Prólogo del libro de Luis-Lucio Lobato 'El futuro acaba hoy', editorial AtrapasueñosLa memoria de la dignidad

José Manuel Martín Medem. Director de Mundo Obrero 24/09/2021

El futuro acaba hoyLuis-Lucio LobatoAtrapasueños

El libro se presentará el día 25 de septiembre a las 16:45 h. en la Fiesta del PCE, con José Manuel Martín Medem, periodista y director de Mundo Obrero, Mauricio Valiente, responsable de memoria democrática del PCE y familiares del autor.

Publicar esta novela era una obligación. El deber de la memoria porque -como nuestro camarada nos recuerda- “entender el ayer es prever y anticiparse al mañana”.

Tenemos aquí el relato estremecedor y emocionante de los maltratados por el terror de la dictadura franquista que hicieron de la cárcel (“enjaulados como fieras apresadas en manada”) la resistencia de la dignidad.

Demasiado tiempo hemos tardado en poder leer esta novela imprescindible. De las que dan sentido a la investigación de los historiadores con la minuciosidad cotidiana de las prisiones en las que los enjaulados querían creer que “los aliados nos liberarán”.

Es además una buena novela, muy bien escrita, con una narración cosida mediante los diálogos de los encarcelados que son una lección de historia, humanidad y coraje sin prescindir de las sutilezas. “Cuando la lucha contra la adversidad -nos explica el autor- pide a los hombres que lo sean cada día un poco más y son capaces de crecerse para ser superior a ella y vencerla, ese esfuerzo que tensa su espíritu les hace a la vez más sensibles a las emociones puras que yacen dormidas cuando la rutina llega a condicionar el ánimo”. Un ánimo que tenía el combustible de las mujeres encarceladas fuera de la prisión que multiplicaban el amor, el sacrificio y la solidaridad como esta novela nos cuenta con un profundo reconocimiento.

Entre el terror y el hambre, el instinto de dignidad caracterizaba a los prisioneros de la dictadura cuyos relatos deberían formar parte de una auténtica educación para la democracia.

Un sufrimiento encarnizado por la crueldad de los carceleros y el agobio del hambre y de los piojos: “El hambre era como los piojos. Nunca los podías eliminar definitivamente pero había que matarlos un poco cada día para no ser devorados por su acoso”.

Esta es una novela sobre la dignidad de los que padecieron el encarcelamiento y todavía no han sido liberados por un auténtico reconocimiento histórico.

Publicado en el Nº 347 de la edición impresa de Mundo Obrero septiembre 2021

En esta sección

Bond también hubiera muerto empalmadoPresentación y coloquio en torno al libro (Akal) '¡No pasarán! Biografía de Dolores Ibárruri, Pasionaria', de Mario AmórosDinero y literatura cogidos de la mano en el Premio PlanetaCazar a Angela DavisMovilizaciones contra las privatizaciones en la Universidad de Granada

Del autor/a

Petición de reunión urgente del Consejo de Administración de RTVE por el veto a la información sobre el SáharaComisión de la Verdad en MéxicoLa memoria de la dignidadBiden contra Perú y Colombia¿El final de la OEA?