Seminario Internacional de dirigentes sindicales y de la izquierda europeaYolanda Díaz: 'Estamos en una encrucijada: avanzar en derechos o dejar que la ley del más fuerte se instale en lo laboral'

Mundo Obrero Redacción 29/04/2021

Este 28 de abril, Día Mundial de la Salud y la Seguridad en el Trabajo, se ha celebrado un seminario internacional, organizado por el Foro Europeo de la Izquierda, los Verdes y las fuerzas progresistas, bajo el título “Un Día del Trabajo Vital”. Ante las movilizaciones que tendrán lugar el 1 de Mayo, una docena de dirigentes sindicales y políticos han reflexionado sobre las consecuencias de la pandemia en las relaciones laborales y en las buenas prácticas que pueden servir como referencia.
Yolanda Díaz, Vicepresidenta Tercera y ministra de Trabajo y Economía Social del gobierno español, ha destacado la importancia de este 1 de Mayo de 2021. “Es un evento especialmente importante porque necesitamos del refuerzo de la democracia, de las organizaciones sindicales. Un 1 de Mayo vital, en el que impulsamos la reconstrucción de los derechos de las personas trabajadoras en el siglo XXI”.

Yolanda Díaz ha destacado que “la pandemia ha reinterpretado nuestras prioridades. Ha puesto en el centro el salvar vidas, el valor de lo público y de los trabajos esenciales. Lo público ha cobrado una nueva importancia. Desde los 80 hemos asistido a una política negativa de la política del trabajo, que se ha denominado una huida del Derecho Laboral, que se ha traducido en una devaluación del factor trabajo. Durante décadas, las rentas del trabajo han descendido. Se han ido perdiendo derechos conquistados y reduciendo ingresos en términos reales. Nos han hecho creer que no había alternativa, que el sindicalismo era una rémora que se iría descomponiendo. Esta crisis nos demuestra lo equivocada que estaban nuestras prioridades en las cuatro últimas décadas.

La ministra de Trabajo ha explicado los elementos del Escudo social desplegado por el Gobierno: la paralización de los desahucios, la prohibición de los cortes de luz y el Ingreso Mínimo Vital. En paralelo, un paquete laboral de medidas: los ERTE (medidas por las que el Estado se hace cargo de los salarios y cotizaciones a cambio de un compromiso de las empresas de mantener el empleo); la prohibición del despido por causa covid; el acceso sin carencia a la prestación de paro; y medidas de apoyo a autónomos y diversos sectores que han preservado 3,6 millones de empleos y 500 mil empresas y han permitido mantenerse a flote a un millón de autónomos.

La ministra ha expuesto ante el foro internacional de sindicalistas los ejes que han articulado las políticas del Gobierno de España en el último año:

"Diálogo social: hemos alcanzado 8 acuerdos con los agentes sociales en poco más de un año. Hemos hecho una apuesta profunda por el diálogo. Son acuerdos para avanzar. Son acuerdos de progreso. Queremos un nuevo contrato social del siglo XXI. Reconstruir el derecho laboral, garantizar derechos y recuperar causalidad de los contratos temporales".

"En 2 años hemos subido SMI desde 735€ a 950€. Impulso a los salarios impulsa el conjunto de la economía".

"Recuperar la negociación colectiva y la capacidad de interlocución de la representación de los trabajadores".

"Ley RIDER, que es referencia internacional. Y ley de trabajo a distancia".

"Situar el trabajo decente en el corazón de la reconstrucción. El trabajo debe jugar un nuevo papel, en lo laboral pero también ante los retos de la transición verde y digital".

"Situar a las personas en el centro nos ha llevado al debate de los cuidados. La discriminación de las mujeres en el mundo laboral tiene causas profundas. Comprender de forma transversal e integrada el trabajo (programa “Me cuida”). Reglamentos de igualdad retributiva y planes de igualdad en las empresas".

