La Retranca

En el apéndice del libro figuran los nombres de los procesados por el TOP, un diccionario de los auténticos luchadores y luchadoras por la actual democraciaEl TOP. La represión de la libertad (1963-1977)

Dolores de Redondo 23/05/2021

El TOP. La represión de la libertad (1963-1977). 2ª edición ampliadaJuan José del Águila. Prólogo de María Emilia CasasFundación Abogados de Atocha

Se han cumplido cincuenta y ocho años desde el asesinato del dirigente del PCE Julián Grimau. El 20 de abril de 1963 a las 6:30 de la mañana, un pelotón de fusilamiento compuesto por soldados de reemplazo realizaba veintisiete disparos y el oficial al mando le remataba con tres tiros de gracia en el espaldón del campo de tiro de Carabanchel. De nada sirvieron las grandes movilizaciones internacionales, los miles de telegramas provenientes de todo el mundo solicitando el final del proceso, ni las peticiones de indulto de grandes personajes del ámbito internacional. Franco y sus ministros habían decidido que Grimau tenía que morir y nada ni nadie pudo evitarlo.

Todas las particularidades del caso Grimau están minuciosa y ampliamente recogidas en el libro de Juan José del Águila, El TOP. La represión de la libertad (1963-1977), del cual acaba de publicarse una segunda edición revisada y ampliada con respecto a la primera de 2001. Se trata de un exhaustivo, riguroso y amplio trabajo cuya base documental está constituida por las tres mil ochocientas ochenta y cuatro sentencias dictadas por el Tribunal de Orden Púbico desde el 20 de marzo de 1964 hasta el 20 de diciembre de 1976. La nueva edición incluye ahora, entre otras novedades, las referencias a las ochenta y seis sentencias dictadas por el TOP entre enero y marzo de 1972 y sus respectivos sumarios, que afectaron a doscientas tres personas procesadas.

Del Águila destaca que el nacimiento del TOP corrió paralelo al procesamiento de Grimau, demostrando mediante pruebas documentales que el asesinato del comunista constituyó un claro crimen de Estado. El proyecto de ley que creaba el tribunal represor del franquismo estaba listo desde semanas antes del consejo de guerra que le sentenció a muerte, pero su trámite en el Consejo de Ministros fue retrasado deliberadamente para garantizar el fusilamiento. De hecho, el consejo de guerra sumarísimo se celebró el 18 de abril de 1963 y, a pesar de que el Consejo de Ministros celebrado al día siguiente trató el posible indulto y aprobó el anteproyecto de creación del tribunal, se omitió cualquier referencia en el acta a ambos asuntos porque los supuestos delitos de Grimau dejarían de tener efecto tras la aprobación del texto legislativo.

Como señala el autor, las acusaciones partieron de "una versión biográfica de Grimau absolutamente falsa, exagerada, sesgada y tergiversada". Manuel Fraga, ministro franquista de Información y Turismo, fundador y expresidente del Partido Popular, diseñó una campaña difamatoria sobre la figura del dirigente comunista. Un mes después de su detención y tortura, el político gallego convocó a los medios españoles y extranjeros para responder en rueda de prensa sobre las acusaciones contra el régimen emitidas en un informe demoledor de la Comisión Internacional de Juristas, con sede en Ginebra. Fraga achacó el informe a "un recrudecimiento de la campaña de determinados sectores comunistas y filocomunistas", defendiendo que España era en realidad un Estado de Derecho. Asimismo, entregó a los periodistas sendos informes sobre Grimau y el poeta Marcos Ana, al que tachó de "auténtico criminal". Sobre Grimau, añadió despectivamente que facilitarían "un dossier espeluznante de crímenes y atrocidades cometidos personalmente por este caballerete".

En esa inmensa prisión que era la España franquista, el TOP procesó a 9.146 personas, de las cuales 906 eran mujeres. Todos sus nombres y apellidos figuran en un apéndice del libro, constituyendo un diccionario de los auténticos luchadores y luchadoras que conquistaron la actual democracia. Entre ellos figura el propio autor, sobradamente capacitado y autorizado para hablar de la represión desde los ámbitos jurídico y personal, después de haber ejercido durante veintidós años como magistrado de lo Social y de haber sufrido en primera persona la represión del régimen. Juan José del Águila, militante de la Federación Universitaria Democrática Española (FUDE) y el PCE desde 1963, fue procesado y condenado por el TOP en 1968 a un año de prisión por repartir octavillas de CCOO para el 1º de mayo en Algeciras.

Estamos ante un libro de gran interés para la sociedad en general y para los y las militantes del PCE en particular, especialmente en el año del centenario del Partido. En la completísima lista de personas procesadas por el TOP que incluye el libro figuran decenas de militantes comunistas, entre los que se encuentran dirigentes tan destacados como los exsecretarios generales Francisco Frutos y Gerardo Iglesias, o el exsecretario general de CC.OO. Marcelino Camacho. Son las heroínas y los héroes a quienes debemos la democracia formal que disfrutamos, los gigantes a cuyos hombros nos subimos en la búsqueda de un horizonte de auténtica igualdad, solidaridad y justicia social. Aquellas personas de las que realmente deberían hablar los manuales escolares, en un país donde se ha dado la paradoja de convertir en artífices de la democracia a quienes representaron el aparato institucional del régimen dictatorial que aplicaba la represión.

Se trata, por tanto, de un libro imprescindible para una sociedad que tiene cuentas pendientes con su memoria democrática.

Publicado en el Nº 344 de la edición impresa de Mundo Obrero mayo 2021

En esta sección

Keyonokierosoluciones!La crueldad del machismoPresentación del libro 'El Guti. L'optimisme de la voluntat', de Txema CastiellaUn mundo corrompidoInauguración de la exposición ARTE DE IDA Y VUELTA: DE CÓRDOBA A LA HABANA

Del autor/a

El TOP. La represión de la libertad (1963-1977)K-8, el primer submarino nuclear soviético hundidoPio La TorreLa cocaína fantástica del Juan Sebastián ElcanoFidel, un árbol que aún florece