Jornada del PC Portugués sobre la soberanía alimentaria Garantizar la alimentación de nuestro pueblo y la producción de la pequeña y mediana agricultura

Mundo Obrero Redacción 20/07/2022

El pasado 15 de julio el Partido Comunista Portugués organizó la conferencia “Producción de alimentos, agricultura y soberanía alimentaria: un objetivo nacional”. El objetivo del PCP con este acto, era escuchar a los distintos representantes del mundo rural, sobre la producción agrícola y ganadera y tratar de entender qué hay que hacer para que Portugal avance hacia la soberanía alimentaria.

Las medidas que hay que tomar para llegar a la soberanía alimentaria fue el eje central y en torno a esto se desarrollaron las distintas intervenciones de los campesinos y ganaderos, los cuales pidieron soluciones al escandaloso aumento de los precios de los factores de producción, los impactos brutales de una sequía muy prolongada que reduce productividad y la imposición de precios a la producción, por parte de las cadenas de distribución de alimentos.

Para los y las comunistas de Portugal, la defensa de la producción nacional y la soberanía alimentaria implica garantizar a los agricultores, y en particular a la pequeña y mediana agricultura, las condiciones para mantener su producción , lo cual recalcan que es de suma urgencia para el desarrollo del país luso.
EXTRACTO DE LA INTERVENCIÓN DE JERÓNIMO DE SOUSA, SG DEL PCP, EN LAS JORNADAS

Quisiera saludar vuestra presencia en este acto promovido por el Grupo Parlamentario del PCP y agradecer las aportaciones, provenientes del profundo conocimiento de quienes se empeñan en cultivar la tierra y alimentar al ganado, llueva o truene. Aportaciones que serán de gran utilidad para nuestro trabajo e intervención.

(...)

Buena parte de lo que queda por hacer es precisamente lo que hemos tratado hoy aquí y lo han expresado en sus intervenciones.

De hecho, podríamos preguntar: ¿qué hace que los agricultores y un número tan grande de sus asociaciones vengan en los últimos meses a denunciar y protestar contra la situación de la agricultura portuguesa? Asociaciones muy diversas, de varias partes del país y representativas de diferentes sectores que, como aquí, han afirmado cuatro aspectos fundamentales:

En primer lugar, denuncian el escandaloso aumento de los precios de los factores de producción, que se deja sentir desde al menos el último trimestre de 2021. Combustibles, energía, abonos, abonos, fitosanitarios, semillas, raciones, maquinaria, no hay nada que no haya visto incrementos, abrumadoramente especulativos, que pueden superar el 200%.

Tenemos ejemplos como la bolsa de abono que antes costaba 9 euros y ahora 18. O los que gastaron 2 mil euros en piensos y este año tuvieron que pagar 3 mil euros. O los que han tenido que reducir las curas porque los fitosanitarios cuestan más del doble.

En segundo lugar, se quejan de los impactos brutales de una sequía muy prolongada que reduce la productividad, por la imposibilidad de regar, ya sea por falta de agua disponible o por los costos que esto implica, que impidieron el crecimiento de pastos y forrajes, lo que implicó alimentar al ganado con forraje que sólo debe utilizarse a finales de verano.

Una sequía cuyos efectos son inmediatos pero que se dejarán sentir en los meses siguientes, tanto más cuanto más se prolongue. Sequía que llevará al PCP a proponer al Gobierno que, además de otras medidas, asegure ya medios para garantizar la alimentación animal hasta finales de este año.

En tercer lugar, los agricultores protestan por la imposición de precios a la producción por parte de las cadenas de distribución de alimentos que dominan el mercado, que o se mantienen en los niveles anteriores, ya muy bajos, como si los costos no hubieran aumentado, o tenían agregados que ni siquiera alcanzan a compensar estos aumentos.

Situaciones que, combinadas, llevarán a la ruina a miles de productores, al abandono de sus fincas y producciones, agravando los problemas de despoblación y desertificación que están en el origen de la magnitud de los incendios que estamos presenciando estos días.

Los productores todavía claman porque, ante esta situación, el Gobierno, solo realiza anuncios de millones y millones, pero no hace llegar ni un centavo de dinero nuevo a los agricultores, sin agregar nuevos cargos o sin que esto signifique que el dinero se necesitará más adelante. El caso del avance de las ayudas de las PAC es absolutamente sintomático de ello.