“Este 1 de Mayo es vital,” -ha aseverado Yolanda Díaz- “estamos en una encrucijada: avanzar en derechos, defender lo público o dejar que la ley del más fuerte se instale en lo laboral. Los sindicatos tienen una función primordial en la conquista de derechos, en la propuesta y haciendo efectiva la legislación en cada centro de trabajo”.


Heinz Bierbaum, Presidente del Partido de la Izquierda Europea, ha aseverado que "se ha hecho muy evidente que el modelo neoliberal dominante no puede ser una base para superar esta crisis".


Luc Triangle, Secretario General de la Federación Europea IndustriAll Europe ha afirmado que “los derechos laborales y la negociación colectiva están bajo ataque en Europa, la pandemia ha expuesto tremendas desigualdades. Como movimiento de sindicatos europeos, debemos redoblar esfuerzos para fortalecer la unidad y solidaridad entre los sindicatos europeos”.

Triangle ha señalado la existencia de “oportunidades para políticas industriales innovadoras. Ninguna agenda ambiental va a tener éxito sin una agenda social. Entre los 20 países que más población están perdiendo solamente 2 no son europeos”. Y ha concluido haciendo un llamado a los trabajadores para que resistan los cantos de sirena de los políticos xenófobos populistas.


Maurizio Landini, Secretario General de CGIL (Confederazione Generale Italiana del Lavoro, Italia) ha coincidido en señalar que la pandemia ha hecho que las desigualdades exploten. “Muchas políticas económicas han fallado estrepitosamente. El problema que tenemos que enfrentar ahora es cómo podemos cambiar el modelo de desarrollo, poniendo el trabajo en el centro. Necesitamos un nuevo modelo. Tenemos que asegurarnos de que no retomamos la lógica anterior a la pandemia. Los fondos europeos no deberían ser algo temporal, han de constituir una nueva manera de trabajar en Europa. Debe haber una intervención pública en la economía, con inversiones del Estado”.

“Necesitamos un sistema de derechos en el que se otorgue protección en la medida en que eres un trabajador, aunque el trabajo no sea convencional. Reconstruir una unidad social de todos los trabajadores. La crisis puede fracturar el tejido social todavía más”.

“Las tecnologías digitales están transformando el trabajo. Tenemos que proteger los derechos que acompañan esta nueva condición”, ha concluido Landini.

Philippe Martinez, Secretario General de CGT (Confédération Générale du Travail, Francia) ha comenzado compartiendo que volvía de ocupar el Ministerio de Economía francés, exigiendo la
reapertura de una empresa que fabrica papel reciclado (cerrada por una multinacional que decidió implantarse en Uruguay para aumentar sus beneficios).

Martínez ha afirmado: “La pandemia ha puesto en primer plano cosas que estaban en la sociedad hace muchos años: restricción de derechos, precarización, y valor del trabajo sólo como fuente de dividendos para el accionariado. Es importante unirnos para imponer la ruptura de esas lógicas. Es necesario aumentar derechos de las personas trabajadoras y armonizarlos en Europa. Reforzar los servicios públicos y la protección social. Necesitamos hablar con una sola voz y afianzar los valores comunes. No hay que tener miedo a hablar del futuro del trabajo. La colectividad del trabajo, los sindicatos, deben recuperar su sentido”.


Unai Sordo, Secretario General de CC.OO. ha explicado que la pandemia estalló recién iniciada la legislatura, y obligó a rehacer la agenda sindical

“Conociendo cómo ha funcionado la economía y el empleo en otras crisis, la prioridad era evitar una hecatombe laboral. La destrucción de empleo en la crisis de 2008 nos llevó a tasas de paro del 23%-25% cuando el PIB cayó 2% en el peor año. Pusimos en marcha un paquete de medidas destinadas a evitar los despidos y acceso a la liquidez a las empresas. Medidas sin precedentes en la historia de las crisis económicas en España, pero que se han demostrado insuficientes para contener el desempleo, la pobreza, la desigualdad. La caída de la economía es superior a la caída del empleo pero seguimos con tasa de paro del 16%”.

