Mehdi Ben Barka, una vida de compromiso con los valores universales Secuestrado en París por el régimen marroquí con la complicidad de los servicios secretos israelíes y estadounidenses

Bashir Ben Barka . Presidente del Instituto Mehdi Ben Barka Memoria viva (*) 22/07/2021

Cien años después de su nacimiento, más de cincuenta y cinco años después de su secuestro y desaparición en París el 29 de octubre de 1965, el ejemplo de compromiso, valentía y abnegación de Mehdi Ben Barka es una fuente de inspiración para la juventud marroquí, impulsada por la legitimidad de las luchas que dirigió. Pensador y hombre de acción, luchó por una sociedad de hombres y mujeres iguales y libres. Sus ideas, sus luchas, su negativa a transigir a la hora de defender la causa de los más pobres, siguen ocupando un lugar especial en la memoria colectiva.

Este centenario fue una oportunidad para recordar su vida y su legado político. Su objetivo era ayudar a que las generaciones más jóvenes tomaran conciencia de la extraordinaria carrera política del líder revolucionario al servicio de su pueblo y de la causa del Tercer Mundo. Esta labor de recuerdo fue para acompañar y apoyar la lucha por la verdad y la justicia librada por su familia y su abogado durante cincuenta y cinco años. También fortalecerá la movilización en torno a la lucha valiente y digna de todas las familias de las víctimas de desapariciones forzadas en Marruecos para conocer por fin la verdad sobre la suerte de sus seres queridos y poner fin a todas las formas de impunidad.

Con este espíritu se han formado en Marruecos, Bélgica y Francia colectivos para la conmemoración del centenario del nacimiento de Mehdi Ben Barka, compuestos por organizaciones democráticas marroquíes (asociaciones de derechos humanos, mujeres, juventud, asociaciones culturales, de inmigración en Europa, sindicatos, partidos políticos) y personalidades de la sociedad civil. Aunque la pandemia ha trastocado el programa inicial de acciones previstas, se han celebrado por videoconferencia una serie de eventos o se han pospuesto para cuando las condiciones sanitarias lo permiten.

Contra el neocolonialismo

Mehdi Ben Barka nació en 1920. En otras palabras, estuvo marcado por la historia de la primera mitad del siglo XX. La de la lucha de los pueblos del Tercer Mundo por su independencia política pero también por su emancipación de la tutela de las antiguas potencias coloniales, con vistas a un verdadero desarrollo económico, social y cultural. Más que testigo atento de esta historia, fue un jugador importante. Su pensamiento y acción iban mucho más allá del marco marroquí, magrebí y árabe.

Para él, una de las cuestiones fundamentales que surgieron después de la independencia política fue la de extender la lucha anticolonial del movimiento de liberación nacional por la lucha contra el neocolonialismo mediante la integración de la dimensión social. Muy rápidamente, al día siguiente de la independencia de Marruecos, hizo hincapié en los peligros de las alianzas objetivas entre las antiguas potencias coloniales y las fuerzas reaccionarias locales: "Cualquier independencia que se contente con reconducir las características de la dominación colonial sólo puede ser señuelo y engaño. Nuestro análisis de las manifestaciones neocolonialistas en África seguirá siendo incompleto si no destacamos los peligros que plantean las fuerzas reaccionarias nacionales. El imperialismo no puede mantener una oportunidad de supervivencia en África sin esconderse bajo los intereses de ciertos elementos retrógrados".

Es así uno de los primeros en desmontar y explicar el funcionamiento y los mecanismos del neocolonialismo: “Es esta política la que, por un lado, concede la independencia política con un corazón ligero y, si es necesario, crea Estados artificiales cuya independencia no tiene ninguna posibilidad de hacerse realidad, y por otro lado propone la ‘cooperación’ para una supuesta prosperidad cuyas bases objetivas están fuera de África. Cualquier política, tanto dentro como fuera de África, que conduzca consciente o inconscientemente a tales resultados es objetivamente neocolonial”.

Desde entonces advirtió constantemente, tanto en sus conferencias como en sus escritos, de los peligros del neocolonialismo y de la capacidad del imperialismo para reinventarse a sí mismo: "Privar a esta independencia de su contenido de verdadera liberación, ya sea imponiendo acuerdos económicos, militares y técnicos leoninos o instalando gobiernos entreguistas, tras elecciones prefabricadas, o inventando las llamadas fórmulas constitucionales de coexistencia multinacional para camuflar la discriminación racial a favor de los colonos”.

