Nos deja tantas enseñanzas que ya es eternoJulio Anguita, el político más valorado por los españoles, fue para la oligarquía el principal enemigo a batir Te acompaña nuestro inmenso agradecimiento. Salud, República y Socialismo. Julio vive, la lucha sigue

Enrique Santiago Romero. Secretario General del PCE en el homenaje en Córdoba a Julio Anguita 31/05/2021

No se puede comprender la historia reciente de España sin la figura y las ideas que defendió Julio Anguita como alcalde, diputado o al frente del Partido Comunista de España e Izquierda Unida, anteponiendo el bien común como línea roja a la hora de tomar partido, partido por su pueblo, por la clase trabajadora.

La memoria política de varias generaciones está impregnada de las enseñanzas, las intervenciones y los discursos de Julio Anguita. Impecable en el trato y firme en la defensa de los principios laicos, republicanos y socialistas, los verdaderos ejes para un mundo que quería cambiar radicalmente.

España arrastra los problemas sobre los que nos advirtió: la falta de separación entre la Iglesia y el Estado, las dolorosas consecuencias del Tratado de Maastricht y el incumplimiento de los derechos consagrados en la Constitución.

Su discurso, vigente casi 25 años más tarde, anunciaba el estallido social que llegó en 2011.

Denunció incansablemente el horror de las guerras, resultado de las políticas imperialistas del capitalismo, siempre interesado en apropiarse de las riquezas y los recursos naturales de todo el planeta sin respetar la soberanía de los pueblos donde se encuentren.

Por decir verdades incómodas, por desvelar las nefastas consecuencias que las políticas neoliberales iban a tener para el pueblo español, Julio Anguita fue atacado de forma inmisericorde por grupos económicos y medios de comunicación, descalificando sus sólidos argumentos.

A pesar de todo, siempre se mantuvo firme gracias a sus poderosas armas: la ética y la convicción.

Julio fue un comunista coherente, honesto, íntegro y sobrio.

Se consideraba uno más en una sociedad en la que había que desterrar a los dioses, los reyes y los tribunos.

Tras cambiar las aulas por la tribuna política, desde la que hacía pedagogía histórica para explicar el presente, cuando concluyó su mandato volvió a su trabajo en un instituto hasta jubilarse con su pensión de profesor.

Enrique Santiago interviene en el acto de homenaje a Julio Anguita en Córdoba. 30 mayo 2021

Muchas fueron las aportaciones de Julio Anguita al debate político para la emancipación de la clase trabajadora.

1º.- La importancia del programa político, en sus dos vertientes: la de la concreción de sus contenidos y la de la elaboración colectiva. El programa, entendido como síntesis de un compromiso con la sociedad y en su dimensión electoral considerado un contrato inviolable con los votantes. Los acuerdos programáticos son desde entonces la expresión del encuentro entre fuerzas políticas y sociales diversas y plurales. Hizo de la elaboración colectiva una oportunidad para la participación de las personas y de los sectores sociales en los procesos de cambio, posibilitando que pudieran aportar conocimiento y propuestas con independencia de su grado de compromiso militante.


Situar el programa político y la elaboración colectiva como ejes de cualquier construcción de unidad popular es hoy un método unánimemente aceptado en la izquierda transformadora.

Su concepción pedagógica de la política como ética de lo colectivo, su convicción de que era necesario impulsar una práctica política capaz de forjar amplias alianzas sociales, para mejor defender a la mayoría social, siempre se concretó en el compromiso por organizar movimiento político y social que trascendiera las formas tradicionales de hacer política.

