La complicidad con los privilegiados, el autoritarismo, la desinformación y el neoliberalismo depredador caracterizan a la derecha ferozLa derecha feroz en Lima, Madrid y Bogotá Los huéspedes preferidos del gobierno del PP en la Comunidad de Madrid son los millonarios latinoamericanos que con sus capitales evadidos compran residencias de un millón de euros en el barrio de Salamanca

José Manuel Martín Medem 04/05/2021

La derecha, la extrema derecha, los empresarios, el Opus y los grandes medios de comunicación, con el apoyo internacional de Mario Vargas Llosa desde El País, han organizado una cacería contra el maestro de escuela Pedro Castillo, el candidato de la izquierda que encabeza las encuestas de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Perú. Los sondeos le dan una ventaja de diez puntos sobre Keiko Fujimori, la hija del dictador que impuso el neoliberalismo criminal y los escuadrones de la muerte, con la que se enfrentará en las urnas el 6 de junio. La heredera del caudillo encarcelado por terrorismo de Estado mantiene su candidatura a pesar de estar procesada bajo la acusación de utilizar una organización criminal para pagar sus campañas electorales de 2011 y 2016 con la financiación ilegal procedente de la multinacional brasileña Odebrecht y del principal grupo bancario peruano.

La rancia oligarquía limeña, la más racista de América Latina, se atraganta con su insulto favorito, cholo de mierda, ante el respaldo que está acumulando un candidato inesperado que sintoniza con la rebeldía de los eternamente marginados del Perú andino, protagonistas de las formidables novelas de Manuel Scorza.

El eslogan de la campaña electoral de Keiko Fujimori es el mismo que el de Isabel Díaz Ayuso: libertad o comunismo. No es una casualidad. La alianza de Ayuso con los fascistas es muy parecida a la derecha feroz de América Latina, la de Fujimori en Perú y la de Uribe en Colombia, que considera comunistas a todos los que defienden la democracia y denuncian el autoritarismo, la corrupción y las desigualdades.

Mientras Isabel y Keiko dicen que defienden a los emprendedores frente a lo voracidad de los comunistas, en Bogotá sus amigos del uribismo utilizan el mismo lenguaje para añadir la acusación de terrorista a la de comunista contra la movilización popular que ha obligado al gobierno de Colombia a cancelar la reforma fiscal concebida para beneficiar a la oligarquía.

La defensa de los negocios en vez del combate a la pandemia, la guarida fiscal, la privatización de la sanidad, la educación y las pensiones, la complicidad con los privilegiados, el autoritarismo, la desinformación y el neoliberalismo depredador caracterizan a la derecha feroz en Lima, Madrid y Bogotá. Son los mismos. Hasta la BBC acaba de denunciar que los huéspedes preferidos del gobierno del Partido Popular en la Comunidad de Madrid son los millonarios latinoamericanos que con sus capitales evadidos compran residencias de un millón de euros en el barrio de Salamanca.

En esta sección

Para no pensar como el amoUn pueblo traicionable[1]El fenómeno de la clase media y la derrota de la clase obreraPerú: elegir entre el pueblo y sus verdugosDe las derrotas

Del autor/a

Ni lógico ni justoLa derecha feroz en Lima, Madrid y BogotáDel machismo racista a los escuadrones de la muerteTreinta años sin Gabriel CelayaComienza la cacería contra el cholo Castillo