La lectura contra el miedo y la soledad

Francisco Vélez Nieto. / Escritor y crítico literario 13/09/2021

"La política y la suerte de la raza humana son formadas por hombres sin ideas y sin grandeza. Aquellos que tienen grandeza dentro de sí mismos no hacen política"
Albert Camus


Albert Camus publicó en 1947 La peste, una de sus grandes novelas, obra de una actualidad latente como muestra su contenido. Autor de rica prosa y sólida sustancia literaria y crítica con la sociedad de su tiempo, perenne para tener un espacio de todo tiempo en el que sumirse en su lectura. Una historia natural sobre la peste, veneno que hace temblar y encontrar el espejo de contenido que tanto se asemeja a la pandemia que en Europa padecemos. Su lectura la considero una necesidad. Ya señalo como ha transcurrido más de medio siglo, por lo que no se puede manifestar que La peste es una copia magnífica de lo que padecemos. Sin embargo, siendo tal la semejanza de la narración bien sería muy justo un hueco pequeñito que se tomaran del sermón sin descanso en el rosario de recetas de “no hay ejército que pueda detener la fuerza de una idea cuando llega a tiempo”. Cocina a la que con insistencia diaria estamos invitados, incluidos los millones de parados, los “menos afortunados”, más claro, los miserables semejantes a los de Víctor Hugo que también viven y padecen en el país. Pero España es así. Bueno, no España sino los que se dedican a formarla. Les basta al parado y la parada a decir. “Yo no soy matemático ni albañil pero tengo escrita una receta de cocina”.

No importa o no debe importarnos mucho. Nosotros, los que divulgamos la buena lectura, no desfallecemos y con La peste podemos invitar a la lectura de Camus que, dicho sea de paso, vivió los mejores años de su vida compartiéndola con María Victoria Casares Pérez, una actriz española de teatro y cine que triunfó en el exilio en Francia, donde residió desde su juventud a raíz del exilio de su padre, el político Santiago Casares Quiroga que había sido ministro y Jefe de Gobierno de la República bajo la presidencia de Manuel Azaña.

Desde la llegada de esta maldita pandemia, con la clausura involuntaria, me pregunto cómo han empleado y emplean las horas y los días sin ser apresados por el aburrimiento de no saber qué hacer los que no son dados a la lectura. Y he vivido respuestas a mis reseñas y crítica de libros, agradeciendo el haber sido invitados a la aventura de la palabra escrita, a tener un libro abierto entre las manos no solamente para espantar las horas de aburrimiento sino también para descubrir que el libro es el mejor calmante contra la soledad. Un libro es un amigo que, si se sabe elegir bien la lectura, jamás nos engañará en esta clausura involuntaria.

“Pero habría que vivir de otra manera. ¿Y qué quiere decir vivir de otra manera? Quizá vivir absurdamente para acabar con el absurdo, tirarse en sí mismo con una tal violencia que el salto acabara en los brazos de otro”
Julio Cortázar


Al final de la batalla y muerto el enemigo. Demasiadas actitudes nos pueden preguntar cómo nos fue el encierro. Absurdamente. Me leí El Quijote tres veces y, como enfrentamiento con el enemigo, me he prometido leerlo de nuevo. Y siempre es diferente. Pero no un absurdo buscando el burro del bueno de Sancho. «Este libro descubre que vivimos una realidad global pero con miradas locales y eso es muy peligroso, tanto como sería conducir viendo sólo los próximos diez metros”, como señala Emilio Lamo de Espinosa, Premio Espasa Calpe del año que corre.

En esta sección

El voluntarioLa Memoria Democrática contada viñeta a viñetaParia en un lado, forastero en el otroAlfonso Zapico: 'Tenemos un compromiso moral de dibujar la memoria histórica'Patricio Manns

Del autor/a

El voluntarioEl truco de los espejosLa lectura contra el miedo y la soledadLa lectura es la fortuna de nuestra propia supervivenciaLa buena literatura en televisión