Crónicas del Madrid oscuro

Turno de noche

Juan Madrid 19/03/2021

Marcelino entró en el despacho, dejó la chaqueta sobre el respaldo de la silla y le dijo a Rafa, su compañero:

-Bueno, ¿qué es lo que ha habido esta noche, eh? ¿Qué tenemos, tío? ¿Te lo has pasado bien?

Rafa se pasó la mano sudada por la frente, arrugó la cara y se ajustó la pistolera en el cinturón, tirante por la carne que le desbordaba la camisa.

-Lo de siempre –respondió.

Marcelino se sentó a su lado. Sobre la mesa se encontraban las declaraciones de los detenidos, expedientes, algunas carpetas y bolígrafos mordisqueados en un extremo. El cenicero estaba desbordado de colillas y había vasos de papel vacíos con restos de café y el papel de plata con el que se habían envuelto bocadillos.

-¿Cuántos, Rafa?

-No te lo creerás.

-Venga, dilo de una vez.

-Ciento diecisiete.

-Coño –exclamó Marcelino-. Nada menos.

-Treinta moros.

-¿Treinta?

-Sí, treinta. Y sesenta y cuatro putas. El resto, mendigos, locos y un tío que decía que era capitán del Ejército de no sé dónde y que quería asilo político.

-¿Han declarado todos?

Rafa suspiró.

-Seis han preferido irse para el Juzgado.

-Vaya noche, ¿no?

-Una noche jodida. ¿Y tú qué tal?

-Estuve en el cine con la parienta, pero me dormí y se cabreó, no me habla –apoyó los codos en la mesa pringosa-. Pero ya se le pasará.

-Dicen que en Centro, el otro día, llegaron a ciento ochenta y nueve. Eso hace…

-Veintitantos la hora –respondió Marcelino.

-A las tres de la mañana esto estaba lleno. Se juntaron todos y tuve que mandarlos al pasillo y me vino a ayudar Pepe Luis.

-¿Qué Pepe Luis? ¿El de Getafe?

-Sí, ese listo que ha pedido el cambio a la Brigada Interior, ese tan guaperas. Pero no dábamos abasto. Esto parecía una feria, me cago en la leche. Bueno, tú vas a tener más suerte, me parece, Marcelino. Esto, por las mañanas es otra cosa.

-Tendré lo mío, no te creas.

-¿Para qué me habré hecho poli, eh? ¿Me lo quieres decir? –Rafa se encogió de hombros. Era su gesto favorito-. Y no voy a poder dormirme hasta la noche, ya ves.

-Oye, se me olvidaba, el comisario acaba de llegar y quiere verte.

-¿El comisario? ¿Y qué coño le pasa a ése ahora?

-Debe ser por lo del moro. ¿Es verdad eso que han contado del moro?

Rafa se adelantó en la silla.

-¿Quién te lo ha contado?

-El de puerta.

-¿Quién de puerta? ¿Vicente?

-No sé, da igual, hombre.

-Es que me joden los cotillas.

Marcelino titubeó.

-Alguien ha telefoneado al Defensor del Pueblo. El moro tiene las dos piernas rotas y conmoción cerebral. A lo mejor la palma, ¿te das cuenta?

-Te juro que no lo toqué, dio una carrera y se tiró por la ventana, el muy imbécil. Tenía un busca y captura por atraco.

-La va a palmar.

Rafa se puso en pie de golpe y observó durante unos segundos la ventana abierta que dejaba entrar la claridad lechosa y sucia del patio y se puso rígido, los hombros apelmazados y el rostro encogido, como si le hubieran dado una patada.

-Te juro que se tiró por la ventana, Marcelino. El muy imbécil. Te juro que no lo toqué.

-A mí no tienes que decirme nada, Rafa. Pero el moro ese está jodido en el hospital.

-Déjame que te diga…

-A mí no tienes que decirme nada, tío, ¿comprendes? Yo no soy el comisario.

-No tenía que haber escogido el turno de noche, de día es más fácil. De noche vienen todos esos cabrones colgaos o con el mono. El otro día vomitó uno en la mesa. Esto no hay quien lo aguante –dijo Rafa.

-¿Le pusiste la mano encima?

-No lo empujé, si es eso lo que me estás preguntando. Le…, bueno…, quiero decir que le di un par de hostias, en realidad, nada. Es que me sacó de mis casillas, se puso a decirme no sé qué de sus derechos y me insultó. Me llamó madero de mierda y me empujó.

-¿Tienes testigos?

-¿Testigos? ¿Cómo voy a tener testigos, eh? Pepe Luis vino después, cuando se lo llevaron al hospital, me cago en la leche. Un expediente es lo que me hacía falta.

-Búscate algún testigo, uno de los que esperaban aquí. Revisa los nombres y hablas con ellos, seguro que alguien declarará a tu favor.

-Ya, ¿pero quién me quita a mí el expediente, eh?

-Pero te libras de ir a juicio, tío. Y no se entera la prensa, porque si se entera la prensa, te empapelan. Los periodistas están deseando joder a policías… Les encanta eso de las torturas, los malos tratos, ¿entiendes?

Rafa asintió, pensativo.

-Le di dos hostias bien dadas, nada más, y el muy imbécil se fue a la ventana y se tira. Estaba loco, te lo juro, un loco.

-Es que ha declarado, ¿sabes? Antes de perder el conocimiento se lo ha contado todo a un médico y a los camilleros. Ahora está en coma.

-¡Me cago en la leche puñetera. Qué suerte tengo!

-Búscate un testigo.

-Claro, claro… ¿Y cómo está el comisario?

-Cómo va a estar, echando chispas.

Rafa se puso la chaqueta y se acomodó la corbata.

-Vamos a ver qué pasa.

-Bueno…, que tengas suerte –dijo Marcelino.

-Te digo una cosa, no vuelvo a coger el turno de noche. Conmigo que no cuenten.

Publicado en el Nº 342 de la edición impresa de Mundo Obrero marzo 2021

En esta sección

Prólogo para el libro de Carlos Guzmán Pérez '¿Por qué no te callas? El descenso a los infiernos de los Borbones'Las mujeres cubanas: una Revolución dentro de la RevoluciónMaría Zambrano. 'Delirio y destino'Fidel, padre e inspirador del sistema científico cubanoVertedero

Del autor/a

VertederoTurno de nochePaterasComo tiene que serUna historia bastante negra