Un Estado Republicano, Federal y Solidario que reconozca el derecho de autodeterminación de los pueblos Resumen del discurso de Enrique Santiago, Secretario General del PCE, en el mitin central de la Fiesta del Centenario.

Mundo Obrero Redacción 26/09/2021

Bienvenidas a la fiesta anual del Partido Comunista de España, a la fiesta de nuestro centenario.

Envío nuestro cariño y solidaridad a todos los habitantes de la isla de La Palma, poniendo a nuestro partido a su disposición para ayudar a paliar los efectos de la erupción volcánica. Un gran abrazo de corazón.

El calentamiento global y la emergencia climática amenazan al planeta y a la humanidad como consecuencia del capitalismo, un sistema económico incompatible con la vida.

La crisis ecológica y medioambiental y el sistema capitalista que la origina son sin duda la principal contradicción de nuestra época. Solo la frenaremos si los pueblos y la juventud del mundo levantan solidas alianzas para la construcción de otro sistema de desarrollo respetuoso con el planeta que ponga la vida en el centro y termine con un capitalismo patriarcal incapaz de garantizar el bienestar a toda la población mundial y en particular a las mujeres, primera línea de la movilización contra las fuerzas reaccionarias.

La acumulación de riqueza por una minoría privilegiada y la privación de derechos a las mayorías son los mayores riesgos para la supervivencia de la humanidad y del planeta y solo pueden ser conjurados construyendo sociedades que renuncien a la explotación y defiendan el bien común, sociedades socialistas.

No es aceptable que la comunidad internacional, en lugar de dedicar sus esfuerzos a la construcción de un nuevo orden mundial, sostenible social, económica y ambientalmente, siga soportando brutales intervenciones imperialistas. Es inaceptable la nueva guerra fría que está organizando Estados Unidos para imponer su unilateralismo al mundo, señalando como nuevo enemigo a la República Popular China, un país que trabaja por el multilateralismo y las relaciones pacíficas y de cooperación entre los pueblos.
Reivindicamos un mundo multipolar en paz, pleno de solidaridad entre los pueblos, donde se respete la soberanía de todas las naciones y se prohíban las agresiones contra los países que construyen sociedades alternativas.

Un nuevo pacto constituyente que no pueda ser vulnerado como el de 1978

La entrada de Unidas Podemos en el gobierno de España y el regreso de comunistas al Consejo de Ministros ha coincidido con la peor pandemia de los últimos cien años. La crisis sanitaria ha provocado una grave crisis económica, social y laboral que ha empeorado las condiciones de vida de las clases trabajadoras.

Han resistido mejor los países que contaban con sistemas públicos de cuidados más sólidos, que no eran necesariamente los países más ricos sino los que orientaron sus recursos a la atención de los más vulnerables. Resisten mejor las sociedades que frenan a quienes pretenden hacer prevalecer sus privilegios sobre el interés colectivo.

En tiempos de pandemia las políticas neoliberales son una mayor amenaza contra la seguridad de la humanidad. La principal obligación política y ética de la comunidad internacional es garantizar la debida atención sanitaria, el libre acceso gratuito a las vacunas, un reparto justo, la prohibición de su acaparamiento y la permanente liberación de sus patentes.

España sigue inmersa en una profunda crisis de régimen, arrastrando muchos de los problemas que el gran Julio Anguita advirtió: la falta de separación entre la Iglesia y el Estado, las dolorosas consecuencias del Tratado de Maastricht y el incumplimiento de los derechos recogidos en la Constitución.

Los contenidos constitucionales del Estado Social y Democrático nunca se desarrollaron ni cumplieron debidamente e incluso fueron arrinconados desde que las políticas neoliberales se impusieron a los pueblos de Europa como la única opciòn posible. El PCE siempre ha mantenido que estas políticas son incompatibles con los contenidos de la Constitución.

Mantenemos que sus promotores han roto el pacto de la transición, al incumplir las normas constitucionales que debían garantizar el disfrute de los derechos sociales y económicos por nuestro pueblo.