“Ahora estamos en una fase distinta. Tratando de recuperar la agenda económica, laboral y social que la pandemia se llevó por delante, con políticas estratégicas para España que tienen que ver con la canalización de los fondos de la UE. Reformas que hay que corregir de la fase de austeridad: reforma laboral, reforma de las pensiones.

En España la tasa de paro y de precariedad en la contratación es superior a la media europea, porque nuestro tejido productivo está vinculado a sectores estacionales, de bajo valor añadido.

Tenemos dos grandes retos: reformas que mejoren nuestro modelo laboral, tejer una red social de rentas mínimas y a través de recursos europeos y de política fiscal intensa, acometer una mejora en el tejido productivo. En España estamos en un proceso de recomposición de lo que fue la pérdida de expectativas de futuro de las clases medias. Está en disputa el modelo de sociedad en el que tejemos nuevas confianzas. Hay una pugna entre reconstrucción de contrato social o una política de exclusión, privatización y reducción de la corresponsabilidad fiscal. Esta pugna se mezcla con la dinámica de las transiciones económicas: digital y ecológica. Si se orientan las políticas a través de los modelos de exclusión, unidas a las incertidumbres que generan las transiciones, corremos serio riesgo de alimentar opciones ultraderechistas. Estamos ante un reto histórico”.


Hans-Jürgen Urban, Coordinador Ejecutivo del Secretariado de la IG Metall (Alemania), ha iniciado su intervención explicando que venía de una huelga de los trabajadores de Volkswagen en Alemania oriental, donde están luchando contra el aumento del horario laboral.

Desafíos: la política de austeridad tuvo que ir hacia atrás pero no es un cambio estable; fue algo pragmático en la crisis. En el futuro se va a plantear quién paga los costes en ese cambio de política. Debemos movilizarnos para las inversiones del futuro en las infraestructuras públicas y para la transición ecológica.

Urban puso en valor “el impulso europeísta en nuestro trabajo sindical. No hay nada más urgente que reforzar nuestra solidaridad más allá de las fronteras. Trabajar sindicalmente en las confederaciones y también en las empresas multinacionales”, reivindicando la “solidaridad europea en la lucha social conjunta para evitar nuevas políticas de austeridad y garantizar las inversiones en el futuro”.

Luca Visentini, Secretario General de la Confederación Europea de Sindicatos

Hoy es el día que recordamos a los trabajadores que han muerto en su puesto de trabajo. La seguridad ha sido uno de los elementos más afectados por la pandemia. Trabajadores esenciales expuestos a la infección. Todos los sindicatos de toda Europa han hecho un trabajo muy importante para defender a estos trabajadores durante la pandemia. El hecho de tener estos acuerdos era importante pero no suficiente. Las políticas de austeridad castigaron mucho los servicios públicos e hicieron muy difícil la resiliencia.

“20 millones de trabajadores en Europa han perdido su empleo durante la pandemia. 40 millones se encuentran en algún esquema de compensación. Llevó su tiempo implementarlo, no todos los trabajadores se vieron protegidos adecuadamente. La recuperación no puede basarse en teorías neoliberales. Para conseguir derechos debemos asegurarnos de que los sindicatos estén muy involucrados en todos los procesos. Tenemos que conseguir un nuevo modelo europeo más sostenible, más ecológico, más inclusivo”.

En esta sección

Enrique Santiago se compromete a trabajar para asegurar las plantas de Airbus en Cádiz y ampliar sus capacidadesQué industria tenemos y qué vamos a hacer con ellaParadojasEl PCE se solidariza con las trabajadoras de H&M en PonferradaSobre cómo la no corresponsabilidad afecta a nuestra vida laboral y vital

Del autor/a

Hablan los jóvenes de la Primera Línea en CaliIván Duque se presenta en Cali y anuncia concesiones en educaciónFracasa la reunión del Gobierno con el Comité de Paro. Sigue la represión, situación crítica en CaliEl bloque reaccionario contra el bloque democráticoHay que avanzar en el fortalecimiento y la ampliación de Unidas Podemos