Autor de ¡No pasarán! Biografía de Dolores Ibárruri, PasionariaMario Amorós: 'Pasionaria representa la Historia a la que pertenezco con orgullo'

Gema Delgado. Subdirectora de Mundo Obrero 24/09/2021

Foto: Francisco Amorós
Mario Amorós (Alicante, 1973), periodista, doctor en Historia y colaborador de Mundo Obrero desde 1997, vuelve a sorprendernos con su último libro: ¡No pasarán! Biografía de Dolores Ibárruri, Pasionaria (Ediciones Akal). En la Fiesta del PCE, su nieta, Dolores Ruiz-Ibárruri Sergueyeva, Enrique Santiago y él presentarán esta obra de 608 páginas, que se apoya en una documentación ingente e inédita y reproduce cincuenta fotografías y documentos; entre otros, cartas de Pasionaria a Stalin, Mao Tse-Tung, Fidel Castro o Salvador Allende.

Amorós es autor de veintitrés libros, entre los que se encuentran las biografías de Allende, Pablo Neruda o el sacerdote valenciano Antoni Llidó (víctima de la dictadura de Pinochet); la historia colectiva de los hermanos Montalbán Gámez y Moya Sánchez, destacados militantes del PCE y CCOO en Valencia desde los años 60 (El hilo rojo), El correo del exilio (sobre La Pirenaica) o el único trabajo monográfico sobre la Querella Argentina: Argentina contra Franco.

Con este libro, como escribió Víctor Manuel y cantó Ana Belén, Dolores vuelve a caminar por las calles de Madrid con palabras “cargadas de futuro” y, como le canta Lucía Sócam, “conquistando la primavera con pasión de libertad”…

GEMA DELGADO: La biografía de Pasionaria ha llegado a las librerías a principios de septiembre y se presentará en la Fiesta del PCE en el año de su centenario. Imagino que no es casualidad…
MARIO AMORÓS:
Así es. Desde que empecé a pensar en este trabajo, hace cinco o seis años, y desde que hace tres inicié la labor de investigación histórica en los treinta y cinco archivos y bibliotecas que he consultado tenía como horizonte la conmemoración del centenario de la fundación del Partido. A lo largo de 2021 están apareciendo diferentes publicaciones que examinan su evolución histórica y espero que esta biografía sea acogida como una contribución importante.

G.D.: ¿Por qué otra biografía de Pasionaria? ¿Y cuál era el objetivo que te planteaste con este libro?
M.A.:
Se han publicado muchos trabajos, de todo tipo y orientación, sobre Dolores Ibárruri y los incluyo prácticamente todos en el capítulo de bibliografía. Ella misma escribió sus memorias en dos volúmenes. Hasta ahora, los más relevantes eran las biografías de los historiadores Rafael Cruz (1999) y Juan Avilés (2005) y el ensayo de Manuel Vázquez Montalbán (1995), pero vieron la luz hace ya muchos años. He pretendido escribir una biografía muy exhaustiva y rigurosa, que se apoya esencialmente en la documentación del Archivo Histórico del PCE, en sus publicaciones periódicas (he revisado la colección completa de Mundo Obrero y Nuestra Bandera hasta 1978, así como L’Humanité y L’Unità), en una bibliografía amplísima y, además, en el archivo personal de Dolores, que conserva su nieta. Está formado por más de 150 cajas, con decenas de miles de páginas bien clasificadas: correspondencia, artículos de prensa, discursos, informes políticos, folletos y libros en varios idiomas, documentación y objetos personales, notas manuscritas, centenares de fotografías… Se trata de una documentación imprescindible para escribir la biografía de Pasionaria (y también la historia del PCE) y soy el primer historiador que ha podido revisarla al completo y citarla de manera profusa.

G.D.: ¿Cómo ha sido la relación con la familia de Dolores en este trabajo?
M.A.:
En enero de 2016, contacté por primera vez con su nieta Lola para exponerle mi deseo de consultar su archivo de cara a la preparación de una biografía e inicié poco a poco, de manera paralela a otros proyectos, la revisión de la documentación del Archivo Histórico del PCE. En diciembre de 2018, le regalé a Lola un ejemplar de mi biografía de Pablo Neruda, a quien conoció en Moscú durante su infancia y de quien guarda un recuerdo muy grato, para que viera una muestra de mis trabajos. Y poco tiempo después empecé la lectura y revisión de la documentación tan valiosa que ella conserva y que se refiere no solo a Dolores, sino también a sus hijos, principalmente Rubén y Amaya, Julián Ruiz y quien fuera su pareja desde 1937 hasta 1943: el camarada Francisco Antón. Por ejemplo, las fichas autobiográficas que Rubén, Amaya, Julián y Antón redactaron para la Internacional Comunista son un material histórico muy valioso, permiten precisar numerosos detalles. Y es especialmente conmovedora la documentación relativa a la muerte de Rubén el 3 de septiembre de 1942, durante los primeros días de la batalla de Stalingrado. Además, he podido leer y citar las memorias inéditas de su hija Amaya, quien falleció en diciembre de 2018.

