Escritor y actorCarlos Bardem: 'Recomiendo leer como acto de rebeldía, como reducto de humanidad en un mundo dominado por la prisa y lo instantáneo'

Joaquín Recio Martínez. Editorial Atrapasueños 25/09/2021

El asesino inconformistaCarlos BardemPlaza & Janes

Tras el éxito de Mongo Blanco, Carlos Bardem regresa con El asesino inconformista, una novela política de amor, humor y muerte que ha presentado por algunos rincones de la geografía española como Gijón, Cádiz, Madrid o Málaga. De su entrega a la literatura da cuenta su pasión por encontrarse con el público en torno a su obra y abrir temas o debates a partir de la misma. Pasión que también suscitó su anterior trabajo, Mongo Blanco, que ya va por su octava edición, y sigue produciendo admiración y atractivo para un amplio abanico de lectores, ya que con esa novela sobre el esclavismo ha despertado el interés en más de un neófito en esto de la historia.

Esta nueva novela es muy diferente. Esta es su carta de presentación: Fortunato es un asesino a sueldo, culto, elegante y discreto. Cuando se le encarga que elimine a una política corrupta, recuerda su infancia y juventud, cómo sintió crecer la violencia dentro y qué hizo para controlarla y usarla, según él, en beneficio propio y de los demás. Pero esta educación sentimental es solo el principio de un viaje que le llevará por los escenarios más oscuros y violentos de nuestra sociedad y le hará replantearse su papel en ella. Una odisea de décadas por Madrid y escenarios como Nueva York, Zanzíbar, Bagdad, Estocolmo o Marruecos. Y es también la historia de un asesino enamorado, la radiografía de una pareja.

El autor y actor responde a Mundo Obrero desde Colombia, donde vivirá por unos meses para participar en un rodaje cinematográfico.

JOAQUÍN RECIO: En primer lugar un abrazo para ti y para toda tu familia por el reciente fallecimiento de tu madre, nuestra Pilar. Creo que ha sido una despedida maravillosa la que recibió con esa marea de afectos que inundaron las redes.
CARLOS BARDEM:
Muchas gracias. La verdad es que fue emocionante sentir el calor y la admiración de tantísima gente por mi madre, lo que Pilar Bardem representaba para miles de personas: una mujer luchadora, solidaria, consecuente, rebelde hasta el final frente a las injusticias. En una sociedad en la que abundan los tibios, en la que todo se relativiza, entender que hay y habrá siempre referentes sólidos como mi madre es una ventana a la esperanza, a soñar. Y para nosotros, sus hijos, todo este reconocimiento ha sido inspirador y consolador.

J.R.: ¿Por qué has escrito una novela así? A simple vista parece facilona en su confección, o en sus contenidos, en comparación a Mongo Blanco, pero nada más lejos de la realidad. Hay trama o tramas…y un estilo muy propio.
C.B.:
No creo que sea una novela más fácil, sino muy distinta. Y muy ambiciosa en su concepción. Hay varias novelas en ella y creo, sinceramente, que todas funcionan y convierten a “El Asesino Inconformista” en un juego literario apasionante. Mezclo géneros para subvertirlos, mestizarlos, incluso negarlos. Hay novela negra pero el protagonista, el héroe y antihéroe, es un asesino. Y las víctimas son políticos corruptos, así que no mata inocentes y menos cuando piensas que la corrupción mata inocentes. No hay policías investigando, si acaso cloaqueros tapando cosas, así que escapa al maniqueísmo del “noir” patrio. También es una historia de amor, profundo, romántico. Y una novela generacional para los que vivimos el tardofranquismo y la Transición como niños. Hay también escenarios propios de un libro de viajes. Pero todas estas líneas y piezas al final encajan para construir un relato que tiene mucho de político y sociológico sobre las ultimas décadas de nuestro país, una sátira. Y las sátiras pueden ser en parte divertidas pero, sobre todo, son crueles.

