Expulsado en 1948 fue rehabilitado en 1986El PCE-EPK homenajeó en Pamplona al histórico dirigente Jesús Monzón Con un equipo de camaradas, entre ellos Carmen de Pedro, Manuel Azcárate, la también navarra Elisa Úriz, Domingo Malagón y otros, organizó la Unión Nacional, y la Agrupación de Guerrilleros Españoles con influencia mayoritaria del PCE.

Paco Jiménez 18/02/2014

Jesús Monzón el líder comunista olvidado por la HistoriaManuel MartorellPamiela

El 22 de enero el PCE-EPK realizó un homenaje a Jesús Monzón en Pamplona. El libro escrito por Martorell lo califica bien: "Un líder comunista olvidado por la historia”.

Hijo de familia acomodada de Pamplona, organizó el Partido Comunista de Navarra en 1934. Durante la guerra fue gobernador de Albacete y de Alicante y con el gobierno Negrín estuvo a punto de ser subdirector del Ministerio de Defensa. A pesar de que había ido a la URSS al acabar la guerra de España, decidió volver con sus camaradas a los campos de concentración, donde enseguida reorganizaron el PCE. Con un equipo de camaradas, entre los que se encontraba Carmen de Pedro, Manuel Azcárate, la también navarra Elisa Úriz, Domingo Malagón y otros, organizó la Unión Nacional, y a partir de ahí la Agrupación de Guerrilleros Españoles en los que la influencia del PCE fue mayoritaria. Guerrilleros que intervinieron contra los nazis dos años antes que los Maquis franceses.

Al terminar la guerra se decidió la intervención en el valle de Arán, con el fin de que una vez liberada una parte del territorio español, las potencias vencedoras reconocieran un gobierno republicano, y poder echar a Franco. No pudo ser.

En el año 1945 volvió a España, para ayudar a reconstruir el PCE, siendo detenido en Barcelona. Sus amistades de cuadrilla de Pamplona, entre los cuales había franquistas, le salvaron de la muerte, pero estuvo 13 años en prisión. Carrillo no le perdonó nunca la influencia que tuvo en el PCE en los años duros de la guerrilla, mientras él estuvo en la URSS. Su audacia, su inteligencia y su heterodoxia en ocasiones, acabó en su expulsión en el año 1948. Fue rehabilitado en 1986 siendo Secretario General Gerardo Iglesias.

El homenaje en Pamplona era necesario por la heroicidad de la persona y porque no es fácil encontrar en la Navarra asediada y hegemonizada por las derechas españolas y nacionalistas, gentes de izquierdas.

Intervino Maite Mola, Secretaria del Partido en Navarra en nombre del PCE: "Jesús Monzón es hijo de una época, y a él le tocó aquella convulsa y extraña para los exiliados (y los comunistas españoles, sobre todo), que es el ser derrotados en la guerra en España y verse inmediatamente inmersos (y activos) en la guerra en Europa. Y él, que era inteligente, utilizó la situación pensando como un comunista.

Los dirigentes del Partido, lejos de la realidad cotidiana española de entonces criticaron e inhabilitaron su experiencia, que sin embargo fue positiva, porque la época era de "acción militar", la de trabajar desde el interior del régimen es posterior y obedece a otras circunstancias, nuevas muchas de ellas.

No es todo blanco o negro. También Monzón tenía lo suyo ignorando por completo en la mayoría de las ocasiones las decisiones orgánicas del partido, correctas o incorrectas, pero sí hay que valorar que estaba más pegado a la realidad complicada que otros dirigentes. Y sí que, en definitiva, preparó a los comunistas franceses y españoles sobre todo a retomar la guerra de España con el triunfo "democrático" en la II Guerra Mundial, pero no pudo ser.”

También intervino Jean Ortiz, camarada francés, de cultura y experiencia revolucionaria extraordinaria, colaborador de L'Humanite, autor de varios libros y películas sobre las guerrillas españolas. No en vano es hijo de un camarada español, que estuvo en la guerrilla. Y después lo hizo Manuel Martorell, autor del libro sobre Monzón. Y Fernando Gómez, ahijado de Monzón, hijo de otro camarada de Pamplona. Estuvo con él, el día anterior a su muerte y aseguró que seguía siendo comunista.

Con la sala llena, el Partido Comunista de España supo honrar, al fin, a alguien que se jugó la vida y que fue el ideólogo de una gesta internacional que Francia ha sabido reconocer y que aquí se empieza, al cabo de tantos años, a valorar.

Publicado en el Nº 269 de la edición impresa de Mundo Obrero febrero 2014

En esta sección

TVE ha decidido que la inmensa mayoría de los españoles son monárquicosHiroshima y NagasakiUna responsabilidad histórica jamás asumidaMemoria rebelde de Julio DiamanteEUSEBIO LEAL: “Siempre he luchado por la justicia y la belleza”

Del autor/a

El PCE-EPK homenajeó en Pamplona al histórico dirigente Jesús MonzónConvocatoria por Navarra