España necesita un nuevo pacto constituyente que no pueda ser vulnerado como el de 1978, que permita avanzar hacia un Estado Republicano, Federal y Solidario que reconozca el Derecho de Autodeterminación de los pueblos y que garantice a todas las personas el pleno ejercicio de todos los derechos civiles y políticos y el amplio disfrute de los económicos y sociales.

Para ello, el PCE siempre ha estado y estará dispuesto a alcanzar acuerdos, incluso cediendo en sus reivindicaciones, para mejorar las condiciones de vida de las clases trabajadoras pero sin renunciar nunca a nuestro horizonte estratégico de construcción del socialismo.

El único gobierno con la izquierda transformadora en la Unión Europea


La crisis del modelo social y de Estado, iniciada con la debacle económica y social de 2008, sigue hoy abierta sin que las fuerzas conservadoras hayan conseguido imponer una salida conforme a sus intereses.

El centenario del PCE nos recuerda que nuestro partido se convirtió en un actor decisivo cuando su trabajo fue reconocido como un instrumento al servicio de los grandes cambios que la sociedad reclama.

Las alianzas políticas y sociales de las y los comunistas no responden a una táctica coyuntural o a meras previsiones electorales sino que son fruto de nuestro pensamiento estratégico. Se trata de unir acumulando fuerzas en torno a programas, tanto con componentes rupturistas como reformistas, siempre que sirvan para poner en marcha medidas concretas que mejoren las condiciones de vida de la mayoría social.

Las políticas de alianzas y la construcción de la unidad popular siguen siendo las más poderosas herramientas de los desposeídos.

Desde 2020 participamos en el gobierno de España a través de Unidas Podemos-En Comú Podem-Galicia en Común-Alianza Verde, tras alcanzar un acuerdo con el PSOE que dio lugar al único gobierno con la izquierda transformadora en la Unión Europea.

Sabemos que no estamos en un momento de ruptura política y que nuestro socio de gobierno no comparte nuestra visión del mundo ni el papel de la lucha de clases como motor del avance de la historia.

Cada medida del acuerdo de gobierno que se cumple es resultado de un intenso combate que libramos contra los privilegiados de siempre. Estamos recuperando para la clase trabajadora los servicios públicos y los derechos y las libertades recortadas durante los duros años de los ajustes neoliberales.

La presencia de Unidas Podemos en el gobierno también es la forma de impedir un gobierno de la derecha e incluso con la ultraderecha franquista ahora renacida electoralmente y que no oculta que quiere acabar con la democracia.

El PCE en defensa de la democracia

La presencia de Unidas Podemos en el gobierno ha desatado una desmesurada campaña anticomunista contra el PCE, también contra Izquierda Unida y contra Podemos y en general contra todas las personas que son nuestra referencia pública, acosadas, amenazadas y violentamente atacadas por el odio fascista.

Todo nuestro cariño y solidaridad para todas ellas y en especial para Pablo, Irene y su familia, víctimas de un cruel señalamiento político nunca visto en estos años de democracia.

El PCE se sitúa nuevamente en la primera línea de defensa de la democracia, las libertades públicas y los derechos humanos frente al fascismo liberticida, machista, homófobo, racista y lleno de odio de clase. Y para ello no desaprovechamos que después de ochenta años podamos convertir nuestras políticas en leyes. Ese proceso debe ir acompañado de la movilización social, imprescindible para avanzar hacia una democracia económica y social y para conseguir control público sobre los sectores estratégicos de nuestra economía, como el energético o el financiero.

Con nuestra presencia en el gobierno de España hemos levantando un gran escudo social para no dejar a nadie atrás y ahora lo queremos convertir en un mecanismo permanente de garantía de derechos en un Estado Social.

La presencia de Unidas Podemos en el gobierno ha servido para mantener millones de puestos de trabajo y evitar la destrucción del tejido económico.

Hemos creado nuevos derechos, como la eutanasia, y hemos recuperado otros que habían sido cercenados, como el derecho de huelga con la derogación del artículo 315 del Código Penal, además de la ley contra el cambio climático, la de protección a la infancia y la que limita la publicidad del juego. Y con la aprobación del aún incipiente Ingreso Mínimo Vital hemos generado un nuevo derecho que es necesario consolidar.

