Pan o Plomo

Garzón y las macrogranjas La jauría ha lanzado un bulo que se ha estrellado contra la firmeza y el temple del ministro Garzón

Antonio Romero Ruiz. (*) 10/01/2022

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha concedido una entrevista a The Guardian en la que defiende la ganadería extensiva, sostenible y respetuosa con el medio ambiente y el bienestar animal. Y se posiciona contra las macrogranjas por la contaminación que generan en los recursos hídricos y por el maltrato animal.

Los bolsonaros y las bolsonaras de turno se han puesto la camiseta del lobby de las cárnicas y han inundado las tertulias, tergiversando las palabras del ministro. Y defendiendo un modelo que la economía circular, la conferencia del clima de Glasgow y la Agenda 2030 consideran caducado. Además la Unión Europea ha abierto un expediente a España por la contaminación de nitratos en los acuíferos.

Pese a la dureza con la que se han empleado las grandes industrias cárnicas y sus bustos ortopédicos en los medios de comunicación, ¡el ministro Garzón lleva toda la razón! Y el efecto boomerang está empezando lentamente a producirse.

Hemos asistido al desastre medio ambiental del Mar Menor como consecuencia de los contaminantes producidos por las macrogranjas y la agricultura intensiva o industrial.

Los grupos ecologistas más importantes y de mayor prestigio se han posicionado respaldando al ministro Garzón. Greenpeace, Ecologistas en Acción, WWF… han advertido sobre las consecuencias brutales en el medio ambiente de la ganadería en macrogranjas.

Las contradicciones del PSOE y el triste papel que ha jugado y está jugando en esta polémica son de un oportunismo y un electoralismo que raya en lo pornográfico. Esta vez el coro ha ido más allá de las reprimendas de la ministra de Defensa, Margarita Robles. Con esa especie de hoja parroquial en la que confunde el papel de las minorías en el PSOE con las diferencias lógicas de las fuerzas distintas que componen el gobierno de coalición. La ministra de Educación se ha unido a las críticas de la ministra de Defensa y hasta Marlasca ha sacado su tanqueta verbal para posicionarse al lado del lobby cárnico. La ministra portavoz ha dicho que Garzón ha opinado a título personal, cuando lo que está escrito, negro sobre blanco y acordado en foros e instituciones europeas e internacionales, es lo estipulado en la Agenda 2030. Mención aparte merecen los comentarios de algunos barones territoriales del PSOE, como el presidente de Aragón y el de Castilla la Mancha, cuando en sus territorios se agrupan las plataformas vecinales que luchan contra la instalación de macrogranjas como está sucediendo en Cuenca, Toledo, Huesca, Soria… Son gritos de denuncia de la España vaciada que ha llevado a la moratoria acordada por la Comunidad de Castilla-La Mancha. Aunque el anticomunismo histórico de García Page y del presidente de Aragón no pierde la ocasión para atacar a Unidas Podemos.

La firmeza serena de Alberto Garzón está ganando la batalla de la opinión pública frente a los trileros y los fabricantes de bulos. Sindicalistas agrarios de la órbita del PSOE caen en contradicciones, defendiendo ahora lo que criticaban desde sus organizaciones. Viene a cuento la fabula de un grupo de lobos que atacaba además del ganado a sus pastores y cuando les daban alcance les extirpaban los testículos. Sabedores de este hecho, algunos pastores se autocastraban con su navaja antes de que los alcanzaran los lobos.

La ministra de Transición Ecológica ni está ni se la espera. Y aviso a navegantes: las ministras y los ministros verdes acaban de llegar al gobierno de Alemania.

(*) Presidente de Honor del PCA, ex parlamentario de IU y coordinador de la Red de Municipios por la III República.

En esta sección

Fútbol profesional, fútbol podridoGarzón gana, pierde la verdadLa influencia de la pandemia en el racismoAznar, siempre 'Ansar'Dignificar a los migrantes

Del autor/a

Garzón y las macrogranjasEl fango en el que ha caído la monarquíaFelipe González debe pedir perdón por el terrorismo de los GALLos comunistas siempre hemos defendido la libertad y la democracia¡Se llaman patriotas y no lo son!