Han detenido al ex presidente de la República elegido con el apoyo del Partido Comunista en 2016Represión en Moldavia

Higinio Polo 25/05/2022

En Moldavia la policía ha detenido a Igor Dodon, ex presidente de la República elegido con el apoyo del Partido Comunista en 2016. La Fiscalía General moldava abrió una causa contra Dodon acusándole de corrupción y de traición, y ha realizado registros en su domicilio. Estará detenido durante tres días, a la espera de su encarcelamiento o puesta en libertad. El mismo día de la detención de Dodon numerosos manifestantes se han concentrado ante el Parlamento, protestando contra el gobierno de Maia Sandu.

La Fiscalía y el gobierno de Maia Sandu han filtrado sospechas de que Dodon aceptó el soborno de Vladímir Plahotniuc, un empresario enriquecido con oscuros negocios y abiertamente antirruso, que creó su propio partido y se integró en la Internacional Socialista, además de mantener contactos con personajes del gobierno estadounidense como Victoria Nuland, una de las organizadores del golpe de Estado del Maidán en Ucrania, y con el Atlantic Council, una entidad que trabaja para favorecer los objetivos de Estados Unidos y la OTAN. Un video grabado con cámara oculta en 2019 mostraba a Plahotniuc intentando entregar una bolsa negra (que supuestamente contendría dinero) a Dodon, aunque el ex presidente rehusó recogerla. Toda la escena era una evidente provocación.

Los interrogatorios sobre las acusaciones a Dodon han afectado ya a veinticinco personas, y no son ajenos al clima de persecución contra los comunistas, socialistas y el resto de la oposición que está impulsando el gobierno de Maia Sandu, con el asesoramiento de la embajada norteamericana y de los servicios secretos de Washington.

CRECIENTE INTROMISÓN ESTADOUNIDENSE

Maia Sandu, una política ligada a entidades occidentales, partidaria del acercamiento a la Unión Europea y que recibió financiación de fundaciones con intereses en el sector bancario moldavo, consiguió ganar las elecciones presidenciales en 2020. Su ideología abiertamente anticomunista se reveló en unas declaraciones sobre el ex presidente rumano Ion Antonescu, ejecutado tras la Segunda Guerra Mundial por su condición de criminal de guerra. Sandu declaró que Antonescu era "una figura histórica de la que se pueden decir cosas tanto buenas como malas". Las numerosas críticas que recibió le llevaron a rectificar después, aunque mantuvo una peculiar defensa: "mi posición ante cualquier régimen criminal del siglo XX, ya sea nazi o comunista, que tienen millones de vidas en sus conciencias, es bien conocida e inequívocamente negativa."

Desde su llegada a la presidencia, Sandu ha acentuado la inclinación atlantista del gobierno de Chisinau. Igor Dodon es acusado también de ser prorruso, y el clima creado en el país con los sospechosos atentados terroristas en la región de Transnistria, que no controla el gobierno de Chisinau, y la cercanía de la guerra en Ucrania, han aumentado la persecución política, a la que se añade la creciente intromisión de Estados Unidos en Moldavia, de la que quiere hacer una pieza más del reforzamiento de su dispositivo militar en Europa oriental.

En esta sección

Colombia: hay futuro si hay verdadSeñor@s de la OTAN, una Europa arbitral es posibleLa extrema derecha dispara en Colombia contra la Comisión de la Verdad antes de que se conozca su informeUcrania: Negociación o destrucción masivaLasso contra las cuerdas

Del autor/a

Agridulce FranciaRepresión en MoldaviaMariupol: esparcir el odioEstados Unidos indaga en Ucrania la guerra contra China¿Zelenski en Madrid?