Juan Carlos Marsans / Coord para Europa del Dto.Inter.del PC de Cuba“Obama tiene que levantar el bloqueo a Cuba”

Encarna Núñez Jiménez 30/11/2009

Con esta entrevista, realizada al camarada Juan Carlos Marsans, Coordinador para Europa del Departamento Internacional del Partido Comunista de Cuba e invitado del PC Cuba en el XVIII Congreso del PCE, se da un repaso por la realidad, no sólo cubana, sino por todo el contexto latinoamericano. El fin del bloqueo y el papel jugado por Cuba en los 50 años de Revolución son claves para la actuación política en el Continente Latinoamericano.
Mundo Obrero: ¿Qué ha supuesto de distinto el nombramiento de Raúl en cuanto a nuevo presidente de Cuba?
J.C. Marsans:
Lo único que ha ocurrido ha sido un cambio formal. En febrero del año 2008, pasada la situación de dos años con la enfermedad de Fidel, delegó su responsabilidad en el compañero Raúl.
Raúl y Fidel tienen una armonía en su pensamiento que, en principio, los ha acompañado durante cincuenta años de sus vidas, trabajando por desarrollar los planes Político-económicos-sociales de la Revolución. En estos años, seguimos cumpliéndolos con el compromiso que tiene la Revolución que, a su vez, tiene un importante conocimiento y amplio prestigio, autoridad y cariño de los cubanos y, (por supuesto), no se puede marcar una diferencia ni interna ni externa. Cada una de ellos tiene su propio estilo, su propia dinámica. Raúl centrado en la economía y Fidel en sus reflexiones políticas. Reflexiones centradas en la batalla internacional y, sobre todo, en relación con los Estados Unidos. Este país, su derecha reaccionaria, actúa permanentemente contra Cuba y con el apoyo de la mafia de Miami, son los diseñadores y promotores de un escenario llamado: “El Día Después” que consiste en preguntarse qué va a pasar al día siguiente de falta Fidel.
Sin embargo, como la Revolución es dinámica y mucho más rica en sus condiciones, no se resintió por los cambios en la dirección del país. Todo ello sorprendió a la mafia terrorista, asentada en Miami, que afirmaba que la Revolución no seria capaz de aguantar un sólo día sin la dirección de Fidel.
Hoy contamos con la dirección de Fidel en la batalla de las ideas. Contamos con la experiencia de Raúl, su autoridad al frente de la revolución. Y contamos con las nuevas generaciones, con nosotros, generaciones intermedias, y en este escenario actual están basados los principios revolucionarios.

M.O. :¿Crees qué es posible que se den relaciones entre el Gobierno de Cuba y lo Estados Unidos?
J.C.M.:
Vemos que Obama tiene ciertos valores que pueden tener dobles intenciones, por supuesto. Pero, por otro parte, entendemos que va a ser consecuente con los cambios que ofreció en su programa y que tienen que ver con una nueva política para América Latina.
El Gobierno Obama lo primero que tiene que hacer es levantar el bloqueo a Cuba. En la última Asamblea, 2009, 187 países, de los 192 que la forman, votaron en contra del bloqueo. Ni sus países amigos votan a favor. Estamos ante una oportunidad histórica y Obama está moralmente obligado a considerar esas condiciones porque, entre otras cosas, el bloqueo es un acto criminal, de genocidio, de guerra económica contra el pueblo cubano. En la propia ley de Estados Unidos que recoge las condiciones del bloqueo, aprobada en 1961, dice que el bloqueo esta dirigido a crear hambre y desesperación en el pueblo cubano.con fines desestabilizadores.
No lo han logrado ni lo van a lograr porque el bloqueo nos une más todavía. El bloqueo es una política unilateral fomentada únicamente por Estados Unidos contra Cuba por eso es Estados Unidos quien lo tiene que levantar. Nosotros no somos los que sancionamos al pueblo estadounidense que es quien está privado de visitar nuestro País. Son los empresarios estadounidenses los que están privados de hacer inversiones y establecer comercio con Cuba. Por lo tanto, está en esa nueva administración de Obama dar los pasos significativos en esa dirección.

M.O.: ¿Queda bastante claro que el Gobierno Cubano está abierto a facilitar la anulación del conflicto y cambie su actitud para que se elimine el bloqueo?
J.C.M.:
¡Mira! Cuba siempre ha estado dispuesta a sentarse con los Estados Unidos a conversar y a encontrar una solución a este conflicto. Eso siempre ha estado presente. Lo ha reiterado nuestro presidente Raúl en varias ocasiones. Pero, no puede haber atisbos de sombras hacia mantener nuestra independencia. Tienen que respetar el derecho del pueblo de Cuba a mantener su autodeterminación y la soberanía de nuestro pueblo. Que nuestro pueblo escoja de manara libre el sistema político que quiera tener: ideológico-político-económico que tiene que ver con nuestra lucha y nuestros intereses. Esto es un derecho recogido en las Normas Internacionales que los Estados Unidos tienen que respetar.
Nosotros no haremos concesiones. Nosotros estamos dispuestos a sentarnos a negociar con EE.UU, a tratar el conflicto en todos los aspectos. Ahora bien, quiero que tú conozcas que no es sólo la política del bloqueo, son cincuenta años de agresiones, que cada semana se transmiten tres mil horas de emisión por radio y televisivas contra Cuba, que es una acción subversiva para estimular la contra revolución, tanto interna como externa, dirigida ha desestabilizar el país.
En Miami están libres los terroristas que durante cincuenta años desarrollan una guerra abierta contra Cuba, con acciones que nos han costado más de 2.300 vidas, pérdidas de materiales que han supuesto millones de pesos que nos ha privado de poder resolver problemas económicos internos muy importantes.
El tema de los cinco jóvenes cubanos presos por luchar contra el terrorismo, que perjudicaba no sólo a nuestro pueblo, sino a ciudadanos estadounidenses y a otros ciudadanos del mundo, es que están presos sin haber cometido acto alguno de terrorismo mientras que Posada Carriles y otros están libres, teniendo conocimiento de sus arsenales de armas y del empleo de las mismas en acciones terroristas. Luego, no sólo es el bloqueo, sino otros muchos temas que tiene que considerar la administración Obama.
M.O.: En ese sentido, ¿Cuál es el motivo que hay detrás para mantener las condenas a los cinco en referencia a seguir con esa situación de mantener el terrorismo contra Cuba?
J.C.M.:
Lo que se desarrolló contra nuestros cinco compañeros- en septiembre de 1998- cuando fueron apresados y en los juicios que se han realizado en los años posteriores, fue una gran operación política. Ellos representan los valores de un pueblo, la dignidad del pueblo cubano. Esto no lo pueden aceptar ni la ultraderecha reaccionaria de ese país ni la mafia asentada en Miami. Cuando el propio Gobierno Estadounidense reconoció, en su momento, y la Agencia Federal de Inteligencia declaró que no había tenido acceso a ningún documento confidencial, quiere decir que no practicaban el espionaje. Políticos, parlamentarios y juristas nos han dado su apoyo durante todos estos años para demandar la inmediata liberación de nuestros compañeros.

