Lucha de Pases

¿Por qué las energéticas siguen privatizadas? Iberdrola, Endesa y Naturgy son un oligopolio que gobierna el 90% de lo que se cuece en las alturas y fija los precios como quiere

Ángel Cappa 23/07/2021

“La propiedad privada es un derecho secundario”
Papa Francisco


Felipe González, que ya en su juventud vivía intensamente su amor por el neoliberalismo, inició la tarea depredadora de privatizar todos los bienes comunels que se le cruzaban en su camino hacia la gloria capitalista.

José María Aznar, “esa poquedad”, según Vázquez Montalbán, tomó el relevo para arrasar con lo que quedaba hasta lograr que la economía de mercado sea una, grande y libre para los empresarios que se precien.

La casualidad y el destino quisieron que ambos, una vez fuera del gobierno, hicieran girar las puertas para entrar precisamente en esas compañías que habían traspasado del pueblo a bolsillos privados.

Podemos decir muchas cosas de los empresarios pero no que sean desagradecidos. Tanto el “socialista” Felipe como el “pepero“ José Mari fueron generosamente recompensados por los servicios prestados y sentados en cómodos sillones de asesores.

No paró ahí la agradecida generosidad de los empresarios de la modernidad y muchos otros ministros y funcionarios, indistintamente de su etiqueta política, recibieron y reciben las caricias del amo con regalos que colman sus corazones y sus bolsillos.

Bien. Se puede entender, aun sin compartirlo, por supuesto, que la España pos-franquista y neo-franquista cometiera esos pecados de ansiedad por sumarse a una comunidad europea hecha a modo y semejanza de la nueva y pujante élite dominante.

Pero inevitablemente resurge la pregunta inicial: ¿por qué las compañías energéticas siguen privatizadas?

EL CAPITALISMO LO MERCANTILIZA TODO PERO... ¿Y UN GOBIERNO PROGRESISTA?

No está demás recordar que estas empresas cumplen servicios sociales imprescindibles para vivir dignamente. Y que eran y son bienes comunes, es decir de todos.

El capitalismo lo mercantiliza todo pero… ¿y un gobierno progresista? Si bien no deja de ser capitalista, al menos, se supone, aspira a un capitalismo amable, no tan feroz. Incluso tiene a su favor la Constitución que en dos artículos (33 y 128) prioriza el bien común y los servicios sociales ante la propiedad privada.

Sin recurrir a Marx, que ya sabemos cómo se las traía, el papa Francisco ha recordado que la doctrina social de la Iglesia Católica sostiene que “junto al derecho a la propiedad está el más importante y anterior principio de la subordinación de toda propiedad privada al destino universal de los bienes de la tierra y, por lo tanto, el derecho de todos a su uso”.

Juan Pablo II, no Engels que era un radical revoltoso, dijo también hace cuarenta años que “la tradición cristiana no ha sostenido nunca este derecho a la propiedad privada como absoluto e intocable”.

Queda claro, por lo tanto, que el gobierno de Pedro Sánchez es mucho menos papista que el Papa. Y tan capitalista como los mayores privatizadores del reino: don Felipe y don José María.

IBERDROLA, NATURGY Y ENDESA, UN SOLO CORAZÓN

Esta santísima trinidad del mercado forma un oligopolio con todas las de la ley. Gobiernan el 90% de lo que se cuece en las alturas, fijan los precios como quieren y llenan los bolsillos de sus accionistas en la misma medida en que vacían los del resto de los menos iluminados.

Los consejeros de las tres principales empresas energéticas se repartieron en 2020 más de 32 millones de euros, un 5% más que en 2019.

Iberdrola y Endesa tuvieron en 2020 una ganancia neta de 5.000 millones de euros, un 36% más que el año anterior. No hay virus que las detenga. Naturgy, para no ser menos, entre enero y marzo de 2021 se embolsó 383 millones de euros de beneficio. Triplicó lo recaudado en el mismo período de 2020.

A todo esto, a raíz de la crisis actual del capitalismo, acentuada por la pandemia, las clases populares perdían empleos, capacidad adquisitiva, futuro y esperanza.

El gobierno progresista acudió rápidamente en ayuda de los desheredados y anunció que bajaba el IVA de los recibos de la luz del 21 al 10%.

¿Cuánto significó el aumento del precio de la luz? Un 34% más o menos. Y ¿cuánto significará la rebaja del IVA? Un 6 y algo por ciento. ¿Entonces? Si se baja el IVA el gobierno recauda menos y tendrá menos para servicios sociales. Es decir, la rebaja del IVA es por cuenta de los propios afectados. No me digan que no es difícil entender el progresismo del gobierno progresista.

LA PROPIEDAD PRIVADA ABSOLUTA E INTOCABLE

Para resumir. La propiedad privada de las energéticas es intocable y los usuarios tienen el derecho de apagar la luz, no usar los electrodomésticos ni la calefacción en invierno y ducharse con agua fría si quieren defenderse de este abuso. Como el soldado que no se puso el abrigo en pleno invierno cuando le tocó estar de guardia para fastidiar al sargento que lo maltrataba.

Vuelvo a la pregunta original. ¿Por qué el gobierno progresista no recupera las empresas energéticas, un bien común, teniendo todo a favor? Y además ¿por qué les permite que hagan y deshagan a placer y abusen de los usuarios?

Es cierto, una vez más, que solo el pueblo salvará al pueblo pero si seguimos a oscuras va a ser cada vez más difícil.

Publicado en el Nº 346 de la edición impresa de Mundo Obrero julio-agosto 2021

En esta sección

Sira Rego responde al ministro Escrivá: 'Extender la edad de jubilación es precariedad'Yolanda Díaz, una ministra comunista al servicio de la clase trabajadoraSobre riders y congresos de CCOO: un sindicalismo de clase y sociopolítico para organizar espacios de solidaridadEl negocio de la necesidadLa frágil industria española: subalterna, dependiente y periférica (y 4)

Del autor/a

Píldoras que dejaron las vacaciones¿Por qué las energéticas siguen privatizadas?El odio de clase y la bandera de ColónTambién nos roban las palabrasPara no pensar como el amo