Quesquesé la cultura

La memoria vinculante Han hecho lo que han podido, querido y sabido

José María Alfaya 09/01/2022

ORCASITAS. Memorias vinculantes de un barrioFelix López-Rey Gómez

El 15 de noviembre presentaron en Marx Madera el libro Orcasitas, memorias vinculantes de un barrio, de cuya publicación ya nos habíamos hecho eco en estas páginas de Mundo Obrero.

La presentación consistió inicialmente en un gigantesco monólogo (en su forma y contenido) a cargo de Félix López-Rey, promotor y en gran medida autor de este alarde de memoria que resulta indispensable para conocer el movimiento vecinal en Madrid y los meandros de la transición vista desde la calle como escenario de las movilizaciones populares.

Quien conozca a Félix sabe de su verbo incansable y de sus recuerdos prolijos y documentados. En este caso fue especialmente habilidoso y exhaustivo nuestro ponente en la clarísima intención de transmitir un mensaje tan positivo en la valoración de los recuerdos como en las conclusiones sobre los resultados de aquel proceso de toma de conciencia, organización, reivindicaciones populares, agitación y propaganda, luchas y negociaciones, o sea, la pelea para conseguir unas condiciones de vida dignas que tenían poca cabida en el sistema político, económico y social de la época.

Es de agradecer que se narren con sencillez y naturalidad las increíblemente miserables condiciones de vida de los pobladores de un territorio abandonado a su (mala) suerte y que se testifique sobre la toma de conciencia y la voluntad de cambiar esa situación, la inevitable politización y la organización de las acciones de denuncia y de reivindicación.

Culminaba el ponente esa parte de su intervención reflexionando para uso del auditorio sobre la circunstancia de que unos parias de la tierra hubieran alcanzado tal grado de conciencia y capacidad de lucha y exigía que en los tiempos presentes se mantuvieran y desarrollaran las acciones vecinales para hacer frente a lo que suponga injusticia, desigualdad y malas condiciones de vida. Pensé por un momento que el acto (siguiendo viejas costumbres del activismo antifranquista) terminase por provocar una manifestación, como cuando se pasaba de una sesión de cineclub a la reivindicación de libertad, amnistía y estatut de autonomía. Faltó poco pero al final la cosa se decantó por reivindicaciones en sala sobre diversas cuestiones que el barrio demanda y no le conceden. Y como ya se liaban los matices de las diversas opiniones, alguien con conocimiento de la idiosincrasia local propuso pasar al picoteo y los corrillos, lo que se efectuó con notable rapidez y disciplina.

Queda, después de la maratón de los recuerdos, un regusto a superar el olvido y la obsolescencia programada y a no perder la conexión entre la lucha popular, la alianza de las fuerzas del trabajo y de la cultura y las estrategias del antifranquismo, que tan frecuentemente son motivo de complicadas discusiones con resultados de incierto aprovechamiento, sobre todo en el terreno de lo emocional. El maestro Erice ha contado muy bien los tiras y aflojas de la transición en frases luminosas como la de “se puede no hacer lo que se quiere y se puede no hacer lo que no se quiere”. Félix y cuantas personas han participado de alguna manera en el alumbramiento de este libro han hecho lo que han podido, querido y sabido y el resultado se lee claramente en las más de quinientas páginas en las que terminan por vincularnos a su memoria. Que aproveche.

Publicado en el Nº 349 de la edición impresa de Mundo Obrero noviembre 2021

En esta sección

Y Juan Antonio Bardem… imprescindibleStephen Jay Gould. El revolucionario que diseñó el evolucionismo del siglo XXIUna historia del desclasamiento'pequeñas mujeres rojas' de Marta SanzClara Campoamor en los 50 años de su muerte: una reivindicación democrática

Del autor/a

La Plaza de los lobos y los represaliadosPutas de campo (de concentración)Cubainformación: 15 años de internacionalismo y de militancia colaborativaCentón en prosa para la tapia del Cementerio del EsteEl sarcasmo nuestro de cada día