El regreso de Pablo Milanés

Luis Adrián Betancourt. (*) / La Habana 24/06/2022

Eran más de las 20h 30’pero Pablo Milanés cambió el horario de comienzo. El público reclamaba su presencia pero él, viendo que todavía entraban más personas al Coliseo de la Ciudad Deportiva, esperó casi una hora para comenzar su concierto.

Salió Pablo al escenario y, entre aplausos y ovaciones, dijo que “siempre he dicho que Cuba es mi mejor público por la atención y el respeto que me han brindado pero ustedes ya se pasaron”.

Unos días antes del concierto el local destinado para su actuación era el Teatro Nacional que tiene capacidad para menos de 3.000 personas. El gran público comenzó a reclamar al ver que se habían agotado rápidamente las entradas. Poco después una nota del Instituto Cubano de la Música anunció que “con el objetivo de facilitar una mayor asistencia al concierto de Pablo Milanés, se cambia para el Coliseo de la Ciudad Deportiva”.

Durante todo su concierto hubo muchos años de música que Pablo cantó con la misma voz impecable que lo ha caracterizado.

Ya finalizaba su concierto y se apagaban las luces pero su público de 10. 000 personas pedía más. Pablo volvió para despedirse con una de sus grandes canciones: Ámame como soy.

Actualmente Pablo Milanés reside en España pero cuando la tierra llama…

(*) Periodista, escritor e historiador cubano.

En esta sección

Cuando las bombas estallan en Ucrania, los medios de comunicación despliegan sus armasReforma laboral en un día de calorLuis Cernuda, la España que arde frente a la derrotaValla, vallaValencia: calle Bluff, número 1, primero izquierda

Del autor/a

El regreso de Pablo MilanésCamilo vive entre nosotrosLa Loma de los Catalanes en La Habana que sería la Plaza de la RevoluciónCincuenta años de la literatura policial cubanaLos melocotones del trópico