Fuera de plano

Los nazis en la Costa del Sol protegidos por la dictadura franquista ‘El sustituto’ enlaza la historia con una actualidad en la que parece que se ha olvidado la capacidad de la ideología del odio para reinventarse

Edurne Visaira Vicandi 22/11/2021

Óscar Aibar, director y guionista con siete largometrajes, varios cortos y diez temporadas de la serie Cuéntame a sus espaldas, siempre se ha movido por un interés personal a la hora de elegir los temas de sus películas, según sus propias palabras. Temas tan variopintos como los ovnis, las películas de ciencia ficción ambientadas en la guerra civil, los biopics de dibujantes de cómics y las comedias ligeras nos hablan de la versatilidad de este cineasta que ha demostrado ser un director consagrado.

Esta vez su curiosidad le ha llevado a investigar y plasmar en un nuevo largometraje unos hechos reales no tan conocidos en nuestro país. Presentó en el Festival de Cine de Málaga en junio, con El sustituto, parte de una realidad que se extendió desde terminada la guerra civil hasta pasados los 2000 en algunos casos. Nazis de alto nivel, muchos de ellos escapados de los juicios de Nuremberg y condenados a muerte en ausencia, vivieron no solo impunemente sino ejerciendo de prósperos empresarios, protegidos por el régimen franquista primero y en la democracia después. Una protección que no terminó ni con la victoria del PSOE en las elecciones generales de 1982. Terminó con los nazis muriendo de viejos apaciblemente a finales de los 90.

Protegiendo a la bestia

Antes de entrar en la película merece la pena repasar parte de los hechos reales y documentados en los que se ha basado el guion y que pueden arrojar luz sobre un tema poco conocido. Sólo algunos ignoran que muchos nazis huyeron a países como Chile o Argentina y sin embargo desconocemos hasta qué punto vivieron en España sin el más mínimo reparo a la hora de mostrar su procedencia y/o su pasado en Alemania.

Entre algunos de los nazis más destacados que este país ha tenido el poco orgullo de acoger estuvo Otto Remer, un oficial de la Wehrmacht que jugó un papel decisivo en el fracaso del golpe del 20 de julio de 1944 contra Adolf Hitler. Estos hechos fueron llevados al cine con Valkyrie (titulada Valkiria en España), que es un largometraje dirigido por Bryan Singer estrenado en 2008. Tom Cruise encarna al coronel alemán Claus von Stauffenberg, un aristócrata que participa junto a otros militares y políticos alemanes en un intento de acabar con la vida de Adolf Hitler en el atentado del 20 de julio de 1944. Tras pasar décadas negando el holocausto, hecho que constituye un delito en Alemania, Otto Remer escapó a España antes de ser juzgado.

Una entrada más triunfante fue la de Léon Degrelle, del que el mismo Hitler manifestó que si tuviera un hijo le gustaría que fuera como él. Tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, Degrelle protagonizó una espectacular fuga en avión que terminó con un aterrizaje forzoso en San Sebastián. No en vano la España de Franco se postulaba como el refugio más seguro para los criminales nazis. Degrelle fue puesto al cuidado de un médico falangista mientras se recuperaba de sus heridas. Las exigencias de los aliados de que Degrelle fuera entregado cayeron en saco roto durante cincuenta años, siendo protegido personalmente y escondido con la ayuda directa de miembros del gobierno. Hasta se le concedió la nacionalidad española y una nueva identidad con la que vivió ganando mucho dinero con el ladrillo y nunca ocultó su ideología ni su admiración por Hitler que aireaba orgullosamente en cuanto tenía ocasión.

Otto Skorzeny, paracaidista de las SS relacionado con el intento de asesinato al mariscal Tito o el rescate a Mussolini, también se exilió en España en 1948 donde propuso crear la Legión Carlos V, formada por paramilitares ultraderechistas para erigir a España como reducto contra el comunismo. Vivió protegido por Franco hasta su muerte en 1975.

Una de las piezas claves en la creación de la Costa del Sol como destino turístico internacional fue nada menos que Hans Hoffman, acusado de ser uno de los pilotos que bombardearon Guernica. A pesar de las presiones de los aliados, fue coordinador de entramados empresariales que contralaban gran parte de la economía madrileña. Fue incluso cónsul honorario de la república federal alemana en Málaga hasta su muerte y debía ser muy popular entre sus conciudadanos que le apodaron cariñosamente Juanito el guiri.

