El PCP en campaña para las elecciones de Portugal Una política alternativa, patriótica y de izquierda

Rafa González 13/01/2022

El próximo domingo 30 de enero se volverán a poner las urnas en Portugal. Será para la elección de los 230 escaños de la Asamblea de la República. Estas elecciones, que se adelantan, son la consecuencia de la arrogancia del Primer Ministro, el socialista Antonio Costa, que pese a la generosidad del Partido Comunista Portugués y el Bloco de Esquerda rechazó las propuestas para salvar los presupuestos. Hay que recordar que Costa incumplió en gran medida los acuerdos alcanzados en los presupuestos inmediatamente anteriores.

Serán las cuartas elecciones que celebran los portugueses en pandemia y la mayoría de las encuestas vaticinan una victoria con mayoría simple del Partido Socialista que volvería a necesitar el apoyo de la Coalición Democrática Unitaria (PCP-PEV) y del BE para sacar adelante el gobierno. Cuestión que puede ser posible, pues los y las comunistas de Portugal han dicho públicamente que no se arrepienten de la alianza de izquierdas conocida como geringonça.

Para el Partido Comunista Portugués la geringonça ha servido para conseguir conquistas como mejoras salariales y de pensiones (aunque reconocen que son insuficientes), avances sociales y una mejora de la financiación de los servicios públicos. "Sabemos que no habrían existido si no hubiese sido por el PCP", declaraba en una entrevista de la Agencia EFE João Ferreira, miembro de la Comisión Política.

EL PCP EN CAMPAÑA

La legislatura ha transcurrido sin muchos sobresaltos políticos, aunque evidentemente ha estado marcada por la pandemia. El empeoramiento de las condiciones de vida del pueblo portugués es una realidad y el PCP lo tiene presente, denunciando durante la campaña los problemas acumulados en la sociedad que el sistema capitalista no puede resolver.

Es por ello que ha sido llamativo que el PCP concurra a estas elecciones con el mismo programa que presentó en 2019, reclamando lo que denominan una política alternativa, patriótica y de izquierda.

Tres años después, el impacto de la pandemia ha confirmado la necesidad de un giro a la izquierda, demostrando que si el gobierno del PS hubiera adoptado políticas verdaderamente de izquierdas, como propuso el PCP, la situación de la clase trabajadora y de Portugal hoy sería mejor. En este contexto, las elecciones del 30 de enero constituyen una importante batalla política en la que la ruptura y el cambio se plantean como un tema decisivo.

El PCP ha reafirmado la actualidad y vigencia del Programa Electoral de 2019, presentando un documento titulado "Compromiso Electoral - Con el PCP, soluciones para Portugal", en el que se señalan los problemas y se aportan soluciones, destacando que es necesaria otra política que asuma la mejora de las condiciones de vida de los trabajadores, de las trabajadoras y del pueblo en su conjunto, el desarrollo de la producción nacional, la mejora de los servicios públicos y el aumento de la inversión pública.

Objetivos que, como ha demostrado la política actual, exigen un enfrentamiento con las imposiciones de la Unión Europea, el sometimiento al Euro y al poder y los intereses del gran capital monopolista, contra la subordinación del poder político al poder económico que es la base en la que se desarrolla la corrupción.

En esta sección

El gobierno de Pedro Castillo: entre el continuismo neoliberal o el cambio democráticoDiscurso de Sira Rego en el Parlamento EuropeoSira Rego: 'Sería posible una alternativa progresista para la presidencia del Parlamento Europeo'El derrotado gobierno de Chile amarra el negocio del litio para los próximos treinta añosAbrumadura mayoría neoliberal en las candidaturas para las elecciones de Costa Rica

Del autor/a

El PCP en campaña para las elecciones de PortugalAcuerdo en el convenio de hostelería de la provincia de Cáceres y desconvocatoria de la huelga de NocheviejaUn trabajador de la hostelería de Cáceres, afiliado al PCE y a CCOO, explica a Mundo Obrero las razones de la huelga en nocheviejaHuelga de nochevieja en la hostelería de CáceresExtremadura reivindica un modelo energético justo y democrático