Pan o Plomo

Carta abierta a la ciudadaníaLos muertos de la valla de Melilla no tienen ni números

Antonio Romero Ruiz. (*) 30/06/2022

Estimada ciudadana, estimado ciudadano:

En el poema de Galeano, Los Nadies. No tienen nombres, tienen números. Los muertos de la valla de Melilla no tienen ni números. No se sabe a estas alturas el número de fallecidos, si han sido 18, 23 ó 35…

Los apilaron como ganado. Los han enterrado rápido, no han tomado huellas dactilares, no han guardado cabellos para comprobaciones posteriores del ADN. No se les ha hecho la autopsia. No se ha respetado los ritos religiosos a la hora de dadles sepultura. No esperan que venga ningún familiar, han quedado en sus poblados o en los arrabales de las caóticas metrópolis africanas.

En esta ocasión han tratado de ocultar la dimensión de la tragedia

Y no han podido evitar que la sangre salpique a las alfombras de Moncloa y el salón del trono de Palacio Real. Se trataba de no estropearle la cumbre a la OTAN. Los jefes de Estado y de gobierno empezaban a llegar a Madrid.

Las primeras declaraciones del presidente del Gobierno han sido culpando a las mafias y respaldando la actuación de la Guardia Civil y de la Gendarmería marroquí. Ni una palabra de condolencia, de sentimiento humano, aunque en las últimas declaraciones ha rectificado. Felipe VI ni una palabra, ni está ni se les espera.

Ha sido tal la conmoción que ha recorrido en la sociedad española, que han tenido que abrir una investigación sobre las muertes en la valla desde la Fiscalía General del Estado, la ONU y el Defensor del Pueblo. Habiendo solicitado una investigación independiente las ministras/os de Unidas Podemos a través de una carta y declaraciones públicas.

Las fuerzas y cuerpos de seguridad de un Estado democrático han de actuar siempre con proporcionalidad, y con respeto de la ciudadanía y Derechos Humanos. Desde luego la estrategia para impedir el salto de la valla no podía más que conducir al desastre al acorralar por la espalda, convirtiendo en una ratonera la concentración de jóvenes africanos como hizo la Gendarmería marroquí.

La investigación independiente debe ser rigurosa, donde se acceda a todas las imágenes grabadas, a todas las órdenes y a la coordinación entre la Gendarmería marroquí y la Guardia Civil española. A los 12 km de vallas que separa la frontera más al Sur de la Unión Europea y África, hay que sumarle lo metros hechos con el alambre de la traición de Pedro Sánchez al pueblo saharaui y del PSOE al pueblo saharaui.

¡Pero la fiesta de la OTAN tenía que continuar!

La OTAN ha participado desde su creación, siguiendo a los EE.UU.; en la guerra de Yugoslavia, que no contó con autorización del Consejo de Seguridad de la ONU; en la guerra de Iraq que ha sido la más sangrienta y basada en mentiras; en la de Afganistán, Yemen, Siria, etc. Suman más de un millón de muertos y ocho billones de dólares para financiarlas.

Además, hemos asistido en estos años a un recorte de las libertades democráticas y a un recorte de los Derechos Humanos. Donde la OTAN ha jugado un papel muy destacado de coordinación en los vuelos secretos de la CIA, donde los países europeos de la OTAN colaboraron con cárceles secretas. Trasbordos en aeropuertos civiles, en estos vuelos se trasladaban sospechosos de terrorismo a Guantánamo, sin derecho a abogados ni a defensa alguna.

Los jóvenes africanos muertos en la frontera no eran terroristas, ni portaban armas de fuego, venían en busca de un futuro mejor. Las grandes migraciones de la historia han sido provocadas por las hambrunas, desastres naturales, cambio climático y para huir de guerras.

¡Habrá que decirles a los jefes de la OTAN que no hay nada que celebrar! Y mucho menos, dedicar más recursos a la carrera de armamentos. Lo que necesita el mundo de hoy, es trabajar por el desarme, la paz y el respeto a los Derechos Humanos.

Salud y República,

(*) Antonio Romero Ruiz.
Presidente de Honor PCA,
Ex parlamentario de IU,
Coordinador de la Red de Municipios por la III República

En esta sección

Enfermos, o el mundo al revésAmanece la nueva ColombiaDe la desconfianza en la JusticiaÁfrica, prejuicios y concertinas Vicenç Navarro reivindica la necesidad de superar el belicismo partidista y buscar el bien común

Del autor/a

Los muertos de la valla de Melilla no tienen ni númerosDecálogo para votar por Andalucía e Inmaculada NietoLas guerras de la OTAN han costado más de un millón de muertos, 8 billones de dólares y pérdida de libertades y derechosEl milagro del arraigo de la candidata Macarena OlonaLa coalición Por Andalucía es la alternativa a la derecha, la garantía de políticas de izquierdas y progreso