Por un gobierno de cambio para Castilla y León

Yolanda Rodríguez González. Responsable de Convergencia y Unidad Popular del Comité Central del PCE 06/01/2022

El pasado 20 de diciembre, cuando estábamos pendientes del auge de la pandemia, Mañueco convoca elecciones anticipadas (13 de febrero). No había ningún motivo de interés general que justificase tal convocatoria, lo hace por problemas internos del gobierno autónomo, problemas difíciles de justificar ante la situación de pandemia que vivimos, y es también una huida hacia adelante ante las sospechas de corrupción que recaen sobre él.

A nadie se le escapa que Pablo Casado pretende utilizar a Castilla y León como victoria que le relance a nivel estatal, una oportunidad más de seguir confrontando con el gobierno de la nación. Los intereses partidistas del PP frente a los intereses mayoritarios de una comunidad desgarrada por la despoblación y el desmantelamiento del tejido industrial y productivo.

El PP, después de 35 años de gobierno en Castilla y León, piensa que es su cortijo y que quienes habitamos estas tierras les pertenecemos. El adelanto electoral ha vuelto a meter en el cajón proyectos de ley demandados durante años. La Ley de Diversidad Sexual (Castilla y León es de las pocas comunidades autónomas que no la tienen), la reforma de la ley contra la violencia de género, la ley del juego. Y también ha anulado todos los trabajos de las comisiones de investigación activas en las Cortes Autonómicas. La de las eólicas, la Perla Negra y los terrenos del polígono de Portillo, la de los fondos MINER, la de los incendios del verano en Ávila, el reparto de la publicidad institucional y la de lo ocurrido durante los meses más trágicos de la pandemia en las residencias. Meses y años de trabajo de las comisiones y miles de euros del dinero de todas y todos los que habitamos esta tierra.

En ningún lugar está escrito que nuestra comunidad esté condenada a sufrir de manera permanente a los gobiernos de la derecha y sus alianzas. Hay una oportunidad para conseguir un gobierno de cambio, hace falta creernos que es posible y ponernos a ello.

El acuerdo alcanzado por Podemos e Izquierda Unida en nuestra comunidad, al concurrir a las elecciones conjuntamente como Unidas Podemos, anteponiendo lo principal a lo secundario, abre camino a la esperanza: organizar y construir ese bloque de cambio social y político que necesitamos y nos merecemos para desarrollar un proyecto de vida en condiciones dignas.

De la comunidad autónoma dependen la sanidad, la educación, los servicios sociales, la vivienda, la ordenación del territorio, es decir casi todo aquello que condiciona nuestra vida. Treinta y cinco años de políticas neoliberales, de privatización de lo público, de desmantelamiento del tejido industrial y de externalización de servicios que solo han servido para beneficiar a empresas de amigos y para deteriorar los servicios y las condiciones laborales de los trabajadores y trabajadoras. Políticas que han conducido al vaciamiento del territorio, allanando el camino a la instalación de macrogranjas (esas que dice el señor Mañueco que son el futuro de nuestra comunidad) que contaminan los acuíferos y consumen grandes cantidades de agua en una comunidad donde hay 700 zonas afectadas por contaminación de nitritos. El de Noviercas (Soria) con 20.000 vacas de leche con unas emisiones de gases de efecto invernadero, consumo de agua y producción de residuos superiores a las de la ciudad de Soria y sin apenas creación de empleo.

La construcción de macroproyectos eólicos en la montaña leonesa, gravemente dañada por la desaparición de la minería, donde no se contempló por parte de la Junta ni de los gobiernos anteriores una transición justa, sin criterios de sostenibilidad ni de rentabilidad social. Expolio tras expolio que sólo traen abandono y exilio de nuestra juventud. Todo lo contrario de lo que necesita nuestra tierra.
La apuesta por un modelo de ganadería tradicional, con una alta calidad alimentaria y que genere puestos de trabajo en la España abandonada, el acceso a todos los servicios públicos, al transporte público y sostenible, a la vivienda, son parte de la propuesta de Unidas Podemos para nuestra tierra.

“Comunes el sol y el viento, común ha de ser la tierra, que vuelva común al pueblo de lo que del pueblo saliera”. En nuestras manos está que Unidas Podemos sea determinante para el cambio de rumbo que Castilla y León necesita.

En esta sección

La Secretaría de Estado para la Agenda 2030 destina 5 millones de euros a la Cañada Real¿Por qué solo presenciales los exámenes de la UNED en la sexta ola de la pandemia?IU Exterior anima a las castellanas y leonesas emigradas a rogar el voto para las elecciones del 13 de febreroEl cordón sanitario a la oposición democrática y a la democracia en MadridSira Rego denuncia el 'ruido de la derecha y la extrema derecha' para atacar a Garzón

Del autor/a

Por un gobierno de cambio para Castilla y LeónPor un tren que vertebre el territorio y cuide el planetaNo perdamos el trenSobre cómo la no corresponsabilidad afecta a nuestra vida laboral y vitalEnrique Santiago se sumó al homenaje a las republicanas y republicanos fusilados por el franquismo en León