M.O.: ¿Qué papel juega Cuba en el nuevo mapa político de América Latina?
J.C.M.:
El papel que ha jugado ha sido el de resistir todo este tiempo. Plantear que es posible, frente al Imperio, frente a su historia política de dominación en el Continente y frente a su hegemonía, construir una alternativa al modelo Neoliberal que (EE.UU) ha tratado de imponer en estos años. Hemos dado ejemplo de que es posible construir un sistema con justicia e igualdad social, que es posible que los trabajados sean los verdaderos dueños de los recursos y bienes de su Estado y que es posible avanzar en la independencia y en la soberanía de nuestro pueblo. Cuba ha sido, de alguna manera, la portadora de ese valor independentista de Bolívar y Martí que señalaban el camino además de darnos también otros aportes en esa lucha desde el compromiso internacional. Hoy, te puedo decir que hay más de 50.000 colaboradores cubanos prestando servicios en más de 70 países de América Latina desarrollando importantes planes de desarrollo social y económico. Esto logra demostrar que es posible un cambio, que es posible que los excluidos de siempre, los desposeídos de siempre puedan tener realmente derecho a la educación, a la salud y puedan plantearse una vida más digna. Por ejemplo, en Venezuela se acaba de decretar el fin de la analfabetización, lo alcanzó Bolivia, lo alcanzó Nicaragua y lo va alcanzar también Ecuador en los próximos años. Esto expresa que nosotros formamos, junto con esas naciones que ya somos nueve países los que integramos, el ALBA. Nosotros pertenecemos a esa gran patria americana que va desde Rió Bravo hasta la Patagonia.

M.O.: ¿En qué afecta la actual crisis económica a la Isla?
J.C.M. :
En mucho, esto se viene a sumar a los costos que, el bloqueo ha tenido para nosotros. También nos afecta mucho el impacto que el cambio climático tiene en el Caribe y que lo estamos sufriendo. Los problemas que nosotros padecemos se reproducen en la venta de materia prima que nosotros exportamos. Un ejemplo está en el caso del níquel que en el 2008 tenia un precio de 56.000 dólares tonelada y hoy está en 12.000 dólares tonelada.
En el turismo, por ejemplo, nos ha afectado porque baja el número de turistas que hemos recibido que, aunque se mantiene más o menos igual pero se ve afectado por la presión de los prestamos, el aumento de las deudas en la sociedad más la pérdida salarial, todo ello nos proporciona una pérdida importante. Nos afecta en la importación de alimentos que en los últimos años se ha incrementado. En fin, todo esto crea unas condiciones adversas para nosotros.
Ahora, ¿Qué es lo que ofrece un modelo político-económicos-social como el nuestro frente a la crisis económica? Que la crisis no la tengan que pagar los trabajadores de las clases más débiles; digamos nuestro pueblo. El Estado está haciendo un gran esfuerzo para tratar de conservar y realizar las principales conquistas de la revolución. En el orden social hemos seguido manteniendo la reforma salarial para los trabajadores, hemos continuado desarrollando la inversión. La crisis tiene consecuencias en casi todo, pero intentamos que la crisis no genere mayores niveles de desigualdad y que podamos mantener los niveles de desarrollo social que venimos desarrollando durante la Revolución en estos años.
Ante la crisis habrá planes que tendremos que aplazar; inversiones que tendremos que ralentizar y que no haremos tan pronto como pensábamos pero seguiremos caminando con el desarrollo sostenible. Intentaremos no poner en riesgo nuestra hermosa Isla, en la que viajamos todos con nuestro planeta azul y que cada día este sistema capitalista está poniendo en juego (en peligro), no sólo la sostenibilidad de los recursos materiales, sino la propia vida del planeta.

Publicado en el Nº 219 de la edición impresa de Mundo Obrero

En esta sección

Entrevista a Felipe Alcaraz: "Javier Egea no quiso normalizar ni su vida ni su obra"Aprobado el informe del Secretario General saliente tras cuatro horas de debateUna Guía Programática con propuestas políticas a la ciudadanía“Obama tiene que levantar el bloqueo a Cuba”El PCE apuesta por la construcción con los trabajadores de la alternativa a la crisis

Del autor/a

“Obama tiene que levantar el bloqueo a Cuba”