Estudió en Argel a principios de los años cuarenta, luego en París, trabaja para el fortalecimiento de las estructuras estudiantiles del Magreb y se convirtió en vicepresidente de la Asociación de Estudiantes del Norte de África. Durante este período forjó relaciones profundas y duraderas con los futuros líderes nacionalistas argelinos y tunecinos. Convencido del Magreb, nunca disociará el futuro de Marruecos del de todo el Magreb que "ha pensado verdaderamente en el plan geoestratégico y económico como un organismo autónomo". "Tenemos -declaró en 1959- una conciencia común de nuestra solidaridad y nuestro destino”.

Así, apegado a estos principios internacionalistas, se opuso a la guerra fronteriza entre Marruecos y Argelia en octubre de 1963. Como resultado, fue condenado a muerte por primera vez en Marruecos en rebeldía.

La Tricontinental en La Habana


Esta visión geopolítica reforzó su solidaridad natural con la lucha por la liberación nacional del pueblo palestino y la de las fuerzas del progreso dentro del mundo árabe. Con este espíritu, denunció en una conferencia celebrada en El Cairo en abril de 1965 la complicidad israelí con el régimen del apartheid y el colonialismo portugués en África. No fue sorprendente saber después que el Mossad israelí participó activamente en su desaparición en complicidad con el régimen marroquí.

Primero en 1960 y luego en 1963, se vio obligado a exiliarse por estar involucrado en supuestos complots contra el poder marroquí. Fue condenado a muerte, por segunda vez, en rebeldía.

Luego trabaja, en nombre de su partido, la Unión Nacional de Fuerzas Populares (UNFP), para profundizar los lazos de solidaridad con los diversos movimientos de liberación nacional en el mundo y con sus líderes. Se convirtió en el interlocutor de Nasser, Sékou Touré, Ho Chi Minh, Castro, Mandela y Osendé Afana. Forma parte de la secretaría permanente de la Organización de Solidaridad de los Pueblos Afroasiáticos (OSPAA), después de haber presidido la comisión sobre neocolonialismo de la Conferencia de los Pueblos Africanos.

A partir de ese momento, se sintió con fuerza la necesidad de extender esta solidaridad a un tercer continente, América Latina. Fue en mayo de 1965, en la cuarta conferencia plenaria de la OSPAA, celebrada en Ghana, cuando se tomó la decisión de fijar la fecha y el lugar de la conferencia de solidaridad de los pueblos de África, Asia y América Latina (la Tricontinental): será en La Habana en enero de 1966. Se confió a Mehdi Ben Barka la presidencia del comité organizador, reconociendo así su capacidad como negociador y árbitro indispensable entre Moscú y Pekín.

En el verano de 1965 realizó numerosos viajes a Cuba y Asia, particularmente a China y Japón, donde habló en la Conferencia contra las Armas Nucleares de Nagasaki. En septiembre de 1965 se decidió el orden del día de la Tricontinental y se lanzó un llamamiento mundial: "La solidaridad entre los pueblos de África, Asia y América Latina ya es una realidad firmemente establecida desde hace mucho tiempo. Ya existe un estrecho vínculo entre los pueblos de los tres continentes. Todos ellos tuvieron que enfrentarse a los mismos problemas. Todos se han visto amenazados por los mismos peligros de opresión, agresión e intervención armada. Nuestros pueblos, que durante muchos siglos han sufrido explotación y humillación, condenados a ser países atrasados, poseen grandes recursos que solo se han explotado hasta la fecha para garantizar la opulencia y el bienestar de los explotadores imperialistas, una minoría privilegiada. Estamos decididos a poner fin a estas anomalías que han sido la causa de muchas plagas que los seres humanos han sufrido durante mucho tiempo. No hay fuerza mayor que la del pueblo cuando decide ser libre e independiente y quiere la paz”.

La Conferencia Tricontinental se celebró en La Habana en enero de 1966 pero sin quien tanto trabajó por su éxito.

Convertido en el principal objetivo de las fuerzas que se oponían a su lucha, a instancias del régimen marroquí fue detenido el 29 de octubre de 1965 en París por policías y un agente de los servicios secretos franceses, entregado a mafiosos y policías marroquíes y a un ministro con la connivencia y apoyo logístico de los servicios israelíes y estadounidenses. Este crimen es dolorosamente sentido por el pueblo marroquí y la opinión pública del mundo.

Incluso hoy, más de cincuenta y cinco años después, la razón de Estado, ya sea francesa, marroquí o de otro tipo, sigue siendo un obstáculo importante para el establecimiento de toda la verdad sobre su destino.

(*) Publicado en POLÍTICA, la revista de Izquierda Republicana

En esta sección

Hay que ensanchar en Cuba la democracia socialistaNi una menos, siempreSalvemos DoñanaMehdi Ben Barka, una vida de compromiso con los valores universalesRespondiendo a Vox y a su Ley de la Concordia 'Memoria Histórica, amenaza para la paz en Europa'

Del autor/a

Mehdi Ben Barka, una vida de compromiso con los valores universales