Presentación de la colección “Qué hacemos” El presentador del acto, Issac Rosa, ha señalado que la intención de esta colección es buscar un debate y reflexión colectiva que comenzó hace un año, con un importante carácter propositivo, de elaboración de propuestas.

Diego Farpón 21/09/2013

Este sábado 21 de septiembre, en el marco de la fiesta del PCE, ha tenido lugar de la presentación de la colección de la editorial Akal, “qué hacemos”, y en concreto los últimos cuatro libros que han visto la luz: “qué hacemos con la deuda”, “qué hacemos con los bancos”, “qué hacemos con la vivienda” y “qué hacemos con la literatura”.

El presentador del acto, Issac Rosa, ha señalado que la intención de esta colección es buscar un debate y reflexión colectiva que comenzó hace un año, con un importante carácter propositivo, de elaboración de propuestas, buscando una agenda que permita marcar el debate y no sólo reaccionar frente a la agenda oficial. También remarcó el carácter colectivo de los libros, pues todos cuentan con entre cuatro y hasta cinco autores.

El primero de los libros que se presentó fue el de la literatura, “para construir un discurso disidente y transformador con aquello que hoy sirve para enmascarar la realidad y transmitir ideología”. Intervino el coordinador del libro, David Becerra, miembro de la FIM, quien dijo que a la hora de abordar la cuestión de la literatura había dos posibilidades, tratarla como mercancía, como valor de cambio, y discutir de esa forma sobre la piratería, los derechos de autor y cuestiones similares, o bien la forma en la que, definitivamente, fue abordada: no tratando al libro como un producto en sí, sino tratando la literatura como discurso, situando en el centro del debate la necesidad de socializar la literatura en este sentido. Por otro lado, se remarcó el carácter de clase que tiene la literatura, que no es inocente y siempre transmite valores ideológicos.

El segundo libro presentado fue el de la deuda: “para resolver la crisis de sobreendeudamiento con una auditoría ciudadana que permita una quita eficaz y justa de la deuda”. Bibiana Medialdea, profesora de economía de la UCM, y coordinadora del libro, insistió en que la cuestión de la deuda no es técnica, y situarla en ese plano es algo que evita el debate y las distintas posibilidades. Qué hacer con las políticas de austeridad, qué hacemos con los rescates bancarios y qué hacemos con el problema de la vivienda, son las tres preguntas que intentan resolver quienes han reflexionado en dicho libro. Que la deuda se puede gestionar de otra forma, y para ello se ha realizado un análisis de la situación, para saber qué se puede hacer de forma real y poder situar propuestas concretas, todo lo cual pasa por una auditoría que sirva para informar y al tiempo se haga participe a la población, para de esa forma poder decidir qué se hace con la deuda de forma democrática.

El tercer libro fue presentado por Lourdes Lucía, directora de Clave Intelectual, sobre la banca: “para construir una banca pública y democrática que acabe con los rescates financieros y con el poder de los bancos”. Aquí se situó que lo primero que se hace en el libro es un análisis de cómo y cuándo se ha transformado la banca, en segundo lugar se realiza un análisis concreto del rescate bancario español, del papel del Banco Central y de la Unión Europea, en tercer lugar se tratan las Cajas de Ahorros y su paso de carácter de obra social a banco de inversión, y finalmente, en cuarto lugar, se finaliza con la propuesta de la necesidad de la banca pública.

Para acabar, el cuarto libro presentado, fue el de la vivienda: “frente a los graves problemas creados por la especulación inmobiliaria y para proponer una política alternativa de vivienda”. Corrió la presentación a cargo de su coordinador Alejandro Inurrieta, economista. La cuestión de la vivienda fue tratada en un doble aspecto, como problema económico y social, y fundamentalmente se comentó la necesidad de un cambio en la política de vivienda, para que aumente el alquiler social y disminuya la vivienda en propiedad, tratándola como bien de uso, como servicio social, y no como inversión ni plan de inversiones. Para ello, como decimos, es necesario modificar la política de vivienda, crear un mercado de alquiler profesional (que evite el dinero negro, que garantice los derechos de los usuarios…), un control público del precio de alquiler, y que acabe logrando que el alquiler sea una opción real, una forma de vida, y no sólo se vea como una cuestión transitoria durante un determinado momento de la vida.

En esta sección

Silvio Rodríguez: 'Era bastante lógico que en Cuba aparecieran expresiones de agotamiento'Mala nocheAntes de la revoluciónGrande, Almudena'Desde la línea' Joseph Ponthus

Del autor/a

Presentación de la columna de las Marchas de la Dignidad que partirá desde Alicante y llegará a Madrid el 22 de marzoIroel Sánchez: “Hoy la solidaridad con la isla lo que exige es el combate contrainformativo”Presentación del libro "Destinada al crematorio", libro autobiográfico de la militante antifascista Mercedes NuñezPresentación de la colección “Qué hacemos”Sobre la inauguración del AVE en Alicante