XVIII Congreso PCE / Aprobado el informe del Secretario General saliente tras cuatro horas de debate Intervenciones de las federaciones del PCE

Mundo Obrero Redacción 30/11/2009

La primera sesión del XVIII congreso del Partido Comunista de España estuvo dedicada a la discusión del informe presentado por el secretario General saliente, Francisco Frutos, y propició la intervención de todas las delegaciones que, ajustándose al rigor que el tiempo marcaba, mostraron las conclusiones de los debates habidos en el conjunto del partido durante todo el proceso precongresual. El documento presentado por Frutos fue aprobado por una amplia mayoría de los delegados allí presentes. No exento de críticas, el tono de las delegaciones en el debate fue constructivo, llamando a la serenidad, al debate y a la acción, reclamando para el PCE el papel y la visibilidad que el partido necesita tener.
El XVIII Congreso del Partido ha transcurrido, ya a toro pasado, en un clima de tranquilidad y de debate que, según las intervenciones de las distintas delegaciones, se echaba de menos y era una premisa para salir de él con las cosas claras y la organización más fortalecida. De hecho, es para ese doble objetivo para el que se debe el congreso, por lo cual, el primer logro se cumplió por la forma en que se desarrolló el mismo.

En la primera sesión, tras la lectura del informe político y de gestión por parte del Secretario General saliente, Paco Frutos, y después de una intervención de Julio Anguita, se entró de lleno en el debate. Como requisito ya impuesto por la costumbre y ejecutado en otras convocatorias, empiezan tomando la palabra las federaciones más pequeñas. Esto implica que el tiempo del que se dispone es menor, pero para eso se creó la síntesis.

Todas las federaciones comenzaron saludando fraternalmente al congreso, a los invitados y a los trabajadores y trabajadoras que, y esto fue unánime en todas ellas, son el objeto fundamental de la existencia de la organización.

La centralidad de la contradicción capital-trabajo fue uno de los elementos que con más abundancia apareció durante todo el desarrollo de esta primera sesión.

Organizaciones como Rioja, Cantabria o Canarias, expusieron sus matices apostando por la construcción, en referencia a la estrategia política que se dibujaba en el informe, del refuerzo de Izquierda Unida, pero no sin ello abandonar a la desidia al Partido y forjar una nueva relación, más cordial y más respetuosa en una apuesta clara por ser una formación con una propuesta alternativa y no paliativa del capitalismo.

En Canarias hubo una división en el turno de palabra. La posición minoritaria reclamó una mayor democracia dentro del Partido, elemento sin el cual, según allí se dijo, el Partido ni se une ni crece sino al contrario, se debilita.

La postura de la mayoría, en Canarias, expuso la necesidad de aprobar un resolución pidiendo el regreso, sano y salvo, de los pescadores del Alakrana, poniendo énfasis en la responsabilidad de los armadores en el problema. También se planteó en la necesidad de profundizar en el conflicto social. Cuatro millones de parados son razón más que suficiente para saber que las cosas no se están haciendo bien desde el gobierno central.

Al término de la intervención canaria llegó el turno para la representante de las organizaciones del exterior, la camarada Marta de Medina-Rosales. Marta hizo una breve exposición sobre las labores desarrolladas por el Partido en otros países de Europa y destacó el trabajo de los comunistas españoles en el desarrollo y construcción de Die Linke, formación que tan buenos resultados ha obtenido en las últimas elecciones en Alemania. Otra petición formulada por Marta fue la solicitud al Partido de que en los sucesivos congresos las distintas organizaciones del exterior tuviesen una presencia separada por países y no como un conjunto homogéneo.

Relevo generacional>/b>
Castilla y León planteó la falta de autocrítica que invadía del documento presentado por Paco Frutos. Hicieron hincapié en la necesidad de renovación en los cargos de dirección tanto del Partido como de IU, cargos que, según los camaradas castellanos leoneses, llevan, algunos, más de una década y gestionan la organización las mismas personas que la han dirigido durante esta última etapa de hundimiento. Apostaron por proponer más organicidad y solidaridad interterritorial, acabando con los grupos que responden a intereses regionales por ser estos ineficaces. “Lo legal, que es lo que se aprueba en los órganos del Partido” expusieron “no se negocia, se aplica”.

