Libro - 'El lawfare. Golpes de Estado en nombre de la ley', de Arantxa Tirado, editorial AkalUna 'vacuna' imprescindible en forma de libro

Guadalupe Barahona 22/06/2021

El lawfare. Golpes de Estado en nombre de la leyArantxa Tirado SánchezAkal

Estamos probablemente ante uno de los libros bélicos de no ficción, es decir, políticos, más apasionantes que puedan caer en nuestras manos. Una de las razones que hacen del libro de Arantxa Tirado, politóloga y profesora de la UAB, un imprescindible, es su capacidad para ofrecer una definición precisa, de un término escurridizo, prestado del inglés, cuyo significado y alcance es objeto de debate teórico:

“El lawfare es una táctica de guerra, inserta en una estrategia bélica multifactorial y de amplio espectro, como es la guerra híbrida, que utiliza la ley para neutralizar o eliminar al enemigo político en aras de una reconfiguración geopolítica (…) Su objetivo es aniquilar al enemigo político usando recursos diplomáticos/políticos, de inteligencia/informativos, militares y económicos (DIME, según el acrónimo militar)”.

Por tanto, en esta concepción, se trata de algo más que la mera “guerra judicial”. Lo relevante del lawfare es su dimensión política y geopolítica, como parte de una estrategia bélica más amplia, y su aplicación para el aniquilamiento del adversario.

LECCIONES DEL CAMPO DE BATALLA LATINOAMERICANO

Nos demuestra la autora que “el caso de Venezuela ejemplifica como pocos esta estrategia de búsqueda del cambio de régimen por la implosión, a través de la combinación de elementos de guerra psicológica, Guerra de IV Generación, intentos de revolución de color e, incluso, instauración de un Gobierno paralelo de facto que se trata de legitimar desde las redes sociales”.

El caso venezolano es paradigmático, pero no es el único. Arantxa Tirado hace un repaso sucinto, pero muy preciso, de los distintos casos de aplicación de esta estrategia bélica con apariencia legal que es el lawfare contra Andrés Manuel López Obrador (México, 2004), Manuel Zelaya (Honduras, 2009), Fernando Lugo (Paraguay, 2012), Dilma Rousseff (Brasil, 2016), Lula da Silva (Brasil, 2017-2020), Cristina Kirchner (Argentina, 2015-2021), Rafael Correa (Ecuador) o Evo Morales (Bolivia, 2019) para anularles políticamente.

“No tenemos pruebas, pero tampoco tenemos dudas”. Esta cita del fiscal que acusaba a Lula sin sustento en uno de los múltiples casos por los que fue judicializado, encarcelado y sacado de circulación en 2017 para que no pudiera presentarse a las elecciones, demuestra hasta qué punto surrealista se ha torcido la ley y el Estado de Derecho, pasando por encima de elementos tan fundamentales como la presunción de inocencia, además del debido proceso.

Además de la orquestación de causas judiciales para dejar fuera de juego a líderes políticos incómodos a los intereses imperiales, Arantxa Tirado revela cómo también el lawfare “está presente cuando se acomoda la legislación nacional, irrespetando la legislación internacional o creando legislación internacional ex profeso, para la aplicación de sanciones unilaterales por parte de países o grupos de países a terceros estados”. Véanse las sanciones a Cuba, Siria, Irán o Venezuela, por parte de EEUU y la UE.

“GUERRA AVISADA NO MATA SOLDADO”

En un ejercicio de síntesis al que no le sobra una coma, la autora explica que la guerra no convencional no pasa tanto por “la destrucción de las unidades enemigas”, sino por sacudir al oponente para tenerlo en un “continuo desequilibrio hasta que la oportunidad correcta para un ataque decisivo se presente”. En este sacudir y confundir al enemigo, cobran importancia los elementos psicológicos y mediáticos. “La percepción importa más que la realidad”.

Arantxa Tirado señala elementos importantes que entran en juego en la aplicación del lawfare: “el cálculo de los tiempos políticos, la reorganización del aparato judicial, el doble rasero de la ley y el papel de unos medios de comunicación masivos y concentrados en pocas manos como legitimadores de toda la operación”.

En este contexto, resulta especialmente reveladora esta cita de Cristina Fernández, recogida por la autora:

“Omitir o tergiversar o dar noticias falsas es la condición esencial de la nueva forma de dominación y persecución de la oposición conocida como lawfare o guerra judicial basada en pruebas falsas y noticias falsas. La manipulación de la información, así como la privación de la información veraz, deberá ser considerada alguna vez una violación flagrante a los derechos humanos, porque es una puerta abierta a una nueva esclavitud”.

Enrique Santiago, en el prólogo al libro, afirma que “el lawfare se ha convertido en uno de los mayores peligros para la democracia en todo el mundo, no sólo en América Latina”. Ése es el punto de partida y el propósito de un libro que, desde la primera página, es una advertencia y, si me permiten el símil, la “vacuna” más imprescindible que podemos administrarnos contra el virus de la “antipolítica” y la intoxicación interesada de la opinión pública para agredir nuestra soberanía y la posibilidad de decidir democráticamente un cambio de rumbo. Como solía recordar el comandante Chávez: “guerra avisada no mata soldado”.

Publicado en el Nº 345 de la edición impresa de Mundo Obrero junio 2021

En esta sección

Bond también hubiera muerto empalmadoPresentación y coloquio en torno al libro (Akal) '¡No pasarán! Biografía de Dolores Ibárruri, Pasionaria', de Mario AmórosDinero y literatura cogidos de la mano en el Premio PlanetaCazar a Angela DavisMovilizaciones contra las privatizaciones en la Universidad de Granada

Del autor/a

Regresan a Colombia las ‘batidas’: jóvenes detenidos arbitrariamente con fines de reclutamientoJavier Giraldo: 'La respuesta del Estado colombiano a la protesta social encaja en la denuncia de genocidio'Canal 2: la dignidad televisada o el video de 2 minutos que hay que verUna 'vacuna' imprescindible en forma de libroColombia: la juventud estalla y pone en jaque al neoliberalismo