Estados Unidos certifica la supuesta democracia de sus aliadosEn contra del despotismo y en defensa de la carta de la ONU

Sergio Rodríguez Gelfenstein. Magíster en Relaciones Internacionales por la Universidad Central de Venezuela 18/03/2021

En fechas recientes, varios países latinoamericanos han sido estremecidos por violentas manifestaciones de descontento social con la movilización de centenares de miles de ciudadanos que protestan por la ausencia o carencia de libertades democráticas, el incremento de las condiciones de exclusión de importantes sectores populares y medios de la sociedad y también por el mal manejo gubernamental de la pandemia.

En muchas de esas protestas, que congregan el sentimiento y la razón de los ciudadanos, se va generalizando -en casos como los de Chile, Colombia, Ecuador, Haití, Brasil, Paraguay y Honduras- la proclama de poner fin a las dictaduras que agobian a los pueblos. Sin embargo, resulta curioso, por decir lo menos, que esa consigna se emita en países en los que –en todos los casos mencionados- los presidentes han emergido de lo que tradicionalmente es conocido como elecciones democráticas.

Evidentemente ha surgido una contradicción entre los sustentos conceptuales que caracterizan al sistema y las percepciones de la población. Me parece que se va haciendo necesario encontrar una explicación a tal disyuntiva, toda vez que en la apreciación de los pueblos los caminos de la democracia se están cerrando y en dos casos (Colombia y Paraguay) ya han reaparecido organizaciones que apelan a la lucha armada como respuesta al progresivo cierre de la vía democrática cuando se suponía que estaba consolidada en la región. Pareciera que los gobiernos neoliberales de ultra derecha quisieran empujar a los pueblos por esa ruta para justificar las violaciones de los derechos humanos y abrirle espacio a una creciente injerencia e intervención de Estados Unidos.

¿Cómo se puede explicar esta situación? El concepto tradicional de dictadura se establece por la concentración de facultades extraordinarias en el ejercicio del poder en un individuo, sector o grupo. No parece ser relevante en la definición de dictadura la forma en que se llegó al poder sino la manera como se gobierna. Debe recordarse que Hitler asumió la más alta autoridad de Alemania en enero de 1933 en el marco de la Constitución.

Despotismo oligárquico

La conjunción de los conceptos de democracia y dictadura ha dado paso a otras denominaciones como autocracia, totalitarismo y despotismo. En tiempos recientes, estos sistemas políticos han estado asociados a la aplicación de modelos neoliberales en lo económico y a la persecución judicial y ausencia de equidad en lo jurídico, configurando novedosas formas de gobierno que llevan a la ya mencionada percepción de que en América Latina, bajo las administraciones de ultra derecha que la gobiernan, se vive en dictadura con el único requisito de supervivencia que da el aval que concede el gobierno de Estados Unidos a sus aliados. Esto incluye la posibilidad de violar derechos humanos, generar asesinatos masivos, vincularse con el narcotráfico y el paramilitarismo, asociarse con grupos de delincuencia organizada, fugar capitales, utilizar el Estado para cometer o cubrir delitos personales o de familia y fomentar y participar en actos de corrupción que son obviados cuando se ha mostrado subordinación y lealtad a Washington.

Hay que tener siempre presente que en los tiempos actuales existen dos realidades: la que se vive cotidianamente en las calles, campos y ciudades y la que fabrican los medios de desinformación, las redes sociales manejadas por oscuros intereses transnacionales, las ONGs financiadas por el poder global y los organismos internacionales subordinados a Estados Unidos y a las potencias occidentales.
La restricción de libertades civiles, los métodos violentos de control social, el gobierno eterno de la misma clase social agrupada en partidos políticos que solo tienen contradicciones aparentes y que incluso coordinan la distribución del poder, son expresión clara de esta nueva forma que está adquiriendo la política y que conduce a esa percepción de que se está viviendo en dictadura. Ante las dudas que pudieran emerger al respecto, los medios de comunicación se encargan de construir las verdades necesarias que permiten legitimar este novedoso método de gobernar.

