Lucha de Pases

El odio de clase y la bandera de Colón

Ángel Cappa 14/06/2021

Una tarea difícil sería averiguar cuál es, realmente, el pensamiento del PSOE y particularmente de Pedro Sánchez, con respecto de la cuestión catalana. Mucho más difícil, todavía, saber con certeza qué opina el presidente sobre los indultos políticos, y especialmente el de los políticos catalanes presos.

Si consultamos sus declaraciones al respecto, vemos que hay para todos los gustos. No y sí, según los momentos, las circunstancias, a quién o quienes, y de quién venga. Todas, afirmaciones contundentes y en apariencia definitivas. Tan duras como contradictorias.

Lo mismo o parecido (en este caso), ocurre con los dirigentes políticos de la derecha, la medio derecha y la derecha de la derecha.

Hubo arreglos y componendas de un partido y de otro, con quien sea, para salvar las papas y críticas a los otros cuando hicieron lo mismo, para desorientación del personal que finalmente dirige su fidelidad al color de la camiseta sin pensar ni analizar, como un hincha de fútbol.

SÍ ES NO Y NO ES SÍ ¿ESTÁ CLARO?

Centrémonos en el PSOE y en Pedro Sánchez. En tiempos no muy remotos, y más bien cercanos, dijo que había que terminar con los indultos políticos. Dijo –de los presos catalanes- que había que respetar la ley y que las penas había que cumplirlas en su totalidad.

Cuando Guaidó era la carta de triunfo -una de las tantas que lanzó EEUU contra el gobierno de Venezuela-, P. Sánchez le dio a Maduro un plazo –creo que 7 días- para que volviera a conovocar elecciones, o reconocería al tal Guaidó, que se había autoproclamado -en un mitin- presidente de Venezuela. Nunca más se supo de ese reconocimiento ni de Guaidó.

Dijo que nunca iba a acordar con Podemos un gobierno de coalición, porque no podría dormir tranquilo pensando que Pablo Iglesias estaría en el gobierno. No se sabe si cuando Pablo Iglesias estuvo en el gobierno pudo dormir tranquilo o no.

No a la liberación de las patentes de las vacunas contra el covid. Sí a la liberación de las patentes de las vacunas contra el covid cuando EEUU lo propuso.

Tal cual los futbolistas talentosos que cuando amagan ir, vuelven y cuando parece que vuelven, van, P. Sánchez se convirtió en un experto para engañar a sus defensores.

Sí a la reforma laboral, no a la reforma laboral. Sí a la derogación de la ley mordaza, no a la derogación de la ley mordaza, etc. etc…

Claro que tantas idas y vueltas, termina dejándole la pelota a la derecha, picando en el área y sin arquero.

Cualquiera se atreve, hasta Rosa Díez - que también demuestra sus habilidades para ir de un lado a otro como si tal cosa- a envolverse en la bandera y darse un revolcón patriótico con el trifacho camuflado entre la multitud.

COLÓN IMPERIAL

En la plaza del genovés colonial y debajo de la bandera española más grande, más una y más pepera que nunca, el público presente aprovechó para cuestionar al gobierno por las mismas o parecidas cosas que hizo la derecha cuando gobernaba. Es decir, arrimarse a quienes podían ayudarlo a mantenerse en pie en tiempos de soledades peligrosas.

Y ya que estaban y la mañana acompañaba, exhibieron sus pulseras rojigualdas para reprochar al gobierno sus medidas socio-comunistas bolivarianas y antipatrióticas.

¿QUÉ MEDIDAS?

Todas. Pero sobre todo la que los une a pesar de no querer juntarse para la foto. Es decir aquellas que están destinadas a aliviar un poco, la grave situación económica de las clases populares, aunque no dejen de encuadrarse en el capitalismo nuestro de cada día.

Porque si bien las derechas son como el verde, que tiene distintos tonos pero siempre es verde, son tres pero a la hora de la verdad una sola. Como la santa trinidad, sin ser santos.

La verdad para la derecha política, es la defensa de los intereses económicos de la clase dirigente. Coinciden y no casualmente con los grandes empresarios, con los bancos, con los que mandan en una palabra.

Serán fachos, pero no comen vidrio.

ELLOS LA TIENEN CLARA ¿Y NOSOTROS?

Nosotros, como el bolero de Los Panchos, nos queremos mucho pero debemos separarnos.

La derecha defiende el bolsillo y los privilegios de los poderosos. Nosotros no queremos sacar los pies del plato capitalista, pero nos gustaría que el sistema nos permitiera algo de justicia.

Ellos rechazan la teoría de la lucha de clases, pero la llevan a cabo en todos los frentes y con energía.

Nosotros, bueno nosotros…el gobierno, el PSOE para ser más claro, quiere unir los intereses de los obreros con los de los patrones. Una pasión inútil, como diría Sartre, con el resultado históricamente previsto. Ganan los empresarios por goleada.

Por eso en Colón más que reivindicar el patriotismo de pulsera, la derecha quiso mostrar los dientes retrógrados como una advertencia.

Si seguimos dudando por dónde hay que seguir el camino que se bifurca, si por derecha o por izquierda (el centro es un invento inconsistente de la derecha amable), vamos a perder con toda seguridad (como ya estamos perdiendo). Como en el fútbol, el que duda pierde.

En esta sección

IU considera que el proyecto de ley de Memoria Democrática supone 'un paso adelante tras el fracaso de la ley de 2007'Sin memoria ni antifascismo no hay democraciaIU Andalucía reivindica el fortalecimiento de Unidas Podemos por Andalucía para avanzar en la construcción de una alternativa al Gobierno andaluzConcentración por la Condena del Golpe de Estado del 18 de Julio de 1936El movimiento memorialista se manifestará el 18 de Julio para reclamar una Ley de Memoria que haga justicia

Del autor/a

¿Por qué las energéticas siguen privatizadas?El odio de clase y la bandera de ColónTambién nos roban las palabrasPara no pensar como el amo¿Es plena la democracia capitalista?