Coraje, valentía y dignidad Resumen del discurso de Enrique Santiago, Secretario General del PCE, para conmemorar el centenario del partido.

Mundo Obrero Redacción 27/09/2021

El sistema llamado ‘capitalista’ descansa en la acumulación de las riquezas del planeta en minorías privilegiadas y un desigual reparto de escasos recursos entre las mayorías sociales.

Durante siglos este sistema, basado en la explotación de unas personas por otras, ha sido tremendamente injusto pero hoy es temerario y suicida.

La producción y el consumo irresponsables, guiados por el ansia de acumular hasta límites obscenos mucho más de lo que se puede disfrutar, han provocado el calentamiento global del planeta y la emergencia climática que hoy amenaza nuestra supervivencia.

El capitalismo ha negado derechos y privado a millones de personas de tener una existencia digna pero hoy es además una amenaza para la vida en el planeta.

A lo largo de la historia, mujeres y hombres de todo tipo y condición, trabajadoras, campesinos, profesionales, estudiantes o intelectuales, han cobrado conciencia de que estaban explotados, de que vivían en un sistema depredador que consentía la infelicidad de las mayorías.

Esa conciencia siempre ha devenido en organización, en ansia de cambiar esa realidad, en negarse a aceptar que la injusticia es el estado natural de las cosas.

Este año conmemoramos el centenario del Partido Comunista de España, un partido que nace de la entraña de la clase trabajadora de todos los pueblos de España, de la rebeldía de los pueblos explotados.

El poeta comunista Marcos Ana, encarcelado 23 años por el franquismo, decía que “vivir para los demás es la mejor manera de vivir para uno mismo”.

TRES VECES NOS HAN ILEGALIZADO Y PERSEGUIDO

El PCE desde su nacimiento formó parte de un proyecto colectivo de emancipación de toda la humanidad, la gran familia comunista internacional. Porque la patria de los comunistas es la humanidad.

En España, la democracia, los derechos y las libertades de que disfrutamos los conquistamos en duras luchas. Nuestra mayor desgracia histórica ha sido padecer a una de las oligarquías más reaccionarias de Europa. Imperial, inquisitorial, absolutista, militarista, dictatorial y fascista. Adoradores de cualquier sistema político situado en las antípodas de la democracia.

En cien años, cuatro veces ha tenido que ser legalizado nuestro partido. Porque tras su fundación tres veces nos han ilegalizado y perseguido.

Este partido centenario ha soportado guerra, dictadura y clandestinidad, tanto o más tiempo que disfrutado la democracia.

La cárcel, la tortura, la muerte, la persecución o el exilio son exámenes superados que nos acreditan como madres de la justicia social y padres de la democracia.

Gracias a tantas mujeres y hombres por tantos sacrificios. A quienes estáis aquí, a quienes ya no pueden acompañarnos porque se les fue la vida entre tanta lucha y a quienes fueron parte de este partido, hicieron su aportación y después optaron por otros caminos, a todas y todos os rendimos un sincero homenaje por vuestro coraje, trabajo, valentía y dignidad.

Lo más importante de este centenario no es nuestra inmensa hoja de servicios por la liberación de la clase trabajadora sino todo lo que nos queda por hacer.

Para desolación de las desbocadas falanges franquistas que resurgen desde las cloacas del odio y pretenden reescribir la historia mediante mentiras, nos comprometemos a seguir existiendo hasta que desaparezca el último explotador y se libere a la última persona explotada.

PROGRAMA, UNIDAD POPULAR Y MILITANCIA

En este largo y difícil camino cosecharemos éxitos y sufriremos derrotas, nos equivocaremos como nos hemos equivocado en muchas ocasiones, caeremos y nos levantaremos una y otra vez como nos advirtió nuestro querido Marcelino Camacho. Pero nunca desistiremos de luchar hasta que vivamos en un mundo más justo, hasta que alcancemos el socialismo.


Para el PCE el programa es la forma de unir voluntades, pensamientos y visiones, hace que la pluralidad y las diversidades puedan unirse en torno a objetivos comunes.

La unidad popular no significa acabar con la pluralidad de la izquierda y los demócratas sino organizar esa pluralidad eficazmente.

Lo fundamental siempre será acabar con la explotación de unas personas por otras y caminar hacia el socialismo. Lo secundario es la pluralidad de formas de mirar la realidad, siempre que estén dispuestas a encontrarse en ese mismo camino.

Lo posible es la distancia que cubrimos con cada paso que damos, estando siempre pendientes de avanzar junto al mayor número posible de voluntades.

Lo necesario es transitar firmemente todo el camino y llegar hasta el final sumando a cada paso más fuerzas, más organización y más clase trabajadora.

Mirando nuestros cien años de historia, concluimos que la unidad de la clase trabajadora y la unidad popular han sido una de las armas más poderosas del Partido Comunista de España.

Unidad de la clase obrera en la Unión General de Trabajadores desde la segunda década del siglo pasado. Unidad en el Frente Popular que llevó a nuestro partido por primera vez a un Consejo de Ministros durante la II República y resistió tres largos años a la invasión nazi fascista. Unidad de los demócratas en la lucha contra el fascismo y la dictadura. Unidad de la clase obrera y de los intelectuales para alcanzar la reconciliación nacional durante el franquismo. Unidad de las clases trabajadoras para crear las Comisiones Obreras, trascendentales para traer la democracia a España. Unidad de la izquierda en la Izquierda Unida nacida de la inmensa movilización popular por la paz y contra la OTAN. Unidad para la convergencia política y social en Unidas Podemos que ha conseguido que España sea el único país de Europa donde la izquierda transformadora y las comunistas forman parte del gobierno. Y todavía más amplia unidad popular y democrática para construir un Frente Amplio Constituyente que mejore la democracia en España y conjure para siempre el riesgo de la intolerancia fascista.

Julio Anguita nos llamó insistentemente a unirnos en torno a propuestas que resuelvan los problemas concretos de las clases trabajadoras y de todas las personas y pueblos del mundo, nos enseñó que todas ellas están contenidas en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

La otra poderosa arma del Partido Comunista de España ha sido su militancia, protagonista de los grandes cambios sociales y políticos que ha vivido España en los últimos cien años.

Nuestra mayor satisfacción tras cien años de luchas y entrega a nuestro pueblo será que cualquier trabajador o trabajadora de España haga suyo el verso de Pablo Neruda sobre el Partido Comunista: “Me has hecho indestructible porque contigo no termino en mí mismo.”

En esta sección

Fundación del Sindicat Democràtic d’Estudiants de la Universitat de Barcelona (SDEUB), marzo de 1966. Declaración de Principios y ManifiestoDeclaración del Partido Comunista de España sobre los acontecimientos de las últimas semanas (marzo de 1965)Intervención de Fernando Claudín en el debate del Comité Ejecutivo celebrado en Praga. Marzo de 1964Gracias, Rivas-Vaciamadrid. ¡Hasta el año que viene!Rebeldía en Badajoz como homenaje a Matilde Landa

Del autor/a

Ecuador #LibertadParaJorgeGlas preso político del gobierno ecuatorianoCondenado a dos años de cárcel el empresario que intentó sobornar a la alcaldesa de IU en AcederaPresentación y coloquio en torno al libro (Akal) '¡No pasarán! Biografía de Dolores Ibárruri, Pasionaria', de Mario AmórosGenocidios: un crimen internacionalReelegido Unai Sordo como Secretario General de CCOO