G.D.: Después de todo este tiempo de búsqueda y documentación. ¿Hay algo que te haya sorprendido en este buceo por la historia?
M.A:
Ha sido especialmente interesante reconstruir los primeros años de su vida en Gallarta y, tras su matrimonio con Julián Ruiz en febrero de 1916, en Muskiz. Su anhelo frustrado de ser maestra y sus tres años de trabajo como empleada doméstica; en este punto, he contactado con el nieto de una de las familias para las que trabajó entre 1913 y 1916, que me ha aportado una documentación importante. También su militancia en el PSOE desde fines de 1917 hasta que, como miembro de la Agrupación Socialista de Somorrostro, participó en el proceso de fundación del PCE desde 1920. Aquellos años veinte de miseria y represión política o su llegada a Madrid, sola, el 30 de septiembre de 1931 para trabajar, precisamente, en la redacción de Mundo Obrero. Sus artículos en múltiples periódicos durante la II República y la guerra civil…

También he precisado, por ejemplo, su papel en la despedida de las Brigadas Internacionales en el otoño de 1938, en la que no tuvo un protagonismo especial: el bello texto tantas veces citado no fue un discurso en el desfile de Barcelona, como suele señalarse, sino un mensaje escrito. A fines de aquel mismo año, fue publicado por el Partido Comunista Francés en un folleto en español, francés e inglés y reproducido de nuevo por el PCF en el invierno de 1939. Hay mucha confusión al respecto en innumerables publicaciones y espero haber contribuido a aclararla.

En fin, se trata de una biografía muy exhaustiva, en la que cito decenas de artículos y discursos de Pasionaria, he consultado las actas de algunas de las reuniones más importantes del Comité Central y del Buró Político (después Comité Ejecutivo) del Partido y cito su correspondencia con personalidades españolas y extranjeras y una inmensa bibliografía. He intentado relatar con sumo detalle su papel también durante la guerra civil, la Segunda Guerra Mundial, el exilio y la Transición, hasta su muerte en 1989.

G.D.: Tu anterior biografía se refirió a Pinochet. ¿Cómo se aproxima uno a personajes históricos tan conocidos, simbólicos y antagónicos como el ex dictador chileno y la líder comunista más carismática e internacional que hemos tenido?
M.A.:
Desde las herramientas del historiador: el trabajo con la documentación de los archivos, la investigación y el análisis honesto y riguroso y la aspiración a aportar elementos nuevos al conocimiento del pasado. En el caso de la biografía de Pinochet, es un trabajo necesario en un momento en el que en Chile la ultraderecha intenta recuperar su figura y salvar su legado (el modelo neoliberal) en pleno proceso de elaboración de la nueva Constitución. Ha sido un libro muy bien acogido allí.

En el caso de Pasionaria, evidentemente para mí, nieto e hijo de militantes del PCE y militante también yo mismo, es una figura especial, que representa la Historia a la que pertenezco con orgullo. Pero esto no me ha impedido abordar también los aspectos más difíciles y complejos, porque de lo contrario habría escrito una hagiografía.

G.D.: ¿Dolores vive?
M.A.:
Pasionaria fue la mujer que simbolizó la militancia comunista en el siglo XX. Su biografía, que se funde con la historia del Partido, muestra la contribución de los comunistas a la evolución democrática de España: la formación del Frente Popular; la defensa de la República durante la guerra nacional-revolucionaria; la participación destacada en la derrota del nazi-fascismo en la II Guerra Mundial; la larga lucha de tantas y tantos camaradas contra la dictadura y por la democracia, año tras año, caída tras caída, a un precio en vidas, cárcel, torturas, sacrificios y sufrimiento que ninguna otra fuerza política puede presentar.

La historia de España en el último siglo no puede explicarse sin el papel del PCE y Dolores simboliza ese hilo rojo, esa historia comunista, llena de futuro, que tenemos que conocer, cuidar y traspasar a las generaciones más jóvenes.

Publicado en el Nº 347 de la edición impresa de Mundo Obrero septiembre 2021

En esta sección

Bond también hubiera muerto empalmadoPresentación y coloquio en torno al libro (Akal) '¡No pasarán! Biografía de Dolores Ibárruri, Pasionaria', de Mario AmórosDinero y literatura cogidos de la mano en el Premio PlanetaCazar a Angela DavisMovilizaciones contra las privatizaciones en la Universidad de Granada

Del autor/a

La Fiesta de los abrazosAlfonso Zapico: 'Tenemos un compromiso moral de dibujar la memoria histórica'Mario Amorós: 'Pasionaria representa la Historia a la que pertenezco con orgullo'¿De qué ha servido la monarquía en España?Juan Diego: 'Me llena de alegría tener lo nunca soñado: ¡una Ministra de Trabajo comunista! ¡Es la hoooostia!'