Según fuentes que han investigado el tema en profundidad, cientos de nazis de alto rango encontraron cobijo en España y también otros de menor categoría. Pero ¿qué es lo que llevó a los nazis a elegir la Costa del Sol como su paraíso particular?

El grado de entendimiento entre España y Alemania tras la guerra civil llevó en 1939 al acuerdo entre Heinrich Himmler y el general Martínez Anido por el cual cualquier alemán residente en España sospechoso de no apoyar al régimen nazi podría ser detenido por las autoridades españolas y repatriado inmediatamente, sin juicios y sin órdenes de extradición.

En 1941 la dictadura franquista redactó una lista de los judíos residentes en España con detalles como sus nombres, su ocupación y sus ideologías. Una lista de unas 6.000 personas que, se dice, fueron entregadas a Himmler.

Muchos franquistas, especialmente los falangistas, simpatizaban con el nazismo y tras la Segunda Guerra Mundial ayudaron a facilitar las actividades del holding empresarial Sofindus que se dedicaba a ayudar a los nazis a escapar de la justicia y buscarles nuevas residencias fuera de Alemania.

Se habla de miles de antiguos nazis en nuestras costas. Lo que está claro y bien documentado es que hubo un programa para refugiados nazis en España relacionados con crímenes contra la humanidad. Se han editado en nuestro país varios libros reseñables para aprender más del tema.

Nazis en España / La Quinta Columna de Hitler (2018), escrito por Javier Más. Un ensayo que indaga en los acontecimientos que hicieron de esta quinta columna nazi en España la mejor de toda Europa y que obligó a los aliados a volcar toda su actividad de retaguardia en el régimen de Franco.

Nazis en la Costa del Sol (2021), de José Manuel Portero, que hace su primera incursión en el ensayo, se centra en los nazis con más renombre y crímenes a sus espaldas.

Clara Sánchez ganó el Premio Nadal en 2010 con una novela en la que un superviviente del holocausto tiene que convivir con unos nazis como vecinos.

Una película con rigor histórico

Óscar Aibar se apoya en un trabajo actoral solvente, especialmente en el de Pere Ponce como el policía desencantado que lleva años acumulando material para desenmascarar a los nazis en Denia. Ambientada en el 82, con Naranjito y el Mundial de Fútbol como marco, la principal baza de la película es su gran ambientación y dirección de arte. Se hace evidente que el director aprendió bien como plasmar los 80, ya que dirigió nada menos que cuarenta episodios de Cuéntame. En esta serie conoció el director a Ricardo Gómez (en el papel de hijo pequeño de los Alcántara), protagonista de su actual película.

El guion, en ocasiones irregular, goza sin embargo de una narrativa ágil que nos presenta a un policía destinado a Denia para sustituir a un agente recién fallecido. Siendo un policía con convicciones morales y que no se deja corromper, se ve de pronto rodeado de personajes cantando el Cara al Sol y un jefe franquista que vigila con suspicacia cualquier síntoma de izquierdismo que pueda poner en peligro sus negocios con los ilustres genocidas. Se dan durante la película nombres de nazis que realmente vivieron en Denia y se recrea el cumpleaños del Hitler que cada 20 de abril celebraban con sus uniformes, sus himnos y los retratos del führer. Una escena tan esperpéntica e impactante como real.

Uno de los puntos fuertes de la película es enlazar estos hechos históricos con una realidad política actual que parece haber olvidado la capacidad de la ideología del odio para reinventarse y volver a resultar atractiva cada cierto tiempo. La memoria es frágil y parece que algunos países padecen una amnesia colectiva. Óscar Aibar no disimula este mensaje ni su posición. Una película que nos recuerda que algunos hechos no se deben tolerar ni olvidar.

En esta sección

Silvio Rodríguez: 'Era bastante lógico que en Cuba aparecieran expresiones de agotamiento'Mala nocheAntes de la revoluciónGrande, Almudena'Desde la línea' Joseph Ponthus

Del autor/a

Los nazis en la Costa del Sol protegidos por la dictadura franquista'El buen patrón': la película que nos representará en los Oscar con uno de los mejores guiones del añoFestival internacional de SitgesQueridos camaradasMiss Marx