La derecha se rearma apoyada en sus “think tank”. El nuestro tiene que ser la Fundación de Investigaciones MarxistasRespondiendo a Vox y a su Ley de la Concordia 'Memoria Histórica, amenaza para la paz en Europa' La Transición fue posible porque la lucha obrera y popular hizo imposible la continuidad de la dictadura

Luciniano Rodríguez. Militante del PCE 21/07/2021

Existen diferencias entre el “revisionismo histórico” y la “batalla cultural” de la derecha. Mientras que el revisionismo es un intento pseudoacadémico de forzar los datos históricos para blanquear el franquismo, la “batalla cultural” es una estrategia de llegada al poder y cambiar la conciencia de la población, haciendo posible una salida autoritaria aceptada por el electorado.

Aznar se rodeó de revisionistas, como el antiguo GRAPO, Pio Moa, que reivindicaban las bondades del franquismo y señalaban como inicio de la tragedia española a las revueltas obreras.

Hoy, Vox dirige la batalla y acaba de publicar el libro que tiene como título el mismo que este artículo (1). La Memoria Democrática es el núcleo de esta lucha por la hegemonía cultural, siendo ésta una “amenaza para la paz”, advertencia mafiosa y directa.

Lejos de los gruesos tomos del ex-GRAPO, nos encontramos con textos simples, sin fundamento históricos, que parten de presupuestos trucados. Así, por ejemplo, Jesús Palacios plantea que toda la oposición a Franco eran anti-demócratas, que los verdaderos demócratas surgieron del seno del franquismo y condujeron la Transición. Mucho hay que retorcer los datos históricos, olvidar la propuesta de Reconciliación Nacional del PCE en los 50,s, de los miles de militantes que fueron torturados y encarcelados que luchaban por la libertad, la democracia…

Sin perdernos en lo anecdótico, y este libro da para mucho en el terreno de la payasada, existe un hilo común: centran el debate en la Guerra Civil, no en el genocidio que significó la dictadura. La Guerra Civil es una tragedia en la que ambos bandos tienen la misma responsabilidad. Por lo que la Transición consistió en olvidar la Guerra, un pacto que no se puede romper porque es una “amenaza para la paz”.

La “conciliación” sustituirá a la Memoria Democrática. La conciliación es la aceptación del franquismo, e identifican la Transición con un pacto entre franquistas y no franquistas de “vamos a llevarnos bien”. Recuperar la Memoria Democrática es romper ese equilibrio, que debe ser restaurado.

ABC anuncia “Vox impulsa la contramemoria histórica para dar la batalla cultural a la izquierda” (2), y pocos días después, conocemos que Vox presiona a la Junta de Andalucía para reactivar la Ley de la Concordia, que sustituya a la de Memoria Democrática (3). De hecho, ya en Andalucía se produjo el cambio, con el nombramiento de un Comisariado para la Concordia. A la vez, el P.P. sigue el camino marcado por Vox y convoca el acto “Concordia, Constitución y Patriotismo”, donde ya se desatan sin disimulo, cuestionando que lo de Franco fue un golpe de Estado....

NUESTRO PROBLEMA CON LA TRANSICIÓN

Hace tiempo que llegó el momento en que la izquierda comenzara a corregir los errores de la Transición. No sé si la situación al final de los 70,s daba para más. Y por respeto a la militancia que hizo posible la democracia en España, debemos atender aquellas razones de la correlación de fuerzas y la amenaza militar, porque son ciertas.

Pero, ¿a qué errores nos referimos? Me remito a las declaraciones de Santiago Carrillo a RTVE (4): un pacto entre demócratas, que no miraba al pasado para que, al menos, los hijos e hijas de los franquistas pasaran al lado de la democracia. Aun recordando a los famosos “chaqueteros”, aquellos que se acostaban falangistas y se levantaban demócratas de toda la vida, aun así, dudo que se consiguiera reconvertir el franquismo sociológico.

El olvido permitió transitar unos años duros al franquismo, simplemente disimulando. Hoy está vivo ese sentido autoritario, que encuentra las soluciones a los problemas políticos eliminando a una parte de la población, sean los inmigrantes, catalanes, vascos o comunistas..., y primero las feministas.

Franquismo, nunca más

Pero nuestra mirada crítica a la Transición no puede hacernos olvidar que fue posible porque la lucha obrera y popular hizo imposible la continuidad de la dictadura, y que el pacto por la democracia era también proclamar que “franquismo, nunca más”.

Hoy la derecha considera que hemos abandonado este campo de batalla y lo está colonizando: la Transición fue la reconciliación de los dos bandos de la Guerra Civil que no tienen nada que reprocharse. No existen planes genocidas (los de Mola, Yagüe, Queipo de Llano, además de Franco). No existe represión sistemática y sostenida durante 40 años. No existe la España pobre, hambrienta, inculta y retrasada que conocimos, sino la modernización franquista (el desarrollismo de los 60,s). El autoritarismo no es tan malo, y puede ser la solución a los problemas que vivimos.

Es seguro que la Memoria Democrática debe recuperar los miles de fosas comunes donde se contiene el genocidio. A la vez que debe enseñar a las nuevas generaciones cómo el pueblo vivió la represión y el hambre, el retraso sostenido por los caciques, la falta de educación, de sanidad, de futuro. El profundo dolor que se instalaba en las familias y se heredaba de generación en generación, a falta de otras herencias.

El franquismo fue una enorme desgracia para España y debemos unir las voces que proclamen “franquismo, nunca más”. No está claro que lo conquistado en un momento histórico se mantenga: la derecha quiere eliminar la idea de que la democracia es inexorable.

Esto va en serio. Ya son demasiadas las advertencias. Demos en serio la batalla, que no concluye con la aprobación de una nueva Ley de Memoria Democrática, que siempre podrá ser sustituida por una Ley de la Concordia.

La derecha se rearma apoyadas en sus “think tank” o laboratorios de ideas, de los que salen publicaciones como la que nos referimos.

Nuestro laboratorio de ideas debe ser la Fundación de Investigaciones Marxistas, que ya elabora alternativas en el campo de la comunicación y que debemos reforzar para la batalla en todos los ámbitos.

(1). "MEMORIA HISTÓRICA", amenaza para la paz en Europa (opennemas.com)

(2). Vox impulsa la «contramemoria histórica» para dar la batalla cultural a la izquierda (abc.es)

(3). Vox presiona a la Junta con la reactivación de la ley de concordia (diariodesevilla.es)

(4). La transición: Carrillo habla sobre la Transición | RTVE Play

En esta sección

Hay que ensanchar en Cuba la democracia socialistaNi una menos, siempreSalvemos DoñanaMehdi Ben Barka, una vida de compromiso con los valores universalesRespondiendo a Vox y a su Ley de la Concordia 'Memoria Histórica, amenaza para la paz en Europa'

Del autor/a

Respondiendo a Vox y a su Ley de la Concordia 'Memoria Histórica, amenaza para la paz en Europa'Pablo Iglesias y el problema de la izquierdaRiders y Youtubers esto sí es 'batalla cultural'Hay tanto ruido que no te escucho¿A qué 'batalla cultural' nos referimos?