Sintamos el orgullo de haber conseguido todo esto, además de una subida del SMI de un 31% desde que Yolanda Díaz desempeña el Ministerio de Trabajo, lo que no habría sido posible sin la lucha de los sindicatos de clase.

Hacemos una especial mención al inmenso trabajo realizado por nuestras compañeras y camaradas en el Ministerio de Igualdad, construyendo nuevas leyes para alcanzar la igualdad real de las mujeres y las personas LGTBi y acabar con cualquier brecha de género en todos los ámbitos de la vida y toda forma de violencia contra las mujeres.

Superada la emergencia sanitaria, es tiempo de materializar otras importantes medidas del acuerdo de gobierno de coalición, como la ley que limite el precio de los alquileres, la reforma laboral que acabe con la temporalidad y la precariedad en el empleo y una reforma fiscal que incremente la recaudación sobre los beneficios empresariales y los grandes patrimonios.

Mantendremos la batalla contra el aumento del precio de la electricidad hasta que recuperemos la empresa pública privatizada por el bipartidismo a cambio de inmerecidas e indecentes retribuciones en los consejos de administración de las eléctricas. La energía es un derecho básico y no un objeto de especulación económica y para garantizarlo debe ser nacionalizada y permanecer bajo el control de toda la sociedad.

El PCE defiende que ante el auge de la intolerancia y el odio fascista es urgente ampliar las libertades públicas y la calidad democrática. Nuestra prioridad debe ser la derogación de la ley mordaza y de la ley de secretos oficiales, en vigor desde la dictadura, y aprobar una nueva ley de memoria democrática que acabe con la impunidad del franquismo y nos traiga por fin verdad, justicia, reparación y hoy más que nunca garantías de NO repetición.

Socialismo

Los pueblos poseen una poderosa arma, su capacidad de organizarse para protagonizar su historia. Luchando conjuntamente alcanzaremos todo lo que nos propongamos. La fraternidad construida en las luchas, que une a quienes aspiramos a una sociedad plena de justicia social, es el primer paso para avanzar hacia el socialismo.

Nos comprometemos a dar un nuevo impulso al espacio político que ha permitido que hoy la izquierda trasformadora en España sea un modelo a seguir. Nos sentimos orgullosas y orgullosos de contar con Unidas Podemos a herramienta que lo ha hecho posible,

Estamos comprometidos con la ampliación del proyecto verde, morado, rojo, arco iris, de unidad popular y convergencia política, fortaleciendo los nuevos liderazgos, sumando nuevos actores, feminizando nuestro discurso y trabajo, construyendo en torno a nuevas propuestas y garantizando más y mejor participación.

El PCE cumple cien años. Los y las camaradas que nos han precedido han protagonizado la organización de la clase obrera, la construcción de la República y la resistencia antifascista. Sufrieron persecución, tortura, exilio y muerte por estar del lado de las personas más débiles, los nadie. La democracia les debe mucho y aún no les ha rendido honores como merecen.

Estad seguros de que nuevamente este joven centenario partido hará todo lo posible y más para contribuir a acabar con cualquier forma de explotación de unos seres humanos por otros mientras continuamos caminando hacia un horizonte de justicia social, democracia plena y desarrollo sustentable al que llamamos SOCIALISMO.

En esta sección

Fundación del Sindicat Democràtic d’Estudiants de la Universitat de Barcelona (SDEUB), marzo de 1966. Declaración de Principios y ManifiestoDeclaración del Partido Comunista de España sobre los acontecimientos de las últimas semanas (marzo de 1965)Intervención de Fernando Claudín en el debate del Comité Ejecutivo celebrado en Praga. Marzo de 1964Gracias, Rivas-Vaciamadrid. ¡Hasta el año que viene!Rebeldía en Badajoz como homenaje a Matilde Landa

Del autor/a

Ecuador #LibertadParaJorgeGlas preso político del gobierno ecuatorianoCondenado a dos años de cárcel el empresario que intentó sobornar a la alcaldesa de IU en AcederaPresentación y coloquio en torno al libro (Akal) '¡No pasarán! Biografía de Dolores Ibárruri, Pasionaria', de Mario AmórosGenocidios: un crimen internacionalReelegido Unai Sordo como Secretario General de CCOO