(...)

Una PAC, cuya reforma se llevará a cabo en los distintos Estados miembros, y que sigue sacrificando lo mismo de siempre. Se mantendrá el reparto injusto de las ayudas, en el que el 8% de los grandes beneficiarios reciben el 80% de las ayudas. Y hará que aquellos que tienen los recortes más grandes reciban los menos. Se ve que los muy pequeños agricultores que hasta ahora recibían mil euros al año, ahora recibirán sólo 500.

Lo decimos aún sin conocer el contenido del Plan Estratégico de la PAC, que el Gobierno anuncia ya cerrado con Bruselas pero que no presentó a la Asamblea de la República. Situación que contribuirá negativamente al ya crónico déficit de la balanza agroalimentaria y a la dependencia alimentaria de nuestro país.

Los últimos años han demostrado lo vulnerable que es nuestro país ante posibles paros en el tráfico aéreo, marítimo o terrestre, ante una pandemia, ante fenómenos meteorológicos extremos, ante bloqueos o sanciones. El ejemplo de los cereales es el más conocido. Pero tenemos la situación de la carne o la patata. Alimentos que forman parte de la dieta básica de los portugueses y de los que dependemos en gran medida de las importaciones.

Sabemos que no podremos producir todo lo que aquí se consume. Pero entre los 8 y los 80 todavía queda mucho camino por recorrer. Tomamos nota, además, de las palabras de quienes llevan años diciéndonos que la producción de cereales en Portugal no era posible porque no era productiva y que no había tierra para cultivar, y que ahora nos dicen que al fin y al cabo tenemos que utilizar estas tierras para cultivar el cereal.

Han pasado casi cinco años desde que el Gobierno del PS anunció el Plan para aumentar la superficie de cereales y particularmente de trigo, aquí estamos, peor que en esa fecha, y con las propuestas del PCP con este objetivo siendo sucesivamente rechazadas, como sucedió en la debate de los últimos Presupuestos del Estado.

¡Es hora de pasar de los estudios, proyectos y anuncios a la práctica!

La defensa de la producción nacional y la soberanía alimentaria implica garantizar a los agricultores, y en particular a la pequeña y mediana agricultura, las condiciones para mantener su producción, es decir, como propone el PCP con la adquisición pública de factores de producción para la venta a precios controlados, con productos a precios justos, entre otras formas. Pero también con la compra obligatoria por parte de comedores públicos y comedores o empresas públicas, así como el cambio de lógica de las ayudas públicas, vinculándolas a la producción y valorizando la pequeña y mediana agricultura. La defensa de la soberanía alimentaria, dijo, seguirá siendo un tema central de la política patriótica y de izquierda que el PCP propone al pueblo portugués.

Una política que corresponda a los deseos del pueblo, campesinos y trabajadores. Una política que articule el apoyo a quien produce y quiere producir y que elimine la posibilidad de otorgar apoyo sin obligación de producir, con la defensa de los servicios públicos y las funciones sociales del Estado, particularmente en el mundo rural.

Una política que prepare al país para situaciones de creciente inseguridad e inestabilidad internacional, y que sirva al propósito de garantizar la alimentación de nuestro pueblo.

Una política que requiere el compromiso de todos aquellos que quieren un Portugal desarrollado, soberano y con futuro.

Intervención integra en el siguiente enlace.

En esta sección

Por una feria con-sentimiento más necesaria que nuncaUna ley para seguir luchandoIberdrola: detrás de la fortuna, el crimen. 50 años de la tragedia en la presa de CedilloUn encuentro familiar con la historia de Fidel y Raúl ‘Siempre es 26’: manifestación en Madrid contra el bloqueo a Cuba

Del autor/a

Apoyo solidario para resarcir daños de incendio en la Zona industrial de Matanzas (Cuba)Una Ley de Memoria para construir un nuevo paísHace 10 años nos rescató la Troika, aunque no nos lo recuerden; Daniel Bernabé lo cuenta en detalleLa EPA confirma la recuperación del empleo y su calidad gracias a la reforma laboralLibre de sanción el Presidente del Tribunal Superior de Justicia que arremete contra el PCE