Clave de sol

La guarida madrileña de los más ricosMentiras fiscales

Sol Sánchez Maroto 17/03/2021

No es ninguna novedad decir que la Comunidad de Madrid es el laboratorio neoliberal de España. A pesar de las reticencias de muchos a utilizar el término neoliberalismo, en vez de criticar de forma más global al sistema capitalista, o al sistema y punto que ya se entiende lo demás, yo sigo pensando que es útil y, si lo era antes, lo es mucho más en esta coyuntura, donde las costuras de las derechas empiezan a verse sin esforzar la vista.

Me interesa el neoliberalismo como programa político concreto -más allá de las ideas que lo sustentan- que ha sido desplegado en la Comunidad de Madrid durante dos décadas como en pocos lugares. Son más de veintiséis años encadenando gobiernos del Partido Popular y, aunque todos los ex presidentes y ex presidentas de la Comunidad de Madrid están, como poco, imputados, porque la corrupción del PP es como el AVE y todas sus tramas pasan o conectan en Madrid, siguen manteniendo el fortín madrileño. La privatización de lo público y la reducción de impuestos y del gasto público han sido constantes durante todo ese tiempo. Las consecuencias de esas políticas se han sentido especialmente con la pandemia, que ha dejado al descubierto los agujeros y brechas de brutal desigualdad que se fueron cavando.

Pero además el relato con el que quieren seguir convenciendo a los principales damnificados por sus políticas de que precisamente las hacen por su bien, tiene momentos verdaderamente delirantes cuando hablan de fiscalidad.

“La subida de impuestos que pretende el gobierno costaría 2.000 euros a cada familia madrileña”

El cuento del coste de los dos mil euros por familia madrileña en caso de armonización fiscal con el resto del Estado está siendo repetido por Díaz Ayuso y por Lasquetty, su Consejero de Hacienda, en todos los espacios mediáticos e institucionales donde tienen voz. Nada más falaz y más fácil de entender para cualquiera… Hacer una media aritmética y distribuirla en la población con mayor desigualdad de ingresos de todo el país debería hacer sonrojar a cualquiera con un mínimo de sentido de la vergüenza. No es el caso de la presidenta madrileña, el entrecomillado es suyo.

La realidad es bien distinta. En la Comunidad de Madrid la bonificación del 100% del impuesto sobre el patrimonio hace que 16.856 ricos con un patrimonio medio de 10 millones de euros dejen de pagar 1.100 millones en el último ejercicio fiscal. Y distribuir eso entre la totalidad de familias madrileñas es simplemente una gran mentira fiscal.

También es mentir repartir entre todos y todas los 780 millones menos que recaudan las arcas madrileñas a través del tramo autonómico del IRPF, cuando la razón es tener el menor gravamen de España sobre las rentas superiores a 53.407 euros, porque creo que es más que evidente que solo una minoría de madrileños y madrileñas tienen ingresos iguales o superiores a esas cantidades.

“Madrid es España dentro de España”

Y a veces pareciera que las verdaderas explicaciones están en las ocurrencias y declaraciones de Díaz Ayuso, cual lapsus freudianos. Porque efectivamente Madrid es España dentro de España, concretamente un paraíso/guarida fiscal español en el centro mismo del Estado.

La Comunidad de Madrid deja de recaudar 5.904 millones de euros cada año, es decir, más de un 20% del presupuesto de ingresos del último ejercicio. Esos millones de euros no los dejan de pagar las familias madrileñas por igual, qué va, esos millones los dejan de pagar fundamentalmente los ricos, que en Madrid a causa de este dumping fiscal en 2017 ya eran casi el 70% de todos los que en España tienen una fortuna superior a los treinta millones de euros.

La consecuencia es que en Madrid la diferencia entre el 20% que más tiene y el 20% que menos no es una brecha sino un abismo que no para de crecer. Una de las características del proyecto neoliberal es que no quiere minimizar el Estado sino cambiar sus objetivos y uno de ellos es que la desigualdad nos siga escupiendo a la cara mientras a la gente le siguen contando mentiras.

Publicado en el Nº 342 de la edición impresa de Mundo Obrero marzo 2021

En esta sección

Ayuso y la banalidad del mal¿No avanzamos porque estorban?MARXimizando el ArteBarrios ricos, barrios pobresBares que salvaron a los emigrantes de la nostalgia

Del autor/a

Ayuso adelanta elecciones para intentar reforzar su poder y tapar los trapos suciosMentiras fiscalesEn el mercado no nievaFondos de recuperación y transformaciones socioeconómicas después de la pandemiaAnomia y revolución