Extremadura, levántate y anda

Todos los abortos de Extremadura son derivados a clínicas privadas Propuesta de Unidas por Extremadura para el acceso a servicios públicos y cercanos

Rafa González 30/09/2021

El día de acción global por el acceso al aborto legal, seguro y gratuito, conocido también como el día por la despenalización y legalización del aborto, se celebra el 28 de septiembre de cada año, convocado por asociaciones feministas para exigir a sus gobiernos la legalización del aborto y la facilitación del acceso al mismo, para así reducir las muertes por abortos inseguros.

Durante el acto de protesta celebrado en Madrid, la directora del Instituto de las Mujeres, Antonia Morillas, ha aprovechado la cita para reivindicar que sigue ocurriendo que hay mujeres que se ven obligadas a recorrer cientos de kilómetros para ejercer su derecho al aborto. Uno de los sitios en donde esto sucede es en Extremadura y no es un hecho anecdótico en una región gobernada por un partido que, aunque se denomina de izquierdas y feminista, no duda en dificultar un derecho tan básico como es el del aborto, generando asimismo una clara discriminación de clase.

DERIVACIÓN SISTEMATICA A CLÍNICAS PRIVADAS

La Comunidad de Extremadura regula desde el 2010 un procedimiento sanitario-asistencial establecido por el Servicio Extremeño de Salud para la tramitación de la solicitud de la Interrupción Voluntaria de Embarazo (IVE). A través de los centros de Planificación Familiar en todas las áreas de salud y todos los hospitales de la Red Sanitaria Pública de Extremadura se procede a informar, asesorar y canalizar, si es el deseo de la mujer, la interrupción el embarazo.

Es un derecho y un servicio más que se ofrece dentro de la cartera de la Seguridad Social. Eso es lo que dicen los papeles pero en la práctica todas las intervenciones de interrupción voluntaria del embarazo que se hacen en Extremadura, da igual el motivo o la situación concreta, se derivan a clínicas privadas con las que hay concierto. Ninguna se lleva a cabo en los centros sanitarios del Servicio Extremeño de Salud.

Pero no solo se trata de que este derecho se encuentra privatizado -lo cual dice mucho de la calidad del sistema sanitario extremeño- sino que solo hay una clínica privada autorizada en Extremadura para realizar abortos. Esto genera que gran parte de las mujeres sean derivadas a Salamanca, Madrid y Sevilla, ocasionando un perjuicio que lleva a muchas de ellas a acudir directamente a la privada, pagándose todo el proceso para evitar ese jaleo si es que se lo pueden permitir.

La situación es tan absurda que, debido a que la única clínica que práctica abortos en la región está en la provincia de Badajoz, hace que conste que la provincia de Cáceres lleva más de 30 años sin realizar una sola interrupción voluntaria del embarazo.

UNIDAS POR EXTREMADURA QUIERE ACABAR CON ESTA SITUACIÓN

“Esto no puede ser, es un derecho que hay que garantizar”. Así ha reaccionado Irene de Miguel, diputada y portavoz de Unidas por Extremadura, la confluencia en la que se integra Izquierda Unida en Extremadura. “Consideramos que el derecho al aborto no está garantizado en la sanidad pública extremeña”, es la motivación principal para el impulso de la iniciativa que han presentado en la Asamblea. “Somos una de las cinco comunidades donde no se realizan abortos en la sanidad pública”.

De facto, a los abortos en mujeres que superan las nueve semanas de gestación y no pueden recurrir a la vía farmacológica (poco más del 10% según los últimos datos disponibles) se le añade tener que lidiar con el “estigma”, lo que provoca la externalización del servicio a las clínicas privadas que, si bien es gratuito -aunque genere lucrativos ingresos a la empresa privada que gestiona la clínica- el desconocimiento del procedimiento para la solicitud provoca que una de cada tres acaben abonando el importe.

Sin embargo, acceder a él es todo “un laberinto”. El Sistema Sanitario de Salud extremeño brinda la posibilidad de llevar a cabo esta tipología de aborto, llamado “instrumental”, en función de las características del mismo en varias clínicas. Sorpresivamente, la gran mayoría de ellas se sitúan fuera de las dos provincias, debiéndose desplazar a Salamanca, Madrid o Sevilla. De hecho, tan solo existe un centro que practique el aborto, situado en Badajoz, dejando a Cáceres sin concierto y, por tanto, sin cobertura gratuita. Esto genera una clara brecha de clase en la que no solo el dinero sino también el conocimiento del funcionamiento del sistema sanitario se convierten en un verdadero obstáculo para ejercer este derecho inalienable de la mujer

Estas razones han llevado a Unidas por Extremadura a instar al gobierno a que se tomen las medidas necesarias para garantizar el derecho al aborto, en cumplimiento de la regulación que lleva vigente desde 2010. Se reclama que, de forma efectiva, este derecho pueda ser ejercido por todas las extremeñas en centros públicos y cercanos a su residencia.

En esta sección

Por una feria con-sentimiento más necesaria que nuncaUna ley para seguir luchandoIberdrola: detrás de la fortuna, el crimen. 50 años de la tragedia en la presa de CedilloUn encuentro familiar con la historia de Fidel y Raúl ‘Siempre es 26’: manifestación en Madrid contra el bloqueo a Cuba

Del autor/a

Un psiquiátrico sin psiquiatrasPaca Blanca: “El resort de lujo de Valdecañas es ilegal y tendrá que ser demolido”El tren que necesita Extremadura no lo trae Felipe de BorbónQuién es quién en la patronal del campo de ExtremaduraEl campo extremeño para en la primera jornada de huelga