Castilla la Mancha denunció la vinculación entre la corrupción y el sistema financiero, hizo un llamamiento a la unidad en la izquierda y la trasladó a las asociaciones sindicales y sociales con las que converger en esta unidad.

Una clara referencia al proceso de refundación aprobado en la última asamblea de Izquierda Unida. Propuso, como ingredientes naturales del buen hacer del Partido y de IU la lealtad, la perseverancia y la austeridad, coincidiendo con otros ponentes que anteriormente habían situado la coherencia cono factor básico para lograr la credibilidad entre las clases trabajadoras.

Los Camaradas extremeños aportaron la reflexión de que de esta crisis, las clases populares, saldrán con una gran pérdida de derechos. Apostaron por un mayor fortalecimiento y presencia del Partido en el Movimiento Obrero, rechazando la posibilidad de que IU, como catalizador político, se convierta en partido y siga su desarrollo como movimiento político y social con un marcado perfil anticapitalista.

Galicia, Aragón o Murcia coincidieron en muchos de los análisis de los camaradas de las federaciones que ya habían tomado la palabra.

Galicia planteó, además, que se deben perder los complejos. La izquierda es débil porque habla con la boca pequeña y porque no se acaba de creer que puede ser alternativa al modelo neoliberal de pensamiento único. Aragón propuso el fortalecimiento de las estructuras intermedias. “Hay que hacer llegar la información y las directrices desde la dirección a la base y viceversa, y eso se logra fortaleciendo los cuadros intermedios del Partido” . También propuso la creación de una conferencia de Movimientos Sociales con el fin de fijar políticas y preferencias. Murcia reclamó una mayor presencia en el informe de Frutos de los distintos problemas en los que se ha visto envuelto el Partido (Salamanca, Asturias...) y reivindicó la vuelta hacia el Partido de la ternura, de la camaradería y de la alegría.

La intervención de Euskadi aportó datos sobre el fracaso de EB (Ezquer Batua) señalando como ejes de la misma la excesiva institucionalización, del viraje nacionalista de EB y el sesgo hacia el PNV que ha dejado desdibujado un perfil de una izquierda no nacionalista (que no es igual que antinacionalista, se matizó) con una apuesta clara hacia la solución del problema nacional apostando por una República Federal. Denunció, la representante del EPK, “la utilización de la lucha antiterrorista como argumento que encubre ataques a la libertad de expresión y a la democracia”.

El PSUC Viu planteó una mayor concreción en lo que se ha denominado centralidad de la contradicción capital-trabajo. Alfredo Clemente propuso la realización de un debate tanto en el Partido como en IU sobre la elaboración de una política fiscal de izquierda. Ésta estaría basada en reponer el impuesto patrimonial, en corregir la exención de que gozan las SICAV y en implantar los impuestos progresivos. “La política fiscal” expuso Alfredo “debe ser el eje principal de nuestra alternativa económica”.

Retomó el tema de la corrupción pero esta vez para acusar a ésta de ser un cáncer para la democracia y reivindicó una mayor participación de los ciudadanos en los ámbitos municipales.

Los camaradas de Asturias llegaron con mucho de lo que traían como intervención ya expuesto. Apuntaron su coincidencia en la necesidad de “visibilizar al Partido” e hicieron un breve resumen de la situación en Asturias, “O los compañeros de IU en Asturias se abren al Partido o el Partido tendrá que montar un proyecto nuevo” dijo Paco de Asís Fernández, como conclusión. Coincidiendo que el siguiente día era 7 de Noviembre, tuvo un recuerdo para el aniversario de la Revolución de Octubre en Rusia haciendo con ello un llamamiento a la unidad de los comunistas.

IU es la apuesta del Partido
Como sucede en todos los congresos, en la sesión en la que intervienen las Federaciones del Partido para fijar su posición ante el documento presentado por el secretario general saliente, los primeros en intervenir tienen la prerrogativa de ser quienes fijan las ideas fundamentales y las críticas básicas. Las grandes Federaciones poseen, en cambio, el beneficio que les da su tamaño, solamente aquilatado en tiempo de intervención. Por ello, País Valenciano, Madrid y Andalucía, aportaron matices a lo expuesto por el resto de camaradas durante la velada inaugural.

