Europa se asombra de la impunidad y las carcajadas “reales”La prensa internacional escribe sobre el blanqueo y la corrupción del 'rey huído', los españoles sobre las bravuconadas en Sanxenxo

Gema Delgado 23/05/2022

“¿Dar explicaciones de qué?, Ja, ja ja”. Así se ríe en la cara de todos nosotros el todavía rey Juan Carlos I. Espectáculo televisivo, palmeros en el puerto y las tertulias audiovisuales, reverencias medievales, escándalo clamoroso y estupor en los países Occidentales. La prensa internacional ha seguido la interpretación pública del Borbón,-y su hija-, que acostumbrado a hacer lo que le da la gana obvió la petición de la Casa Real de “discreción”.

De nuevo la lectura de los escándalos del rey se escribe diferente fuera de nuestras fronteras, como siempre se ha hecho. Allí se ven al rey desnudo y lo cuentan. Los principales medios europeos y estadounidenses no entrevistan el amigo anfitrión y compañero de barbacoas del emérito, Pedro Campos, ni se preguntan por la salud del rey, ni se explayan las anécdotas palaciegas en Sanxenxo, sino que se enfocan en cómo se puede encajar la vuelta del “rey huido” (Le Figaro) sin que de explicaciones. LÉxpress califica la visita de “espeluznante”. Le Monde se sorprende de cómo la justicia española ha sido “incapaz” de procesarlo. El suizo Tribune de Genève se refiere al emérito como "una fuente de escándalos". Y el también suizo Blick señala que se ha salvado de la justicia por sus privilegios pero en ningún caso por no haber defraudado.

En el país vecino France 24 hablaba de “los escándalos sobre sus finanzas, vida amorosa y excentricidades que llevó a su abdicación” y le dedicó un programa.

Y, desde Alemania, el FrankenPost analiza el pulso que ha lanzado Juan Carlos I a la ciudadanía, al Gobierno y su hijo el Rey: “La primera visita del viejo rey se convierte en un equilibrio para la monarquía".

Todos recuerdan los escándalos fiscales del emérito y las palabras más repetidas en la prensa fuera de nuestras frontera son “corrupción”, “malversación financiera” “fraude fiscal“ y “blanqueo”.

Garzón: “Juan Carlos I es un delincuente acreditado por sí mismo”

Juan Carlos I de Borbón se apunta a la lista de monarcas que más hace en favor de la República utilizando para ello el salvoconducto de la Casa Real y los altavoces de los medios de la comunicación convertida en entretenimiento. Una Eepublica que se reclama en las calles, especialmente por los jóvenes, y se manifiesta en las recientes concentraciones ”contra la monarquía corrupta” que congregaron en Sanxenxo y en Madrid.

Juan Carlos “es un delincuente acreditado por sí mismo”. Con sus pagos tardíos a Hacienda él mismo admitió que había delinquido, declaró este fin de semana el coordinador Federal de IU Alberto Garzón: “No tiene causas judiciales pero no es porque sea inocente sino por la deriva judicial y la impunidad”. Y ahí coincide con la prensa internacional.

Por su parte, el Secretario General del PCE, Enrique Santiago, asegura, en su cuenta de tuiter, que la partida continúa: “El Emérito vuelve sin dar explicaciones, convirtiendo la inviolabilidad para funciones oficiales en impunidad para enriquecerse usando la Jefatura del Estado. Y sin que se haya abierto nunca una investigación judicial. Seguimos pendientes del recurso ante Tribunal de Estrasburgo”.

En esta sección

Ni OTAN, ni guerras, queremos pazUnidas Podemos presenta una PNL exigiendo el cumplimiento de los Derechos Humanos en la Frontera con MarruecosLos recursos del Estado deben destinarse de manera prioritaria al gasto social y no a incrementar el militarIU reclama a la UE acabar con los “acuerdos de la vergüenza” en inmigraciónLa matanza de Melilla no puede ser olvidada

Del autor/a

Ni OTAN, ni guerras, queremos pazEl camarada Teodulfo Lagunero, mucho más que un mecenasLa victoria de la unión popular en torno a Melenchon es ya un referente La prensa internacional escribe sobre el blanqueo y la corrupción del 'rey huído', los españoles sobre las bravuconadas en SanxenxoMarga Ferré: ‘La unidad no es uniformidad ni se construye en torno a jerarquías. Es momento de escucharnos y crecer de forma colectiva’