J.R.: Estamos en el centenario de Fernando Fernán Gómez, quien decía que el trabajo de actor lo hacía medio bien y cuando no actuaba tenía como hobby la escritura. ¿Es tu caso?
C.B.:
Fernán Gómez era un genio absoluto, actuando y escribiendo. Lo que diga va a misa… ¡Jajaja! Para mí actuar y escribir son dos caras de la misma pasión, contar historias. No pongo ninguna sobre la otra.

J.R.: Volviendo a la novela, hay más de un lector que se pregunta ¿Fortunato existe?
C.B.:
Podría existir. Quizás no tan fascinante como Fortunato, pero supongo que a nadie asombraría la existencia de ejecutores cuando gran parte de la política de este país tiene tintes mafiosos y cuando está perfectamente documentada la existencia de cloacas y muertes sospechosas vinculadas a las tramas de corrupción. Yo solo me he dado el gusto de fabular sobre la realidad.

J.R.: La realidad social y política de España está en el trasfondo de la novela. ¿La ficción en este caso supera la realidad?
C.B.:
La realidad siempre supera a la ficción, pero a veces hace falta la ficción para desnudar la realidad que no quieren que veamos.

J.R.: El asesino inconformista ya tiene un buen número de lectores…¿con qué te quedarías de las impresiones y las valoraciones del público? ¿y de la crítica especializada?
C.B.:
Estoy feliz con la reacción de crítica y lectores. Muy buenas ambas. Y que la gente reciba con tanta alegría, por muy bien creado que este el personaje y sus tramas, la existencia de un asesino de corruptos debería hacernos reflexionar sobre el hartazgo lógico de muchas personas ante los que sienten, sentimos, como la impunidad de los poderosos. “El Asesino Inconformista” es también mi particular rebeldía frente a esa sensación de impunidad. Mi non serviam.

J.R.: El año pasado, en pleno confinamiento y tras la movilización por las ayudas a la cultura, el Ministro competente hizo promesas que no llegaron a puerto. ¿Qué esperas de este nuevo ministro? ¿Seguimos peleando por el IVA de la cultura o esto ya no se pide porque no hacen caso?
C.B.:
La cultura, tristemente, no es una prioridad para nadie en la política española. No hay mas que ver su dotación presupuestaria y compararla con los países a los que queremos equipararnos. Yo no espero nada de nadie, la verdad. Está pendiente el día en que llegue la gran y necesaria huelga general de la gente de la cultura.

J.R.: ¿Nos podrías recomendar una novela para los lectores de Mundo Obrero?
C.B.:
Soy pésimo prescriptor de libros, nunca puedo elegir uno. ¿Por qué elegir uno? Yo recomiendo leer, como acto de rebeldía, como reducto de humanidad y, en un mundo dominado por la prisa y lo instantáneo, por el aceleracionismo neoliberal, como un refugio.

J.R.: ¿Te veremos pronto en la pantalla?
C.B.:
Tengo varios estrenos pendientes como actor: la serie Madres, la comedia Espejo o el thriller Centauro. Y siempre algo entre manos como escritor. Espero comunicar pronto noticias al respecto. ¡Salud!

Publicado en el Nº 347 de la edición impresa de Mundo Obrero septiembre 2021

En esta sección

Silvio Rodríguez: 'Era bastante lógico que en Cuba aparecieran expresiones de agotamiento'Mala nocheAntes de la revoluciónGrande, Almudena'Desde la línea' Joseph Ponthus

Del autor/a

Carlos Bardem: 'Recomiendo leer como acto de rebeldía, como reducto de humanidad en un mundo dominado por la prisa y lo instantáneo'Emisión en La2 de TVE del documental 'Lo posible y lo necesario' sobre Marcelino Camacho en el décimo aniversario de su fallecimientoManuel Vázquez Montalbán en ‘Mundo Obrero’¿Se puede decir adiós para siempre a un zurdo?Radical May: Feria virtual del libro político y radical