El único punto que puede ser destacado, por no haber sido dicho ya, es la abstención expectante del grupo que representaba a la mayoría de Madrid. Las menciones a la falta de presencia de una mayor autocrítica, los llamamiento hacia el fortalecimiento del Partido, su democracia interna y su presencia en la calle así como la centralidad de los temas económicos en el discurso y en la propuesta de los comunistas hacia la sociedad y en Izquierda Unida, fueron los ejes de los discursos de los representantes de estas tres federaciones, así como el contenido, en síntesis, de lo expuesto por el resto de organizaciones horas antes.

Terminado el turno de las federaciones le tocó al secretario general saliente resumir y asumir, o no, lo planteado por los camaradas, a través de una síntesis antes de someter el documento a votación del plenario. Todo dentro de la normalidad en un congreso marcado por el deseo de avanzar, desde la discrepancia y el debate, en el fortalecimiento del partido y la construcción de la alternativa de izquierda.

Paco Frutos comenzó su intervención bien entrada ya la noche. Había el lógico cansancio. Muchos camaradas había dejado, apenas unas horas antes, sus equipajes en los hoteles o en las casas en las que otros camaradas les había acogido y habían ido a recoger sus credenciales. Tal vez por este motivo, reconocido entre bambalinas por el propio Paco Frutos, su intervención no fue de las que empiezan con la luna recién salida y terminan cuando el sol asoma sus hocicos por las playas de Valencia.

Frutos se refirió al Partido, diferenciándolo de IU, como “ una organización con unidad ideológica. Quién está en el PCE está ideológicamente de acuerdo con el PCE. En cambio IU es otra cosa. Su ideología es más diversa” . Después subrayó una de las demandas más generalizadas por las Federaciones, la unidad de acción exponiendo que en IU el PCE debía “trabajar como una unidad para trasladar a ella los acuerdos del Partido. El programa de IU, con ideología”, haciendo referencia a la contradicción capital-trabajo “es el programa que se debe aplicar en la calle, cotidianamente”.

Se lamentó Paco Frutos de la excesiva presencia de una sola federación, “no es buena tanta asimetría organizativa, y sobre todo si esto se debe a la debilidad del resto de la organización”. Sobre la situación Asturiana y aprovechando que existen otros casos similares, el secretario general saliente afirmó que la apuesta política del Partido es Izquierda Unida, “pero, “ e hizo un subrayado en este pero “considero necesario que los comunistas no sean apartados de participar en los comicios electorales y, en consecuencia, algo habrá que hacer para superar las situaciones en las que se da este hecho”.

Tras asumir el discurso de la representante del EPK “punto de vista con el que estoy totalmente de acuerdo”, explicó la ausencia de más autocrítica en su informe “lo he hecho a propósito, yo podría haber sido más crítico con más gente que hoy está aquí, o con gente con la que vamos a tener que ir a trabajar, políticamente, mañana, pero he preferido una autocrítica suave con el fin de no herirnos más entre nosotros y por ello he elegido situar los elementos positivos en primer plano. Reconozco que el documento pueda carecer de autocrítica, pero basta ya de darnos tan fuerte con el fragelo”.

Asumió el análisis que se está desarrollando sobre la refundación en IU destacando el momento dulce que hoy vive la organización “si se compara con tiempos no tan lejanos y espero que superados para siempre” y explicó la necesidad de la unidad, dentro de IU, preservando su condición de organización plural de la izquierda transformadora.

La sesión se dilató hasta casi la medianoche y tras un breve receso, el documento discutido se sometió a votación. Desde la mesa, la presidenta agradeció a las Federaciones el esfuerzo de concreción que hizo posible que cupiesen todas las intervenciones en el mismo día sin necesidad de ver salir el sol por la ventana.

Publicado en el Nº 219 de la edición impresa de Mundo Obrero
  • Mundo Obrero, fundado en 1930. Edición digital |
  • Secretaría Comunicación del Partido Comunista de España |
  • Correo-e