El desarrollo de la tecnología 5G y sus repercusiones en nuestras vidas Debemos avanzar hacia una legislación que, apostando por mantener la tasa de beneficios actual, obligue a dedicar las mejoras en el rendimiento que puede producir el 5G a una reducción de horario, manteniendo el mismo salario

José Luis Centella Gómez. Presidente del PCE 28/05/2022

El desarrollo de la tecnología 5G se puede considerar como la nueva Revolución Industrial que condicionará el futuro del planeta, en general, y de la humanidad, en particular. Al igual que ha ocurrido con otros cambios tecnológicos desde la I Revolución Industrial en el siglo XVIII, su plasmación legislativa tiene una gran importancia. En España se puede considerar que el decreto que convalidó recientemente el Congreso para el desarrollo de la tecnología 5G que -aunque en su preámbulo hace referencia, fuera de lugar, a la situación de guerra que se vive en Ucrania- ha mejorado las expectativas que se tenían, a tenor de las presiones que los EE.UU. están ejerciendo para que se incluyan en los textos legales que desarrollen la tecnología 5G disposiciones que veten directamente a las empresas chinas, cuestión que en el caso español no se ha producido con la contundencia que sí aparece en otros países de nuestro entorno.

En todo caso, el texto tiene elementos lo suficientemente ambiguos para dejar cierta discrecionalidad a la actuación del Consejo de Ministros, sobre todo, en lo relativo al Derecho Internacional y a las resoluciones y acuerdos de Naciones Unidas, cuestión que pondría difícil la situación a empresas de un país como los EE.UU., que no se caracteriza precisamente por respetar los acuerdos de Naciones Unidas.

Desde esta situación de discrecionalidad, es importante poner atención al desarrollo normativo del Decreto. El desarrollo de la tecnología 5G debe entenderse como un instrumento para ampliar y democratizar el acceso a los avances científico-técnicos, por lo que se necesita priorizar la defensa de la soberanía nacional por encima de intereses empresariales y políticos, ajenos al interés público. Para ello, es necesario situarse por encima de las presiones que ejercen tanto las grandes empresas como las grandes potencias mundiales mediante la libre competencia.

Desde esta perspectiva, el desarrollo de la tecnología 5G se tiene que afrontar desde diversos enfoques, que van desde el geopolítico, hasta el medioambiental y el laboral. El objetivo, planteando todo tipo de garantías medioambientales, es avanzar hacia un modelo de racionalización del consumo, e incluso plantear la posibilidad del decrecimiento energético, situando el debate geopolítico en la multipolaridad que rompa cualquier dinámica de bloques en el desarrollo de la tecnología 5G, eliminando las barreras ideológicas que se puedan crear para su instalación, para que las condiciones sean las mismas en todos los Estados, buscando mantener la soberanía tecnológica, el equilibrio medioambiental, las garantías laborales y asegurar la privacidad.

Desarrollo del 5G con garantías medioambientales y de derechos

Es importante definir en el desarrollo del Decreto las redes de comunicación que va a utilizar el espectro 5G y, sobre todo, asegurar que en la adjudicación se respete formalmente todas las garantías que se recogen en el Decreto, para que prime el establecimiento de controles públicos, al tiempo que se garantice que no esté condicionada por presiones de ninguna gran potencia internacional. De esta manera, se garantiza la soberanía tecnológica, se protege la privacidad, al tiempo que se evita que sea instrumento para la sobreexplotación económica y laboral.

También es fundamental poner toda la atención en el respeto a las cuestiones energéticas, a las que afectará el desarrollo de la tecnología 5G, para que no se genere una dinámica de degradación medioambiental, porque si se utiliza un sistema de postes que dé difusión más corta, se puede llegar a triplicar el consumo energético en relación con el 4G, mientras que otros modelos de desarrollo pueden generar un ahorro energético que compense simplificando los procesos de manera que se rebaje el consumo energético global.

Al mismo tiempo, hay que tener en cuenta que mas allá del propio desarrollo del Decreto, hay una serie de cuestiones que tenemos que afrontar en paralelo a la extensión de la tecnología 5G por sus repercusiones en todos los ámbitos de la sociedad. De manera especial debemos tener en cuenta la repercusión que tendrá este nuevo salto tecnológico en el mundo del trabajo, en la medida que está directamente relacionada con la consolidación de la llamada Industria 4.0, y su posible utilización por el Capital para para avanzar en el desarrollo de un modelo de teletrabajo neoliberal, como denuncian las centrales sindicales.

