Lula anima a la gente a participar en política para cambiar el mundo La izquierda y los sindicatos arropan al expresidente brasileño en un acto público en Madrid

Gema Delgado 21/11/2021

Lula está en Madrid, después de visitar Alemania, Bélgica y Francia y entrevistarse con las fuerzas políticas y sindicales europeas. El viernes 19 se reunió con el presidente del gobierno Pedro Sánchez y más tarde con los máximos dirigentes de CCOO y de UGT. El sábado participó en un acto, que bajo el nombre “Construir futuro: retos y alianzas popular”, compartió con la izquierda política y sindical de este país.

“La extrema derecha crece sobre la negación de la política” dijo el ex presidente brasileño, e interpelando al público les pidió: “Por favor, no desistan de la política. El político perfecto está dentro de ustedes. Entren en política y cambien el mundo”.

Después de casi dos años en la cárcel y el apoyo diario de su gente, a puerta de prisión y a través del movimiento solidario internacional, Lula no sólo resistió sino que salió enamorado, con ganas de luchar contra la desigualdad, la pobreza y el hambre, según dijo: “El hombre que tiene hambre no puede hacer la revolución porque está frágil; tenemos que ser nosotros los que le apoyemos”. El próximo marzo o abril decidirá si vuelve a ser el candidato que lleve la izquierda a recuperar el liderazgo del país.

Lula pasó 580 días en la cárcel de los 12 años a los que le condenaron en un juicio rápido y sin pruebas. Fue una de las principales víctimas de la “guerra judicial”: el uso del sistema judicial para desacreditar a un adversario político. Lula contó el funcionamiento básico de ese guerra sucia: Primero se realiza una campaña de acoso mediático en prensa, televisión y redes para atacar a un líder de izquierdas, aunque no haya fundamentos, con el objetivo de “desacreditarnos y que la sociedad nos condene para facilitar así el veredicto del juez”. Tuvo un juicio rápido y sin pruebas, pero una condena real. Explicó que pudo haberse ido a otro país amigos o refugiarse en una embajada, pero prefirió entregarse. Y cuando se tambaleaban los andamios sobre el que levantaron ese juicio sucio y le ofrecieron salir por la puerta de atrás, se negó a cambiar dignidad por libertad.

De guerra judicial habló Pablo Iglesias, que abrió el acto, definiéndola como un conglomerado en el que “los poderes mediáticos, conectados con los poderes políticos, se alían con las autoridades judiciales para perseguir adversarios políticos y “ganar de manera ilegal lo que no pudieron ganar en las urnas”.

Lula recibió el reconocimiento de Enrique Santiago, Ione Belarra, Hana Jalloul, Joana Mortágua, Félix Ovejero y Jesús Gallego.

En esta sección

El gobierno de Pedro Castillo: entre el continuismo neoliberal o el cambio democráticoDiscurso de Sira Rego en el Parlamento EuropeoSira Rego: 'Sería posible una alternativa progresista para la presidencia del Parlamento Europeo'El derrotado gobierno de Chile amarra el negocio del litio para los próximos treinta añosAbrumadura mayoría neoliberal en las candidaturas para las elecciones de Costa Rica

Del autor/a

Nardi Suxo: 'Cuando el pueblo sabe lo que quiere y lucha por ello lo consigue'Pablo Monsanto: 'Llevamos 25 años sin consolidar la paz. Hoy Guatemala es un barril de pólvora con la mecha prendida'Comienza la quinta edición del festival de cine y memoria democráticaUnai Sordo: 'Habrá reforma laboral con la CEOE o sin ella'Gracias Almudena, gracias