Director de Unblock CubaSergio Gregori: 'Me escribió el Departamento de Estado de EEUU para decirme que bloqueaban el crowfunding del documental'

Manuel González González 11/10/2021

Sergio Gregori, 24 años, director de Unblock Cuba, es la cabeza visible de un proyecto comunicacional, Furor Producciones, en el que varios jóvenes que apenas pasan la veintena llevan trabajando desde los diecisiete. Este proyecto incluye una televisión online, Furor TV, que comenzó a funcionar en el salón de su casa de estudiantes y por el que ha desfilado una buena parte de la izquierda política o cultural. Ahora ya cuentan con un local amplio y bien equipado.

Con 15 años, Gregori se propuso realizar un documental sobre la vida de los cubanos de a pie. “Al principio, la película no tenía una intención política, solo quería conocer la realidad de Cuba. Cuba me había llegado por los cascos con el grupo de música Orishas, que ahora son anticastristas, pero que en su momento hablaban desde un punto de vista social, y luego conocí la historia de la Cuba revolucionaria, del Ché Guevara, Fidel Castro y la revolución de los barbudos. Todo eso me impactó desde muy joven, ya que me politicé muy pronto. Con 14 años empecé a organizarme y a interesarme por la política, y el tema de Cuba estaba muy presente. Pero es verdad que al principio la película no tenía una intención política. Yo no tenía un punto de vista claro sobre lo que ocurría en Cuba”.

Para financiar el documental, puso en marcha un proyecto de mecenazgo y crowdfunding que le dio de bruces con el bloqueo: “De pronto me encuentro que me escribe el Departamento de Estado de Estados Unidos y me dicen que se bloquea la campaña por la ley de Estados Unidos. Yo que era un ciudadano europeo, que no tenía nada que ver con Cuba y que de hecho quería hacer una película que no tenía una intención política, me encuentro con que se me bloquea la campaña porque la sede social de una de las empresas vinculada al micro mecenazgo estaba en Estados Unidos.” El alcance del bloqueo había llegado a torpedear la iniciativa de un adolescente español, pero, paradójicamente, ocho años después, este joven acabó convirtiendo el documental en una pormenorizada denuncia de ese bloqueo, al que considera un instrumento no solo contra el carácter socialista de Cuba, sino un medio de apoderarse de la isla, prohibiendo que nadie comercie con ella, aliados de la UE incluidos.

Cerrada la vía del mecenazgo, organizan un concierto en el Auditorio Marcelino Camacho, por mediación de Cayo Lara, quien había participado en la campaña de mecenazgo, pero no consiguen sacar más que para los gastos. Al final, ha sido la voluntad y la imaginación y el atrevimiento los que han hecho posible esta película de “coste 0” en palabras de su director. En 2017 y 2019, Gregori y otros compañeros de Furor Producciones se inscriben como periodistas en la Feria Internacional de Turismo de la Habana y utilizan el tiempo libre para filmar los testimonios que aparecen en el documental.

En esta sección

Granada en defensa de la sanidad públicaGenocidios: un crimen internacionalLa tercera colonización energética en ExtremaduraLa fiscalía de Badajoz pide cinco años de prisión para el empresario que intentó sobornar a la alcaldesa de Izquierda Unida en AcederaLa impunidad del robo del agua

Del autor/a

El bloqueo, un medio para adueñarse de CubaSergio Gregori: 'Me escribió el Departamento de Estado de EEUU para decirme que bloqueaban el crowfunding del documental'La gran falsificaciónEl neoliberalismo, al desnudoPAUL ROBESON, artista y revolucionario