Avanzar tras el XII Congreso de CCOOEl papel de los y las comunistas en los centros de trabajo

Iván Pastrián Palacios. Secretario Político del PCE en la provincia de León 02/05/2021

Nos encontramos inmersos en una nueva crisis económica. Una crisis que se ha visto acelerada por la llegada de la pandemia, al haberse agravado unos indicadores económicos que venían anunciando su llegada, y que se materializa con una serie de medidas y de actuaciones contrarias a los intereses de la clase trabajadora llevadas a cabo en los últimos años. La lucha de clases se acentúa, en búsqueda de la mayor extracción de plusvalía hasta llevar al límite a la clase trabajadora, y las condiciones materiales van empeorando a pasos agigantados.

En este contexto tiene lugar la puesta en marcha, no sin contratiempos, del proceso de debate que nos encamina al XII Congreso de nuestro sindicato de referencia, Comisiones Obreras. Un congreso que sirve para la renovación de las direcciones y para profundizar en la adaptación sindical a un mercado laboral terciarizado, atomizado e individualizado que supone todo un reto sindical para mantener su vínculo con el conjunto de trabajadoras y trabajadores del Estado.

La vida de este sindicato no se entiende sin el trabajo y la implicación de los y las comunistas en la creación de las primeras comisiones obreras durante la dictadura y su posterior trabajo a lo largo de los años y en unas condiciones donde la vida de esta militancia estaba en juego por defender los intereses de la clase trabajadora. En la época actual, donde hemos cambiado una dictadura militar por una dictadura del capital, nuestro papel ha de ser igual de crucial que fue en el pasado. Sería un error no trabajar el campo sindical y la lucha por las mejoras inmediatas de las condiciones de vida de la clase trabajadora pero también lo sería centrar la intervención del partido en el economicismo y que este planteamiento táctico marque nuestra línea estratégica. El sindicato no es la correa de transmisión del partido hacia los centros de trabajo, al igual que tampoco es la herramienta del partido para trabajar en ellos.

En nuestro XX Congreso muy acertadamente dijimos que “[…]mientras que el papel de un sindicato obrero es el de llevar a cabo luchas en el terreno socioeconómico, la tarea central de un partido comunista es la de mostrar en cada una de las luchas sindicales aisladas la relación existente con el conjunto de combates que libra la clase obrera, esto es, centralizar todas las luchas y elevarlas desde luchas sindicales hacia luchas contra el conjunto del sistema capitalista con el propósito de tomar el poder político. Para poder lograrlo, el partido debe estar formado en el interior de la clase obrera, en contacto directo con ella, de ahí la importancia (nuevamente) de organizarse como comunistas en los centros de trabajo.”

Por lo tanto, será tarea indispensable de los y las comunistas trabajar por la superación del espontaneísmo y el economicismo que emanan de las luchas sindicales para elevarlas en luchas políticas dirigidas hacia la superación del capitalismo y la construcción del socialismo.

Este trabajo tiene que partir de los centros de trabajo, ya sea en asambleas de trabajadoras, comités de empresa o secciones sindicales donde se ponga la piedra angular del trabajo ideológico que vamos a realizar. Es aquí donde hay que hilar el conjunto de problemas estructurales que emanan del capitalismo (precariedad laboral, temporalidad, coste de la vida, despoblación, desmantelamiento de los servicios públicos) para hacerlos ver no como hechos aislados entre sí sino como elementos que forman parte de todo un engranaje económico, político e ideológico y que hay que combatir en su conjunto.

Es en estos centros de trabajo donde tenemos que hacer ver las contradicciones de clase de este sistema basado en la explotación. Tenemos que saber hacer estallar todas estas contradicciones que permitan ese paso crucial de clase en sí a clase para sí que permita empezar a tomar las riendas de las problemáticas sufridas bajo los mandatos de los distintos polos imperialistas en búsqueda de la mayor tasa de ganancia.

No es una tarea sencilla. Nadie dijo que lo fuera.

Nos encontramos con la tarea de ejercer de correa de transmisión ideológica basada en un análisis de la realidad conforme al materialismo dialectico y de unos objetivos tácticos para lograr transformar esta realidad conforme a nuestro objetivo estratégico de la destrucción del capitalismo y lograr la toma del poder económico, político e ideológico por parte de la clase obrera.

Como dije antes, no es una tarea sencilla, pero sí es una tarea que está a la altura de un partido con cien años de historia, que ha tenido que luchar en las condiciones más desfavorables, siempre en pie a pesar de tres ilegalizaciones, desde la clandestinidad y desde prisión.

Es una tarea que desde el Partido Comunista de España estamos obligados y obligadas a asumir.

En esta sección

Enrique Santiago se compromete a trabajar para asegurar las plantas de Airbus en Cádiz y ampliar sus capacidadesQué industria tenemos y qué vamos a hacer con ellaParadojasEl PCE se solidariza con las trabajadoras de H&M en PonferradaSobre cómo la no corresponsabilidad afecta a nuestra vida laboral y vital

Del autor/a

El papel de los y las comunistas en los centros de trabajo