Por cuarto año se dio lectura a la Constitución republicanaHaciendo república Dice Carlos París, presidente del Ateneo de Madrid, que no habremos salido de la Guerra Civil hasta que no tengamos la III República

Javier Álvarez 06/05/2013

Hoy he descubierto que mi Navidad florece cada año en abril y lo hace para celebrar el recuerdo de la II República. Conmigo hay una multitud, todos los que como yo piensan que la forma de gobierno que queremos para nuestro país es una república federal, democrática y social. Por eso los republicanos nos agrupamos y celebramos el recuerdo de aquel 14 de abril que supuso una victoria de la razón y el progreso, que por unos años nos abrió un horizonte de esperanza y justicia social y que posteriormente la barbarie del fascismo nos arrebató con crueldad extrema a todos los españoles.

El republicanismo español y madrileño tiene su liturgia que comienza con la Lectura Continuada de la Constitución de la II República, redactada en 1931. En ella, personalidades relevantes y rostros anónimos pero con la misma ilusión republicana compartida, nos damos cita puntualmente para reflexionar sobre aquellos 125 artículos que buscaban una sociedad mejor.

Este año es el cuarto que se celebra. La abre, en el salón de actos del Ateneo de Madrid, su presidente Carlos Paris. Dice que no hay un lugar mejor, aquí se forjó la segunda. Después se acuerda de Azaña en estos mismos pasillos. De los recuerdos pasa a las palabras: «no habremos salido de la Guerra Civil hasta que no tengamos la III República» porque solo hay libertad cuando el poder reside en las clases populares. París lee el primer artículo. Le siguen José María Alfaya, Enrique Santiago, Armando López Salinas, Sagrario, Gloria, Manolo… En los ojos de cada lector hay un peso del pasado y una mirada hacia el futuro. Se habla de crisis, de corrupción que llega hasta la misma jefatura del gobierno. La monarquía se está tambaleando, pero tendremos que empujarla si queremos que caiga.

El segundo acto de cada 14 de abril es más conocido. Los republicanos madrileños recorremos el camino de Cibeles a Sol, con nuestras banderas y pancartas, gritando nuestros lemas. Nos manifestamos recordando, pero también juntando fuerzas para traer una nueva república democrática de trabajadores, la definitiva.

El aire es festivo, alegre y hay un espíritu subterráneo de solidaridad entre hermanos que aflora en cada gesto. Nos reconocemos y estamos contentos de caminar juntos. Somos iguales y diferentes pero nos une esa aspiración legítima que compartimos y que vemos cada día más cerca, pues una monarquía como la que ahora tenemos ni es útil ni se sostiene. Coreamos que «España mañana será republicana». Somos más que el año pasado, hemos crecido y vamos a seguir haciéndolo.

La cabecera es una larga bandera republicana extendida y llevada por una multitud. Tras ella la primera pancarta y detrás más gente. Si busco un patrón común no lo encuentro más que en los colores de la tricolor que de una forma u otra llevamos cada cual. Hay personas mayores, maduras y mucha gente joven, así que el futuro está con nosotros. Gritan «Juan Carlos acelera que llega la tercera» o «Los Borbones a los tiburones», pues son impulsivos y no quieren perder más tiempo, ya les toca comerse la vida. «Madrid será la tumba del fascismo» tampoco ha perdido su vigencia.

Veo a Antonio Romero que dice con una sonrisa que ha venido porque esto es importante, a Cayo Lara, a Javier Couso, a Jorge Verstrynge, al coronel Amadeo Martínez Inglés… formando esa multitud republicana que no tiene caras. Cuando la cabecera llega a Sol, cruza frente al Oso y el Madroño mientras se escucha el Himno de Riego. Al principio de la plaza se monta un escenario. Es sencillo: tres altavoces a un lado y enorme bandera republicana que hace de fondo. El cantaor Juan Pinilla dice que somos muchos los que queremos una república justa, solidaria y socialista. Espera que el próximo desahucio y el único que se produzca en el estado español sea el de la Zarzuela. Pero ha subido para cantar y se entona con unos versos de Miguel Hernández. Levanta el puño derecho mientras con la izquierda se agarra al pie del micrófono, y se retuerce para encontrar el sentimiento hondo que lleva.

No hay manifiesto, solo algunos lemas: «Abajo el régimen monárquico», «Gobierno dimite», «Por el derecho a la autodeterminación de los pueblos», «No al pago de la deuda», «Por un Estado Laico», «Contra la impunidad del franquismo» y «Por la III República».

Cierran el acto las canciones republicanas y obreras que interpretan Germán Coppini y Armando Martínez. Mientra ellos cantan, un coche de la policía municipal hace sonar sus sirenas, su intención es abrir paso para que dos autobuses turísticos puedan cruzar la puerta del sol por el medio de la manifestación. No nos movemos, coreamos otra vez «No pasarán». No hay más, la propia policía se da cuenta de la estupidez y deciden dar la vuelta.

Ahora estoy seguro, más que nunca, de que veré la Puerta del Sol festejando la llegada de la III República.

Publicado en el Nº 260 de la edición impresa de Mundo Obrero mayo 2013

En esta sección

Acto homenaje a los trece fusilados por defender Madrid del golpe de CasadoTrebujena se manifiesta en defensa de la sanidad pública andaluzaLa Casa de las Américas contra el racismo y el fascismoNo priorizar las razones económicas en vez de las educativasLas mujeres sufrirán más duramente las consecuencias de la pandemia

Del autor/a

RSP: Convertir a las víctimas de la crisis en protagonistas del cambio. Algunas experiencias solidariasOrganizando la solidaridad de forma activa, política y colectivaPascual Serrano nos advierte de los efectos secundarios de las Redes SocialesChesús Yuste presenta su primera novela La mirada del bosque en la Fiesta del PCEHaciendo república