América Latina en soberanía

La Cumbre de Biden... Organizar una Cumbre de las Américas sin gran parte de las Américas no parecía una buena idea. Y no lo fue

Marta Martín 12/07/2022

Y no me refiero a la Cumbre de la OTAN que se celebrará en Madrid para reconstruir el brazo armado del imperialismo y que será rechazada de pleno en la Cumbre por la Paz donde diferentes organizaciones y plataformas dejarán claro que el camino para construir un mundo multipolar son la diplomacia y la paz.

Hablo de la IX Cumbre de las Américas celebrada en Los Ángeles y que estaba avocada al fracaso antes de su comienzo por la opacidad con que se organizó. Hasta 48 horas antes de inaugurarse el evento no se conocieron oficialmente las invitaciones a los países invitados. No figuraban ni Cuba, ni Venezuela, ni Nicaragua, que fueron vetados.

Y es que organizar una Cumbre de las Américas sin gran parte de las Américas no parecía una buena idea, y vuelve a dejar claro la instrumentalización que la Administración Biden quiere hacer de América Latina y el Caribe, intentando de nuevo que vuelvan a ser el patio trasero de un imperio en decadencia.

Después de los intentos firmes, pero constructivos, de los países latinoamericanos y caribeños por hacer rectificar a los EE.UU. en su intento de imposición y veto, empezaron los debates públicos, inevitables, lo que acorraló aún más al Gobierno estadounidense que en ese momento inició intentos de negociación turbios con algunos de los países vetados, como Cuba, en vez de rectificar, asumir su error y ponerle solución.

Pero la arrogancia de quién se cree dueño del mundo sigue subestimando el poder de los países latinoamericanos y caribeños que cada vez demuestran una mayor y firme oposición a los intereses de dominación del imperialismo.

Más de 20 países se opusieron a las exclusiones, hubo 11 denuncias expresas contra el bloqueo y otras contra la arbitraria inclusión de Cuba en la lista de Estados patrocinadores del terrorismo. La Comunidad de Estados del Caribe (Caricom) mantuvo una fuerte posición contraria a cualquier veto y presidentes como López Obrador, Díaz-Canel o Maduro, asumieron un liderazgo extraordinario ante las exclusiones que demuestra que EE.UU. no está en capacidad de establecer imposiciones.

El camino opuesto es el que tomó la Cumbre de los Pueblos, un encuentro participativo y democrático, acompañado en las calles de miles de ciudadanos estadounidenses y de otros puntos del mundo que intentó ser reprimida por las autoridades de EE.UU. y que dejó en evidencia el vacío de la Cumbre de Biden.

El imperialismo y sus lacayos siguen sin aprender del camino trazado por Bolívar y Martí que dejaron marcada la senda de la independencia de los pueblos latinoamericanos y caribeños. Por mucho que EEUU y su brazo armado, la OTAN, quieran evitar el nuevo orden mundial multipolar, no podrán con la fuerza libertadora de América Latina y del Caribe que tienen claro que no volverán a hincar la rodilla ante el imperio.

Publicado en el Nº 356 de la edición impresa de Mundo Obrero junio 2022

En esta sección

SOLIDARIDAD CON CUBA. Evitar los efectos del bloqueo sobre las transferencias de ayuda solidariaSolidaridad con CubaApoyo solidario para resarcir daños de incendio en la Zona industrial de Matanzas (Cuba)Dejen gobernar a Gustavo PetroIncendio de grandes proporciones en Cuba

Del autor/a

La Cumbre de Biden...Entre el lawfare y la recuperación de la izquierda en América LatinaSe abrirán las grandes alamedas...En Colombia arrasa la izquierda de PetroEl despertar de América Latina