Entrevista con el Eurodiputado y cabeza de lista de la candidatura de IUWilly Meyer: “Queremos una condonación de deuda, y que no sean los trabajadores los que paguen la estafa financiera de la banca privada”

Gema Delgado 31/03/2014

Mundo Obrero: El 1 de marzo IU aprobó la lista electoral para las europeas. Se ha presentado como la lista más abierta y convergente de la historia de IU, ¿cómo la definiría usted?
Willy Meyer:
Es una lista que refleja lo que ha sido la respuesta social y política a la Troika y a la política de austeridad pactada por el PP y el PSOE. En esta candidatura está representado el mundo del Trabajo, con Paloma López, una extraordinaria sindicalista responsable de Empleo en Comisiones Obreras, que va en el número 2 de la lista. Con ello implicamos a la Confederación Europea de Sindicatos, que por primera vez votó en contra de un Tratado Europeo como fue el Pacto de Estabilidad.

Además, contamos con Marina Albiol, que es una compañera joven de Valencia, diputada autonómica que ha estado también en todas las movilizaciones sociales y en la primera línea de la lucha contra la corrupción del PP en el País Valencià, y con la que estuve participando en la Flotilla Rumbo a Gaza y en la Franja de Gaza rompiendo el criminal bloqueo israelí.

Forma también parte de la lista la compañera de Asturias, Ángela Vallina, alcaldesa de Castrillón, que aporta la voz de los municipios y las regiones más damnificadas por las políticas comunitarias. Asimismo, concurrimos en coalición con Iniciativa per Catalunya-Verts y ANOVA, de Galicia, que son fuerzas políticas que se han caracterizado por su oposición a la Troika. Y junto a los movimientos sociales, con Javier Couso, que es un símbolo contra el imperialismo y la guerra y en defensa de las libertades.

Y por supuesto, no podemos olvidar la presencia de la compañera Lara Hernández, una de tantas jóvenes emigrantes forzadas que vive en Alemania, desde donde se moviliza para recuperar el presente y el futuro de la juventud.

M.O.: Anova y la Izquierda social de Aragón se han unido en este frente de izquierdas en el que trabaja IU. ¿Puede haber aún más incorporaciones tipo Equo o Podemos?
W.M.:
Dejamos la puerta abierta pero ya no depende de nosotros. Estaríamos encantados, pero tras los encuentros que hemos mantenido con ellos han decidido presentarse con otras candidaturas.

M.O.: En el IV Congreso del PIE se decidió por gran mayoría que Alexis Tsipras sería el candidato de los 26 partidos miembros del PIE a la presidencia de la Comisión Europea. ¿Qué significa esta candidatura del líder de Syriza?
W.M.:
Quiero dejar claro que nosotros lo presentamos para cuestionar el procedimiento porque no es verdad que los electores puedan elegir al presidente de la Comisión de la Unión Europea. Quien propone al presidente es el Consejo Europeo, es decir, los Estados. Se reúnen y hacen una propuesta al Parlamento y el Parlamento la acepta o no, pero no tiene capacidad de elección.

Pero como estamos en un proyecto regional llamado Unión Europea, en la que todo es ficticio, en la que se aparenta una democracia que no es tal, se aparenta un control sobre el gobierno que no existe, se aparenta un Parlamento que legisla y controla un gobierno que tampoco lo es... Nosotros hemos presentado a Alexis Tsipras para cuestionar todo lo que es el proyecto de la Unión Europea, incluido este procedimiento fraudulento de elección.

M.O.: IU, en su Asamblea Programática, definió las bases del programa con el que se presentará IU a las elecciones europeas. ¿Cuáles son los pilares fuertes de ese programa?
W.M.:
Lo fundamental es el mensaje que queremos dar, que es que este proyecto regional es un proyecto fallido desde el punto de vista del interés del empleo de los trabajadores, de los pensionistas, de los jóvenes, de los servicios públicos y de la cohesión social y territorial. Por lo tanto tenemos que ir a construir otro proyecto iniciando un proceso constituyente desde los Estados y también desde la propia Europa y el Parlamento Europeo.