Tenemos que ser conscientes de la necesidad de una adecuación de las actuales medidas al pleno desarrollo de la Industria 4.0, que puede dejar sin protección real a grandes sectores de trabajadoras y trabajadores, que ven cómo se utilizan los avances tecnológicos para reducir plantillas y aumentar las tasas de beneficios.

Reducir jornada laboral, manteniendo salarios y tasa de beneficios

Una cuestión básica es evitar que el despido por “causas objetivas” pueda anular en la práctica cualquier posibilidad de plantear que la reducción horaria sea la alternativa a la reducción de empleo que provocan los avances tecnológicos. En consecuencia, es necesario tomar las medidas necesarias para evitar que los avances científicos se utilicen una vez más para aumentar las tasas de ganancias empresariales a costa de la reducción de personal. Debemos avanzar hacia una legislación que, apostando por mantener la tasa de beneficios actual -que ya es suficientemente alta- obligue a dedicar las mejoras en el rendimiento que puede producir el 5G a una reducción de horario, manteniendo el mismo salario, lo que contribuiría a la activación de la economía en general.

Es necesario incluir en la agenda del diálogo social cómo afecta la digitalización a las relaciones laborales, contemplando la formación tecnológica adecuada para adaptar las plantillas al desarrollo tecnológico que se abre con la implantación del 5G, la garantía de mantenimiento de los derechos laborales y sociales, para que no se vean disminuidos por la nueva estructuración del trabajo, así como la imposibilidad de utilizar la implantación de nuevas tecnologías para reducir puestos laborales, ligando con la utilización de los avances en el modo de producción para la reducción de horarios, al tiempo que asegura la regulación del derecho a la desconexión en el teletrabajo y la aprobación de una fiscalidad progresiva que se aplique sobre las nuevas tecnologías con carácter finalista, para ayudar a mantener la estabilidad del mercado laboral.

En todo caso, estas cuestiones de carácter medioambiental o laboral no pueden plantearse de forma separada a la legislación que defina el desarrollo de la tecnología 5G en España y Europa, sino que tiene que plantearse una regulación legislativa integral que permita conjugar todos los factores que se ven afectados por esta tecnología, sin olvidar que, en el ámbito geopolítico, el desarrollo del 5G está siendo una de las cuestiones que marca la confrontación de EE.UU. con China y sus intentos de volver a situar las relaciones internacionales en esquemas de Guerra Fría.

Desde esta perspectiva, se puede plantear la posibilidad de que España resista las presiones y evolucione hacia unas relaciones internacionales más abiertas y multilaterales, teniendo en cuenta que en este momento no existe uniformidad en la UE, en la medida que no todos los Estados miembros están aceptando las presiones que les trata de imponer EE.UU. para cerrar con argumentos ideológicos la posibilidad de que empresas chinas puedan participar en los concursos de adjudicación del desarrollo de las redes 5G.

Nuestra propuesta

Como elemento importante de nuestra propuesta debe estar garantizar la universalidad, la primacía de lo publico, la soberanía tecnológica, el derecho a la privacidad, así como las consecuencias de la implantación del 5G en el modelo de producción y sus repercusiones en las relaciones laborales, dejando claro que no se puede investigar con fondos públicos para luego dejar en manos privadas la comercialización de las patentes.

En definitiva, frente al Capitalismo Digital tenemos que construir una alternativa para que los avances científico-técnicos alcancen a todos los Pueblos del Planeta. Una alternativa tecnológica democrática, socialmente avanzada y medioambientalmente sostenible, por lo que hacemos un llamamiento para que colectivos sociales, sindicatos, grupos políticos, centros de pensamiento, y revistas de debate seamos capaces de constituir un ámbito para profundizar las cuestiones derivadas que van mas allá del simple desarrollo del Decreto ratificado por el Congreso, en la medida en que estamos, como se decía, al comienzo de una cuestión que condicionará nuestro futuro en gran medida.

Publicado en el Nº 355 de la edición impresa de Mundo Obrero mayo 2022

En esta sección

IU llama a la participación en las movilizaciones del Orgullo “para celebrar los derechos conquistados y seguir avanzando”El proceso 1001, la información de servicio público y la necesaria reflexión sobre los contenidos de los informativos en RTVE¿Participa RTVE en la campaña de acoso mediático al Gobierno que ha denunciado el presidente Pedro Sánchez?Contra la impunidad de la masacre en MelillaHombres y mujeres de puño en alto. 100 años de comunismo en Navarra

Del autor/a

El desarrollo de la tecnología 5G y sus repercusiones en nuestras vidasReconfiguración del Orden InternacionalDesmontando la campaña que trata de enfrentar al pueblo cubano con su revoluciónSocialismo con características chinas; raíces y perspectivasEl compromiso del PCE para continuar la lucha de Julio Anguita