Batalla en profundidad

Brecha de género en las jubilaciones La pensión media de los hombres es de 1.190 euros. La de las mujeres de 740 euros. Lo que depende directamente de las estructuras del Estado debería igualar las diferencias.

Patricia Castro 21/05/2021

Cada vez que oímos hablar de las pensiones en la televisión o en la prensa, echamos mano a la billetera. Hace más de una década que la palabra reforma acompañada por cualquier tema de índole social y económico es un eufemismo para no decir recorte; con las pensiones no iba a ser diferente. Cada vez que desde el poder y los medios nos hablan de la reforma de las pensiones y de su necesaria viabilidad, en el fondo nos dicen que debemos apretarnos otra vez el cinturón, como si no llevásemos toda una vida haciéndolo.

En Badalona, la localidad en la que vivo, los pensionistas se manifestaron delante del Ayuntamiento para reclamar unas pensiones dignas y justas. Lo hicieron acompañados por diferentes partidos de izquierdas, los camaradas del PSUC y los compañeros de EUCAT, así como otras plataformas sociales. Lo que más llamó mi atención fue la necesaria igualdad entre los pensionistas hombres y mujeres, porque la brecha entre ellos es enorme. Esta gran disparidad en las pensiones también nos la encontramos en el resto de desigualdades de género. No es nuevo, pero lo que depende directamente de las estructuras del Estado debería tener un cariz igualador y amortiguador de las diferencias sociales. En este caso, la prestación por desempleo también debería ajustarse.

Como los lectores sabrán, la democracia de nuestro país no es ejemplar y nuestro Estado de Bienestar es modesto e insuficiente; en los últimos años se han conseguido logros en materia de igualdad de derechos y cambios legislativos en clave feminista, pero tenemos una larga tradición en el que el rol doméstico y los trabajos precarios eran cosa casi exclusiva de la mujer, y todavía no hemos cambiado esta situación en la actualidad. Debido a esto, la brecha de género en las pensiones es de unos 450 euros, es decir, la media que reciben los hombres de pensión se sitúa en los 1.190 euros, y las mujeres pensionistas cobran de media unos 740 euros.

Después de toda una vida de cargas y trabajo, a la clase obrera solo le espera un retiro en precario. A las mujeres obreras, además, no les espera ningún reconocimiento por parte del Estado ante las desigualdades del mercado laboral de trabajo.

¿Debemos permitir este trato indigno a nuestros mayores?

Publicado en el Nº 344 de la edición impresa de Mundo Obrero mayo 2021

En esta sección

Recurso ante el Tribunal Supremo contra AquonaPor un ferrocarril público, sostenible y vertebrador del territorioPaz con la naturalezaSira Rego: 'No habrá transición energética si no cambiamos el paradigma de crecimiento'La Desbandá Chiquita concluyó en Almería despertando conciencias por el camino

Del autor/a

Brecha de género en las jubilaciones¿Es que nadie ha pensado en los niños?Permisos de paternidadBienestar insuficienteLa senda de la ilustración