XII Asamblea IUAlberto Garzón renueva la confianza de la militancia con el mandato de fortalecer la unidad popular Llamamiento “Horizonte República”, para construir, juntos y juntas, un país feminista, ecologista y fraterno

Gema Delgado. Redacción Mundo Obrero 05/04/2021

El pasado 26 y 27 de marzo se celebró la fase final de esta atípica XII Asamblea, condicionada por las medidas de seguridad de la pandemia ocasionada por la Covid 19. Después de dos aplazamientos, se realizó con una participación presencial limitada al 20%. El resto de los 650 delegados siguió la Asamblea por videoconferencia a través de Zoom, y se transmitió por streaming para la militancia, periodistas y todo el mundo que quiso seguirla.

El lunes 22 de marzo, Izquierda Unida completó la fase de votación de la dirección por sufragio universal entre su militancia. La consulta se desarrolló tanto de forma telemática -desde el lunes 15 al viernes 19 - como de manera presencial durante ese fin de semana, a través de las más de 400 mesas electorales repartidas por todas las federaciones de la organización.

La candidatura encabezada por Alberto Garzón para dirigir Izquierda Unida los próximos cuatro años ganó, con un 76,26% de los votos de la militancia, frente a la candidatura de José Antonio García Rubio, que sumó el 20,80%, con casi un 3% de abstenciones. La participación fue del 41,4% del censo.

Similar porcentaje de apoyo recibió el documento político de cada lista. El de Garzón, ‘Avanzando hacia la República. Una IU para un nuevo país’, salió adelante con el respaldo del 76,26% de la militancia (5.694 votos) mientras el de García Rubio, ‘La Izquierda necesaria', sumó el 20,80% de los apoyos (1.553 votos).

Tres cuartas partes de quienes votaron dieron el beneplácito al Informe de Gestión 2016-2020 (74,56% votó sí, 14,48% no y 10,96% se abstuvo) y a los Estatutos Políticos (75,06% sí, 14,48% no y 12,58% abstenciones).

Homenaje a Anguita y a todos los camaradas perdidos

Así se llegó el sábado al comienzo de la fase final de la Asamblea, fruto del trabajo realizado con más 750 reuniones territoriales y la presentación de más de 2.300 enmiendas. El primer día se dedicó al balance de gestión con la intervención de Garzón y de los coordinadores de todos las federaciones, unos desde la tribuna, otros desde su casa. Pero antes de comenzar el turno de palabras, la Asamblea mantuvo un minuto de silencio en recuerdo de todas las compañeras y compañeros fallecidos en el último año, con un homenaje especial a Julio Anguita, que lideró esta organización entre 1989 y 2000. Su voz recobró vida a través de un video en el que nos recordaba que “la revolución la hizo la gente, las masas, los colectivos, y el valor que pusieron los grandes revolucionarios fue el concepto de la movilización en lo concreto y con las alianzas de todo el pueblo. Por eso hacemos un llamamiento a la unidad”. Un llamamiento que se repitió en sucesivas intervenciones durante la XII Asamblea.

La sede madrileña de UGT volvió a ser el escenario de la Asamblea de IU, con una foto muy diferente de la de hace cinco años, esta vez con los asientos vacíos de la mayoría de los delegados, que participaban telemáticamente desde sus casas. El anfitrión, el Secretario General de UGT Madrid, dio la bienvenida e incidió en la necesidad de vencer a la derecha y la ultraderecha en Madrid, deseando suerte a la candidatura de Unidas Podemos y pidiendo que no se pierda ni un voto.

En las cotas más altas de influencia política y en el gobierno

Alberto Garzón, como coordinador federal saliente, se declaró contento con los resultados, y con el trabajo de la militancia. “Estamos en las cotas más altas de influencia política y en el gobierno” dijo, y elogió la solidez de la organización en “los tiempos convulsos en los que vivimos” y en los que el sistema de partidos ha saltado por los aires, con el surgimiento de nuevos partidos y la desaparición de otros.

En su breve intervención subrayó que “IU es un instrumento, no un fin”, y que es necesario sumar fuerzas no sólo con otras organizaciones sino también con la sociedad civil. En consecuencia, Izquierda Unida ha apostado por la confluencia y por consolidar el espacio de Unidas Podemos “para conseguir los objetivos de transformación social y mejorar las condiciones de vida de la gente”.

A partir de ahí se fueron combinando las palabras de los coordinadores regionales con los saludos de los invitados. Entre estos los dirigentes sindicales de CCOO, Unai Sordo, y de CGT, José Manuel Muñoz Póliz; lideres políticos de formaciones de izquierdas, desde Podemos, a Bildu, Comuns, Baztarre; y representantes de organizaciones sociales que han sido compañeros de viaje, como Ecologistas en Acción, Facua, el Foro de Abogados de Izquierda, Derecho a Morir Dignamente (DMD) y la Federación de Plataformas Trans.