2º.- La búsqueda de alternativas al capitalismo centró su esfuerzo, a principios de los años 90, en el debate en torno al Tratado de Maastricht. Se volcó en alertar de la amenaza que implicaba, tanto por sus efectos inmediatos -pues suponía una reforma de facto de la Constitución- como por las barreras que levantaba para la construcción de una Europa federal, social y solidaria que fuera alternativa económica, social y política al neoliberalismo en España y Europa. Y también indicó alternativas para superar el alarmante déficit democrático del tratado. Propuso avanzar en la convergencia real de las economías y en un sistema fiscal europeo para superar el déficit social y defendió la elaboración de una política exterior y de defensa realmente independiente y no subordinada a los dictados de Estados Unidos y de la OTAN.


3º.- En 1996, en un mitin en la fiesta del PCE que es histórico, proclamó que los contenidos del Estado Social y Democrático de Derecho recogidos en nuestra Constitución ni estaban siendo desarrollados ni se estaban cumpliendo, denunciando que las políticas económicas y sociales neoliberales eran incompatibles con la Constitución. Por ello, proclamó que el PCE daba por roto el pacto de la transición por el incumplimiento por parte de la oligarquía económica y de las fuerzas políticas neoliberales y de la derecha de los compromisos constitucionales para garantizar los derechos sociales y económicos para todo nuestro pueblo.

Señaló las serias carencias del texto constitucional:
“El PCE mantiene como principios y propuestas irrenunciables tres formulaciones que constituyen el eje medular de su propuesta alternativa al modelo de Estado y que no están recogidas en la Constitución Española de 1978:
- Propugnamos y defendemos la construcción de un Estado Federal y Solidario Español.
- Defendemos el reconocimiento del Derecho de Autodeterminación.
- Nuestra forma de Estado es la República. El PCE es republicano”.


Y recordó que en las horas difíciles de la Transición, el Partido, anteponiendo la recuperación de la democracia, priorizó que los contenidos, las propuestas y las conquistas del Estado Social y Democrático de Derecho estuviesen contempladas en la Constitución.

Por eso, si estas conquistas de la clase trabajadora no se respetan, “el PCE se considerará libre de consensos”, denunciando que son las oligarquías quienes rompieron el pacto constitucional al incumplir sus contenidos de justicia social y democracia económica, imponiendo un modelo económico neoliberal, profundamente inhumano.

4º.- Por ese vaciamiento y conculcación del Estado Social y Democrático de Derecho, ese incumplimiento de los preceptos constitucionales, el PCE se ha visto obligado a llamar a la movilización social, abriendo el camino para iniciar la construcción de una alternativa programática, social y política,
un nuevo proyecto de país al servicio de la mayoría social. Un proyecto de país que Julio veía sustentado en la articulación de un nuevo bloque histórico con amplia participación popular que, mediante un nuevo proceso constituyente, desemboque en una República Federal y Solidaria.

Julio era un comunista y por eso siempre estuvo comprometido y apasionado con la unidad popular
, esa misma unidad que hizo grande al PCE de Pepe Díaz y de la Pasionaria y que nos llevó, con él al frente, a impulsar el proyecto de Izquierda Unida.

Su compromiso con la construcción de frentes amplios le acompañó también con el Frente Cívico y en la que fue su última tarea, liderar en nombre del PCE la construcción de un espacio amplio de reflexión de la izquierda que llamó la disyuntiva para nuevamente impulsar un bloque de lucha, programático, para construir una sociedad alternativa, fundiendo el comunismo de matriz marxista del Manifiesto Comunista de Marx y Engels con el feminismo de El segundo sexo de Simone de Beauvoir, la multiculturalidad anticolonial de Los condenados de la tierra de Frantz Fanon y la ecología política de Los límites del crecimiento de Donella Meadows.

La fusión de estas cuatro propuestas, al decir de Julio, habría de lograr la confluencia de cuatro poderosos sujetos revolucionarios, lo que Gramsci denominó “la fantasía concreta”.

