Victoria histórica del Sinn FéinElecciones en el norte de Irlanda: la posibilidad de la unificacion se acerca

Nerea Fernández Cordero. Coordinadora y Portavoz de IU Exterior 11/05/2022

El Sinn Féin, el partido republicano irlandés por excelencia, ha ganado las elecciones en el norte por primera vez en la historia y su candidata, Michelle O’Neill, sería la primera ministra republicana en la historia del norte de Irlanda. Se rompen así los 101 años de historia de gobiernos unionistas y no solo eso: el referéndum por la unificación irlandesa ya está en la mesa para estos próximos cinco años de gobierno.


Las elecciones que se han vivido en el norte de Irlanda celebradas el pasado jueves 5 de mayo no han dejado indiferente a nadie. Desde la partición de la isla cuando finalizó la guerra de independencia irlandesa en 1921 y la consecuente creación de Irlanda del Norte por parte del gobierno británico ese mismo año cuando se firmó el Tratado Anglo-Irlandés (o 'el tratado de la traición') nunca había habido un gobierno republicano (irlandés) en el norte.

La explicación que pusieron sobre la mesa los británicos sobre la partición de Irlanda fue que el Ulster, la región norte de Irlanda, tenía una población mayoritaria unionista británica, derivada de años de colonización, y no republicana irlandesa. Incluso en la BBC se admitió después del resultado electoral que la partición se hizo para, literalmente, impedir lo que hemos visto en estas elecciones: una mayoría republicana.

101 años de gobiernos unionistas y conservadores, con una historia bastante complicada y turbulenta, han acabado en estos días. El Sinn Féin, el partido republicano irlandés por excelencia, ha ganado las elecciones en el norte por primera vez en la historia y su candidata, Michelle O’Neill, sería la primera ministra republicana en la historia del norte de Irlanda. Se rompen así los 101 años de historia de gobiernos unionistas y no solo eso: el referéndum por la unificación irlandesa ya está en la mesa para estos próximos cinco años de gobierno.

EL ACUERDO DE VIERNES SANTO Y QUÉ SIGNIFICA PARA ESTAS ELECCIONES

El Brexit seguido por el protocolo de Irlanda del Norte, el control aduanero del mar de Irlanda, el precio de la vivienda, el aumento del coste de vida y las medidas de austeridad llevadas a cabo por los unionistas han sido claves para esta victoria republicana. El Sinn Féin ha conseguido 27 asientos de 90 en Stormont, la cámara legislativa en Belfast, y ha sido el partido más votado. El Partido Unionista Democrático (DUP), el partido unionista tradicional y conservador, ha conseguido 25 asientos, seguidos de Partido de la Alianza de Irlanda del Norte (Alliance Party of Northern Ireland) con 17 asientos, un partido que en sus comienzos era unionistas no sectarios, pero que ahora se consideran neutrales en la cuestión sobre la unificación. En los próximos meses empezará la difícil tarea de formar gobierno. De hecho, en los acuerdos del Viernes Santo, se establece la composición del gobierno donde todos los partidos que se sienten en el Parlamento norirlandés de Stormont, estén representados, así como sus comunidades (unionista, republicana o neutral): primer/a ministro/a para el partido más votado, primer/a ministro/a diputado/a para el segundo partido más votado, elección de la persona a cargo del Ministerio de Justicia por “cross-community vote”, un consenso mayoritario, y el resto de ministerios por ley D’Hont del resultado electoral.

El recuento electoral comenzó el viernes 6 de mayo a las 9:00 de la mañana pero no fue hasta las 15:00 cuando se conocieron los resultados del primer recuento (el sistema de votación tanto en Reino Unido como en Irlanda es el sistema electoral consistente en la representación proporcional mediante voto transferible) donde el Sinn Féin (SF) empezó a ganar asientos rápidamente. Los conservadores del DUP admitieron que, de ser SF el partido más votado, deberían aceptar su derrota y empezarían a trabajar en el referéndum, si así lo desea la población en el norte. Sin embargo, este mismo lunes 9 de mayo, Jeffrey Donaldson, el líder del DUP, ha anunciado un bloqueo institucional al SF donde se niegan a nombrar ministros hasta que no se revise el protocolo de Irlanda por el Brexit. El Protocolo de Irlanda del Norte los mantiene dentro del mercado interior comunitario europeo, así como controles aduaneros en el mar de Irlanda para evitar crear una frontera física entre el norte y el sur de Irlanda. El DUP, que ha estado siempre a favor de un Brexit más duro y una frontera física, ha mostrado su rechazo a este protocolo en reiteradas ocasiones.

¿POR QUÉ ES HISTÓRICA LA VICTORIA DEL SINN FÉIN?

