Pan o Plomo

¡Se llaman patriotas y no lo son!

Antonio Romero Ruiz. Presidente de Honor del PCA; Ex parlamentario de IU; Coordinador de la Red de Municipios por la III República 02/07/2021

Cuando el ministro Belloch impuso el fajín de general a Rodríguez Galindo le acompañaban varios dirigentes de los GAL, grupo terrorista creado en los aparatos del Estado para secuestrar, torturar y asesinar. El ministro del Interior José Barrionuevo, el Secretario de Estado para la Seguridad Rafael Vera y un grupo de guardias civiles del cuartel de Intxaurrondo en la que fue una ceremonia semiclandestina.

En aquellos días se estrechaba el cerco de la justicia y del periodismo de investigación y se acercaba el juicio a Barrionuevo y Vera por el secuestro de Segundo Marey.

Al tiempo que también se acercaba la comparecencia ante la justicia de Rodríguez Galindo por el secuestro, las torturas y el asesinato de Lasa y Zabala. El flamante general fue condenado a 71 años de cárcel y expulsado del cuerpo pero trascurridos apenas cuatro años fue puesto en libertad.

La derecha, la extrema derecha y los felipistas no dijeron ni pio y ahora se han lanzado en tromba contra los indultos a los dirigentes catalanes. Debe ser porque mancharse las manos de votos es más grave que mancharlas de sangre.

El general Alfonso Armada fue condenado a 30 años de prisión por su participación en el golpe de Estado del 23F. El gobierno de Felipe González lo indultó cuando apenas llevaba cinco años y medio de prisión. José Ramón Ramírez y Ángel Sáez, comandante y capitán médico condenados por falsear la identidad de muchos fallecidos en el accidente del Yak 42, fueron indultados.

El ex ministro del Interior José Barrionuevo y su Secretario de Seguridad Rafael Vera, condenados por el secuestro de Segundo Marey, fueron indultados con el informe favorable del Tribunal Supremo. Estuvieron en la cárcel dos cortos meses.

Y podíamos continuar con los más de 10.000 indultos, entre los que abundan los casos de corrupción. El PP y sus gobiernos han sido una fábrica de indultos y ahora establecen dos varas de medir. Los dirigentes catalanes no se han levantado en armas como lo hicieron los organizadores del 23F. No han torturado ni secuestrado ni enterrado en cal viva a nadie. No han robado dinero público para enriquecerse.

Organizaron un referéndum ilegal y unilateral como respuesta al recorte del Estatuto de Cataluña que quedó como un Estatuto bonsái a su paso por el Tribunal Constitucional.

Ahora no solo descalifican los indultos sino que niegan la capacidad del gobierno para concederlos y utilizan como misiles por tierra, mar y aire a instituciones caducadas y desprestigiadas hasta el extremo como el CGPJ. Y chiringuitos como el Tribunal de Cuentas. Ya solo falta que Toni Cantó utilice el chiringuito que ha puesto a su disposición en la Comunidad de Madrid la señora Isabel Díaz Ayuso, que recurra los indultos como “gran patriota” con ideas políticas firmes y coherentes.

Casado y la cúpula del PP andan como pollo sin cabeza, intentando reescribir la historia, dando una versión nueva de la Guerra Civil. Presentando a Franco como un defensor de la democracia con ley. Frase vomitiva que supera a Abascal por la ultraderecha.

Lo que ocurre en la práctica es que las tres derechas atacan a Cataluña y al País Vasco con la esperanza de ganar votos en las demás comunidades autónomas. Votos a cambio de abrir heridas entre pueblos hermanos. ¡Se llaman patriotas y no lo son!

Siguen siendo los típicos señoritos que chulean a caballo y se pavonean con el máster regalado y las colocaciones a dedo mientras escrituran España a su nombre si continúan perdiendo elecciones.

En esta sección

Hay que ensanchar en Cuba la democracia socialistaNi una menos, siempreSalvemos DoñanaMehdi Ben Barka, una vida de compromiso con los valores universalesRespondiendo a Vox y a su Ley de la Concordia 'Memoria Histórica, amenaza para la paz en Europa'

Del autor/a

¡Se llaman patriotas y no lo son!Democracia o fascismoParque automovilísticoEl oasis fiscal de Madrid capta a cientos de millonarios andaluces y catalanesBarrios ricos, barrios pobres