El mejor homenaje que le podemos hacer es seguir su ejemplo, recordando otra de sus enseñanzas. Julio decía que “cuando la gente del pueblo abandona un puesto, lo ocupa inmediatamente gente de la derecha. Rehuir la lucha no sirve para nada porque la derecha llega a subir los alquileres, a bajar los salarios y, sobre todo, a aumentar la jornada de trabajo o las horas extraordinarias que después no van a pagar”.

El compromiso del PCE no puede ser otro que continuar el trabajo de emancipación de la clase obrera donde él lo dejó.

Anguita es patrimonio de toda la izquierda, en España y fuera de nuestras fronteras. Profundamente dialéctico, nunca fue ortodoxo sino radical. Siempre defendió la política de convergencia, la construcción de unidad popular y la suma de los esfuerzos de todas las personas que queremos acabar con este cruel sistema capitalista y crear un sistema socialista.

Primero lo hizo impulsando la Convocatoria por Andalucía hasta convertirla en el embrión del movimiento político y social que fue IU, referente para toda la izquierda alternativa europea.

Y hasta el último aliento continuó haciéndolo, animando y apoyando la puesta en marcha del proyecto de unidad de los demócratas y la izquierda que hoy representa Unidas Podemos, espacio que impulsó, defendió y apoyó abiertamente hasta el final de sus días.

Comienzo del acto de homenaje con las intervenciones de Enrique Santiago y Ernesto Alba, Secretarios del PCE y PCA; Alba Doblas, secretaria política del PCA en Córdoba; Sira Rego, portavoz federal de IU y Ana Anguita Parrado, hija de Julio

Anguita nos enseñó que la unidad es no solo posible sino imprescindible para los que no tenemos más armas para cambiar el mundo que nuestro trabajo. Por eso nos llamó insistentemente a unirnos en torno a propuestas que resuelvan los problemas concretos de las clases trabajadoras y de todas las personas y pueblos del mundo, propuestas contenidas todas ellas en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, aprobada por la humanidad gracias a la derrota del nazi fascismo en 1945, que contiene las medidas necesarias para construir la sociedad con justicia social que siempre ha reclamado el movimiento comunista internacional.

Son suficientes motivos para comprender que Anguita fue muy peligroso para el régimen del 78. El político más valorado por los españoles fue convertido por la oligarquía en el principal enemigo a batir.

No es de extrañar que tanta mendacidad y mala fe causaran daños irreparables en el corazón de Julio, daños que terminaron por apartarlo de la vida política activa. Como decía su admirado Carlos Cano, “mi pobre corazón de tantos desengaños se paró”.

En su querida Córdoba afirmamos con orgullo que Julio Anguita ha enriquecido las luchas populares del pueblo español.

Por su capacidad de pensar históricamente, por la audacia de sus propuestas, por su voluntad de actualizar el horizonte y los caminos de la emancipación.


Julio abandonó hace un año la vida material pero desde hacía tiempo no podía morir. Nunca muere quien ha dejado imborrable huella entre su pueblo, quien forma parte de la historia.

Nos deja tantas enseñanzas que ya es eterno.

Camarada Julio, tienes bien merecido tu descanso.

Te acompaña nuestro inmenso agradecimiento.

Salud, República y Socialismo.

Julio vive, la lucha sigue.

En esta sección

Ernesto Alba: 'Avanzamos hacia un modelo de partido homogéneo y simplificado, donde cada militante tenga una actividad concreta'Fortalecer Unidas Podemos y la movilización social para seguir recuperando derechosEl PCE rindió homenaje a las presas y presos antifranquistas de la cárcel de CarabanchelLlamamiento de la Agrupación Guerrillera de Levante y Aragón. Mayo de 1948El compromiso del PCE para continuar la lucha de Julio Anguita

Del autor/a

Julio Anguita, el político más valorado por los españoles, fue para la oligarquía el principal enemigo a batirRepública es democraciaReindustrialización y seguridad humana en tiempos de pandemiaEl PCE en el centenario por la libertad, la democracia y el socialismoEl programa del gobierno de coalición en el centenario del PCE