Nº 342 de la edición impresa de Mundo Obrero marzo 2021

En esta sección

Mario Amorós: 'Pasionaria representa la Historia a la que pertenezco con orgullo'¿De qué ha servido la monarquía en España?La memoria de la dignidadUn fantasma recorre EuropaReflexiones sobre el 15-M, el papel de CCOO, la militancia y el compromiso de la cultura

Del autor/a

Comuna digitalLey Calviño y contrarreforma audiovisualNueva RTVELa conexión HuaweiYoutubers