Como ya se ha mencionado, estas elecciones han roto 101 años de gobiernos unionistas y esto abre un nuevo panorama político, muy esperado, para el futuro de toda Irlanda. Según el Acuerdo de Viernes Santo, está estipulado y acordado que si hubiese una mayoría de republicanos en el norte de Irlanda se debe celebrar el referéndum por la unificación, obligatoriamente en el norte e idealmente en el sur para poder cambiar la constitución irlandesa. La victoria del Sinn Féin pone la unificación irlandesa cada vez más cerca de convertirse en una realidad a trabajar desde ya, no solo por el resultado en las elecciones sino la opinión de la población en el norte sobre celebrar el referéndum, que sigue subiendo puntos en las encuestas que se realizan cada seis meses.

Pero ambos referéndums no serían suficientes: tanto el gobierno británico como el gobierno irlandés deben consensuar y acordar la unificación; lamentablemente hemos visto que con el Brexit y el protocolo de Irlanda las negociaciones no han sido nada fáciles. Por no mencionar las dificultades que ambos gobiernos van a poner a la celebración de esta consulta.

El gobierno británico va a intentar alargar la celebración del referéndum lo máximo que pueda por una razón bastante contundente: Escocia. El gobierno escocés del Partido Nacional Escocés (SNP), liderado por Nicola Sturgeon, lleva trabajando en la elaboración del segundo referéndum por la independencia desde los resultados del Brexit en 2016. El primer referéndum, celebrado en 2014, quedó con un 55,3% a favor del no a la independencia, siendo una de las razones el tener que abandonar la Unión Europea como mínimo durante cinco años hasta que pudiesen volver a pertenecer a la comunidad europea como país independiente. Los escoceses no querían abandonar la UE, deseo que se vio completamente truncado con el resultado del Brexit, donde Inglaterra y Gales arrastraron tanto a Escocia (62% votó a favor de quedarse en la UE) como al norte de Irlanda (55,8% a favor de quedarse). Aunque el gobierno británico debe facilitar la celebración del referéndum por la unificación irlandesa gracias al Acuerdo de Viernes Santo, que ellos mismos firmaron, está claro que van a intentar seguir posponiéndolo para no acceder a las demandas de Escocia.

El actual gobierno irlandés, compuesto por la coalición de los partidos conservadores del Fianna Fáil, Fine Gael y los Verdes, tampoco lo va a poner fácil, aunque suene extraño que el propio gobierno irlandés no facilite la unificación de Irlanda. La razón está en las próximas elecciones generales de 2025, si no se adelantan. El Sinn Féin encabeza las encuestas en intención de voto con un 33%, mientras que el Fianna Fáil y el Fine Gael están en un 23% y 22%, por no mencionar que en las elecciones generales de 2020 el Sinn Féin ganó +10 puntos desde las últimas elecciones, consiguiendo 37 asientos, cerca del Fianna Fáil que ganó 38, mientras Fine Gael se quedó con 35. Dado que el SF es el único partido que ha trabajado realmente en la unificación de Irlanda, no es de extrañar las palabras del Taoiseach (primer ministro irlandés) Micheál Martin, líder del Fianna Fáil, el 9 de mayo, alegando una muy mal fingida ‘sorpresa’ sobre el posible referéndum y que “ahora no es el momento”, a pesar de que la última encuesta realizada en la República en diciembre de 2021 mostraba que un 62% de la población estaba a favor de la unificación. Todo le vale al gobierno neoliberal irlandés con tal de impedir cualquier progreso que venga liderado por el Sinn Féin.

Vamos a vivir momentos interesantes en estos próximos cinco años en la isla irlandesa. La posibilidad de la unificación y las próximas elecciones generales en la República en 2025 nos abre un camino que, esperemos, sea diferente. Tanto en el norte como el sur la crisis de la vivienda, la corrupción, la especulación, los desahucios, el aumento del coste de vida, la falta de servicios públicos e infraestructuras, la ausencia de una sanidad pública en el sur y la deficiencia de la sanidad pública en el norte, así como la inexistente protección social a las personas más precarias, hace que en toda Irlanda el SF siga subiendo en votos y que las residentes en Irlanda exijamos un cambio en la gestión del país, no solo en las urnas, sino también en las calles.

En esta sección

En Colombia las urnas contra el tridenteUn sueño al alcance de la manoGustavo Petro y Francia Márquez pueden ganar en primera vueltaFrancia M., La primera mujer negra en optar a la vicepresidencia de ColombiaRepresión en Moldavia

Del autor/a

Elecciones en el norte de Irlanda: la posibilidad de la unificacion se acerca