A medio son

El Quijote encantado en chino

Iñaki Chaves 22/04/2022

Un juego de ida y vuelta del castellano al mandarín, y viceversa, con la obra maestra de Cervantes

En un día tan especial como este, no está de más volver sobre el texto más clásico de entre los clásicos y que cimenta la celebración del Día del Libro los 23 de abril.

En sus numerosas aventuras a lo largo y ancho de su mapa intelectual imaginado, don Quijote nunca llegó a pisar tierras chinas. Pero ahora, con esta Historia del caballero encantado, es como si el ingenioso hidalgo hubiese cabalgado, a su manera, entre la insensata cordura y la juiciosa locura, por los rojos dominios literarios del gigante asiático.

Creo que tanto Miguel de Cervantes como Alonso Quijano estarían encantados de verse trotando por aquel “centro del mundo” y sus ricas y creativas dinastías culturales. No en vano, Moxia Zhuan, o Historia del Caballero Mago, de Lin Shu, es no sólo la primera traducción al chino del Quijote, sino la primera obra literaria española traducida a ese idioma, llegando a estar prohibida; algo que dice mucho de lo que representa en Oriente la historia alrededor del sempiterno personaje creado por el autor español.

El libro Historia del caballero encantado es una traducción al castellano de la adaptación al chino mandarín que el escritor chino de la dinastía Qing Lin Shu hizo del Quijote en 1922. Un interesante juego alrededor de la obra inmortal de la literatura en lengua castellana con un viaje de ida y vuelta que reescribe las andanzas del caballero de la triste figura y la devuelve a nuestro ámbito enriquecida tras su adaptación a la cultura china.

El volumen es la traducción al castellano de la versión de Don Quijote de la Mancha de Lin, quien no hablaba español y escribió su particular mirada a partir de la lectura que le hizo un amigo de varias ediciones en inglés, hecha por la investigadora y profesora de la Universidad de Granada Alicia Relinque. Esta publicación cuenta, además, con tres prólogos: uno del escritor y director del Instituto Cervantes Luis García Montero; otro del editor y escritor Andrés Trapiello, y un tercero y último a cargo del embajador de España en China, Rafael Dezcallar.

Si Cervantes no quiso acordarse del lugar manchego donde don Alonso Quijano vivió sus peripecias, Lin Shu no consideró necesario mencionarlo; mientras el autor alcalaíno dotó al galgo de ganas de correr, el autor chino le hizo cazador. Así, el texto va y viene de las originales páginas cervantinas a los entrometidos folios “creados” por el escritor chino en una recreación “más delirante, más romántica”. En este texto “encantado” se juntan esas dos obras, separadas, además de por cuatro siglos, por dos idiomas que han creado una nueva joya literaria tan curiosa como insólita.

Historia del caballero encantado ha sido coeditado en España y Argentina en 2021 por las editoriales Ginger & Ape para la península y Mil gotas para Hispanoamérica, y fue presentado en el Instituto Cervantes el 22 de abril de ese año como parte de los actos de celebración del Día Internacional del Libro. El evento fue transmitido en streaming y contó con la participación, entre otros, de su director; de los embajadores de China en España y de España en China, y de la traductora al castellano del original en mandarín.

La metamorfosis de un personaje viajero, caballero andante e hidalgo encantado, cuyas aventuras enamoran y hacen soñar a cualquier persona, sin importar en qué idioma, en cualquier lugar del planeta (o quien sabe si también en cualquier otro espacio de la galaxia).

cultura.cervantes.es

Don Quijote: del castellano al mandarín y viceversa

En esta sección

Y Juan Antonio Bardem… imprescindibleStephen Jay Gould. El revolucionario que diseñó el evolucionismo del siglo XXIUna historia del desclasamiento'pequeñas mujeres rojas' de Marta SanzClara Campoamor en los 50 años de su muerte: una reivindicación democrática

Del autor/a

Francia M., La primera mujer negra en optar a la vicepresidencia de ColombiaUn Primero de Mayo reivindicativo, femenino y feministaEl Quijote encantado en chinoUn día imborrableUn 9 de abril más, pero no menor