Estas particularidades, que apuntan a un tipo de gobierno que el reconocido sociólogo argentino Torcuato S. Di Tella denomina despotismo, se caracterizan por el temor de los gobernados ante las amenazas del poder, haciendo imposible el funcionamiento republicano del equilibrio de poderes que necesita pueblos educados e informados para que adquieran conciencia o virtud como la denominaba Montesquieu, todo lo cual se va cercenando paulatinamente a través de la reducción de presupuestos y la limitación de recursos que los gobiernos neoliberales han aplicado a la educación y la cultura desde hace casi cuarenta años. Un pueblo educado, informado y virtuoso es capaz de ejercer formas directas de democracia que, además de representativas, deben ser participativas y consultivas para consagrar el protagonismo popular. Este tipo de democracia es la que la nueva forma de dictadura (gobiernos caracterizados por el despotismo oligárquico) trata de evitar en América Latina.
¿Seguridad democrática?

Al proyectar esta situación al ámbito mundial, debe recordarse que el sistema internacional vigente, que tiene en la Organización de Naciones Unidas (ONU) su principal eje articulador, fue construido sobre la base de los principios de soberanía y libre determinación de los pueblos, de los cuales deriva la inadmisibilidad de la intervención en los asuntos internos de los Estados.

En la práctica esto caducó, dejó de ser así. Las potencias actúan a su libre albedrío y en muchos casos la ONU es un simple vocero de los intereses de los poderosos. Un reciente artículo del destacado periodista srilankés Thalif Deen, escrito para el portal Other News bajo el sugestivo título de Los altos cargos de la ONU, ¿son un derecho natural de las potencias?, señala que ”la ONU continúa con una tradición de repartir muchos de los puestos más altos entre las cinco grandes potencias, los miembros permanentes del Consejo de Seguridad, o entre las naciones occidentales industrializadas como Alemania, Canadá, España, Italia, Suecia o Japón”. Y añade que ”en consecuencia, los países del sur en desarrollo, que representan más de dos tercios de los 193 Estados miembros de la ONU, se quejan de que están muy subrepresentados en las altas esferas del organismo mundial a pesar de que para competir por los puestos cuentan con candidatos competentes con sólidas cualificaciones profesionales y académicas”.

En este contexto, el concepto de rechazo a las tiranías inaugurado por la Revolución Francesa está siendo cuestionado por las potencias occidentales (en primer lugar por Estados Unidos) que han postulado la deslegitimación de este principio apelando a una falsa solidaridad para derrocar gobiernos “no democráticos”, caracterización que Estados Unidos se autoarroga el poder de conceder al margen del derecho internacional. De esta manera se pretende legalizar la intervención armada bajo el nuevo concepto de la seguridad democrática.

En realidad lo que se está intentando es imponer la consideración de democracia por certificación de las potencias a quienes nadie ha dado esa potestad, lo cual las coloca en la práctica al margen del derecho internacional.

Al respecto, Antonio Remiro Brotóns, reconocido catedrático español de la Universidad Complutense de Madrid y experto en derecho internacional, coincide en lo siguiente con otros también importantes académicos: “Cuando se habla de promover el principio democrático conviene distinguir entre diferentes supuestos, pues los medios lícitos para servirlo y las instancias implicadas en ello varían correlativamente. No es lo mismo proceder a la reconstrucción de un Estado fallido, como [lo fue] Camboya, mediante un esfuerzo multilateral gestionado por la ONU, que pretender la movilización de un grupo de Estados para imponer un cambio de régimen en un país al que, simplemente, se tilda de no democrático según el baremo de los censores”. Este fundamento debería ser leído, conocido y estudiado por el propio gobierno de España, el de Estados Unidos y los del Grupo de Lima si es que todavía existe y no se le ha dado la extremaunción.

De esta manera, cobra valor extraordinario y superlativa vigencia la iniciativa de quince naciones de crear el Grupo de Países en Defensa de la Carta de la ONU. De la misma manera, los pueblos deben preparase para seguir luchando por sus derechos en una situación que avanza hacia mayores carencias e insuficiencias democráticas y de justicia en el marco del despotismo propio de estas novedosas dictaduras encubiertas.

En esta sección

¿No avanzamos porque estorban?MARXimizando el ArteBarrios ricos, barrios pobresBares que salvaron a los emigrantes de la nostalgiaEl cóctel perfecto del neoliberalismo fascista

Del autor/a

Fidel, padre e inspirador del sistema científico cubanoEn contra del despotismo y en defensa de la carta de la ONU