Desde el chozo

¡Viva el mal, viva el capital! Cuando empezó la crisis, en 2008, los beneficios empresariales eran el 34,4% del PIB, ahora son el 38%

Javier Navascués 09/02/2013

Émbolos, rotores y bujías...¡Soy el misterio de la economía! Rajoy le hubiera preguntado a la bruja Avería en vez de a Luis de Guindos, le resultaría más fácil entender porqué los mercados no han caído rendidos a sus pies y porqué la señora Merkel sigue siendo la muñeca que dice no. Más allá de esta decepción, humanamente explicable en una persona que fue el registrador más joven de España, está lo más sangrante: un recorte del gasto público de 70.000 millones en tres años y la deuda pública no sólo no se ha reducido sino que ha aumentado hasta 800.000 millones, 240.000 más que a finales de 2009. ¿Conclusión de los sabios? Habrán de recortarse aún 30.000 millones más en 2013, para llegar al billón de deuda.

¿Por qué? No intentéis sumar: “manejo cifras y datos y engaño a los humanoides gilivatios.” El álgebra de esta cirugía brutal es así: el sector público ha conseguido superar al privado en su velocidad de destrucción de empleo como demuestran las Encuestas de Población Activa de la era Rajoy. La economía se está hundiendo y ya está por debajo del nivel del agua desde que empezó el año 2012, cuando empezamos a tener un gobierno como dios manda. Es el efecto macroeconómico, insidioso y oscuro, pero real, de las políticas de recortes, que se oculta tras el deterioro de los servicios del que todos somos testigos. Esto segundo al Gobierno le trae sin cuidado, pues voluntarios para privatizar tiene a puñados, pero lo primero añade el insulto a la herida. Después de Mariano, el diluvio.

“¡Por Orticón, Saticón y Vidicón! ¡Nadie sabe cómo detener la inflación! ¿Quizás con una oración?, ¿quizás con un gran cañón?” Con su clarividencia característica, Rubalcaba nos ha propuesto un plan. ¡Tenemos un Plan! Si se lee con atención se verá que es la decimoséptima versión del Plan de Empleo Juvenil de Felipe y Chaves, un trasunto de la reforma de 1988 al que Fátima Báñez le ha robado su medida estrella, la tarifa plana de los emprendedores. La otra parte del plan todavía no la han contado pero está en la web, se llama “IDEAS para el crecimiento”; aunque no se sabe si el copyright es de Carlos Mulas o de Amy Martin. Algo más orientados porque se huelen el tongo de los emprendedores, pero insistiendo en lo del crecimiento, Toxo y Méndez se enfadan con Merkel. En esto están como Mariano.

”Ergios, watios y turbinas, ¡produzco crisis y ruinas!... y la razón nadie la adivina.” Cuando empezó la crisis, en 2008, los beneficios empresariales eran el 34,4% del PIB, ahora son el 38% y las perspectivas van en aumento. El paro y los recortes tienen un efecto inexorable; el aumento de la explotación y, por tanto, la recuperación del beneficio que es de lo que va el juego.

P.S. Los entrecomillados de esta columna están sacados de una “crítica de la economía política” muy particular, la de los electroduendes. Quien quiera una versión más convencional la puede encontrar en www.sinpermiso.info, en un texto de M. Husson titulado “La austeridad fiscal y la rentabilidad: el doble dilema europeo”, traducido por G. Buster.

Publicado en el Nº 257 de la edición impresa de Mundo Obrero febrero 2013

En esta sección

Españoles hijos de putaMujeres de clase trabajadoraGreta, Marx y la TierraPactosGobierno y poder

Del autor/a

EquidistanciaDelenda est transitioEconomía marxista de andar por casa: recuperación económica y explotación capitalistaPrimero se llevaron a los independentistas...Los cinco escenarios de Juncker