El Secretario General de Podemos, Pablo Iglesias, se refirió a IU como “nuestra organización hermana” manifestando que es un “orgullo caminar juntos” y destacó que juntos se han conseguido cosas que nunca se habían logrado. “Debemos estar orgullosos de nuestra presencia en el gobierno, que está permitiendo una salida diametralmente opuesta” a la que dio el PP en la crisis de 2008, manifestó en su alocución como invitado.

Unidad popular frente al fascismo

Se habló mucho de la necesidad de unidad popular frente al emergente crecimiento del fascismo y la deriva reaccionaria de la derecha, que intenta hacer de Madrid un laboratorio de la extrema derecha neoliberal. Unidad sí, con algunas matizaciones en el cómo por parte de algunas federaciones, y la necesidad de tener altura de miras y responsabilidad política. Necesidad también de debatir, de estar en la calle y de dar alternativas para devolver la esperanza y evitar que la ultraderecha recoja el desencanto de la gente.

La mañana del sábado se dedicó al debate de las enmiendas y, por la tarde, los delegados votaron la candidatura y el documento político, que se aprobó con el 78% y el 73% respectivamente. También se presentaron las enmiendas, agrupadas en cinco bloques temáticos. Todas se aprobaron con más del 90% de los votos. Sira Rego, portavoz de IU y responsable de Acción Política durante estos últimos años, fue la encargada de leer el Llamamiento “Horizonte República”, para construir, juntos y juntas, un país feminista, ecologista y fraterno. El llamamiento se aprobó con el 79% de los votos, 14 abstenciones y 7 votos en contra.

Al final de la tarde, la nueva Coordinadora Federal reeligió a Alberto Garzón como máximo responsable de Izquierda Unida, por otros cuatro años, con un 81% de apoyos. Fue él quien clausuró esta XII Asamblea y lo hizo poniendo en valor a la militancia, que constituye “el capital político” de esta organización. Un capital político que, dijo, “es algo más que la suma de sus militantes, igual que una infraestructura es más que la suma de sus piedras”. Un capital político que es “fundamental para cualquier transformación social” y en el que entran todos, los que le han votado y los que no, aclaró, “porque frente al adversario no tenemos diferencias ni corrientes. No debemos olvidar nunca en qué lado de la trinchera estamos”.

Garzón habló del crecimiento de una ola reaccionaria en nuestro país que planea la alianza entre PP y Vox y que amenaza la libertad y las condiciones de vida de todos. Una amenaza que hoy cristaliza en Madrid. Por eso Garzón puso en valor la decisión de Pablo Iglesias de dejar la vicepresidencia para enfrentarse en las elecciones autonómicas de Madrid del 4 de mayo “a la punta de lanza de esa oleada reaccionaria” que encarna Díaz Ayuso. La todavía presidenta de la Comunidad de Madrid representa “la prolongación de la noche neoliberal de los recortes públicos, el saqueo de los derechos laborales, económicos y civiles”, y lo acompaña, además, de “un programa de reforma moral absolutamente reaccionario que cuestiona todas las libertades conquistadas por quienes lucharon antes que nosotros”. El Coordinador Federal insistió en que IU tiene que ser un “instrumento útil” frente a los retos y “tiene que saber leer e identificarse con el sentimiento popular de nuestra gente para que la unidad popular o confluencia”, sea social, ideológica y de empatías. Por todo esto, IU reafirma la confluencia enfatizando que “la unidad es una necesidad”, además de ser la mejor opción para defender a la clase trabajadora.

Republicanismo

Y si IU es el instrumento, “gran parte de las soluciones pasan por el Republicanismo”, un proyecto político de República Española que garantice que todo el mundo pueda acceder a la vivienda, a la educación, a la asistencia sanitaria y a unas pensiones dignas, según expuso el Coordinador Federal de IU.

Alberto Garzón avanzó que esta dirección incorpora tres nuevas responsabilidades: feminismo, ecologismo y republicanismo, explicando la importancia de cada una de ellas en el proyecto político de IU y subrayando la necesidad de interiorizar la lógica de los cuidados en todos los ámbitos.

La Internacional puso el broche final a la XII Asamblea de Izquierda Unida, organización que en abril cumple 35 años de vida.

Publicado en el Nº 343 de la edición impresa de Mundo Obrero abril 2021

En esta sección

Sin convenio colectivo en el campo de ExtremaduraEspaña concedió sólo un 5% de las solicitudes de asilo en 2020, 7 veces menos que la media europea (33%)Unidas Podemos pide precios mínimos basados en costes reales de producción contra la venta a pérdidas en el campoIU participará en la Marcha por la Libertad del Pueblo Saharaui IU Madrid trabajará por una alternativa social a la profundización del modelo neoliberal que ha presentado Ayuso en su discurso de investidura

Del autor/a

Donde transitan los vivos y viven los muertos o la física elástica en EspartalÁngel Viñas: 'El golpe de Estado de 1936 se pudo haber evitado'Historias de cuando la tierra y el pueblo tenía concienciaCarmelo Gragera: 'Linares necesita que se cumpla el Plan de reindustrialización'Alberto Garzón renueva la confianza de la militancia con el mandato de fortalecer la unidad popular