Este es el mensaje más fuerte. Ahora bien, lo que queremos es señalar a los autores políticos de este diseño que nos ha hecho retroceder 40 años. Y ese diseño es responsabilidad del Partido Socialista, es decir, de la socialdemocracia europea, de la derecha y de los liberales europeos que pactaron este modelo europeo sobre la base de desregular el mercado, desregular el sector financiero; con un Banco Central Europeo que es un nido de especuladores y no puede dar dinero directamente a los Estados, sino que tiene que prestar a bajo interés a la banca privada para que ésta haga un gran negocio elevando el tipo de interés; y con una moneda que no tiene Tesoro Público y por tanto no se puede controlar, no se puede devaluar y es un instrumento de economías poderosas frente a las economías más débiles dentro de la Unión Europea.

Todo esto es responsabilidad de ese diseño que queremos combatir. Y queremos decir a los seis millones de parados, de los cuales tres millones ya no tienes prestaciones, a la juventud exiliada, a la juventud que no encuentra trabajo, a todas las empresas deslocalizadas, a los pensionistas... que se han movilizado, que ahora viene la movilización más importante que es castigar en las urnas a esas fuerzas políticas que han permitido este ataque salvaje a lo social, que son el Partido Popular y el Partido Socialista.

M.O.: Y además de la denuncia, dando un paso adelante hacia la alternativa para refundar Europa, ¿cuál es la alternativa de Izquierda Unida?
W.M.:
Si nosotros tuviéramos fuerza, no sólo es España porque hay que tenerla en el resto de los Estados miembros, iniciaríamos un proceso constituyente para dotarnos de una Constitución a la altura del siglo XXI donde hubiera tres poderes claramente definidos, como son el legislativo, el ejecutivo y el judicial; combinar las dos soberanías: la europea y la de los Estados miembros; y una Constitución que incorporara la necesidad de un mayor control y participación de la ciudadanía en la gestión pública. Por lo tanto, habría que incorporar figuras como el revocatorio de los cargos públicos, consultas vinculantes ante determinados temas en las que la ciudadanía pudiera exigir mediante alguna iniciativa legislativa ese referéndum.

Y luego un modelo productivo radicalmente distinto. Hay que rescatar sectores estratégicos de producción que fueron vendidos. En España teníamos un potente sector estratégico de producción con la siderurgia, el sector naval, todo el paquete energético, una parte del sector financiero, correos, transporte, telecomunicaciones... todo eso era público. Pues hay que rescatarlo, comenzando por lo más urgente que es todo el paquete energético para tener un modelo productivo que piense sólo y exclusivamente en el empleo. Empleo de calidad, con un modelo de desarrollo sostenible y servicios públicos muy eficientes.

Y en esa Constitución hablaríamos de derechos, no potenciales sino obligados, como el derecho a la vivienda, el derecho al trabajo, el derecho a la salud y a la educación, pero como un derecho de obligado cumplimiento por las administraciones.

M.O.: Otro de los puntos que se debatieron en la Asamblea fue el de la deuda. ¿Cuál es la posición de IU?
W.M.:
La deuda en 2015 en España será del 100% de PIB. En estos momentos Grecia la tiene ya en el 175%. Hace 7 años las tenía en 102% y con las medidas de austeridad ha aumentado mucho más. Nosotros pensamos que esa deuda no se debe pagar. Vamos a celebrar una jornada internacional en Bruselas el 10 de abril para fijar nuestra posición frente a la deuda odiosa. Tenemos un precedente en Europa, que es el Acuerdo de Londres, en 1953, la conferencia que se celebró para condonar la deuda a Alemania. Esa condonación del 62% de su deuda más las ayudas que se recibieron para rehabilitar todas las infraestructura alemanas fue la locomotora.


Pues bien, nosotros ahora también queremos hacer lo mismo, una condonación de deuda, y que no sean los trabajadores los que paguen la estafa financiera de la banca privada.

M.O.: ¿Hablamos de una condonación de la deuda a escala internacional?
W.M.:
Tenemos que ver la deuda de cada país y en función de ello dar una respuesta global. Eso es lo que queremos coordinar con el Partido de la Izquierda Europea, porque hay posiciones que dicen que lo primero sería hacer una auditoría capaz de deslindar lo que es el préstamo sin interés del préstams abusivo y usurero que ha presentado la banca privada.

M.O.: Se pronostica una subida de IU con una expectativa de voto cercana al 15% lo que le podría dar hasta 9 diputados para el Parlamento Europeo ¿qué puede significar?
W.M.:
Lo que sí marcan las encuestas es la tendencia de que el PSOE y el PP bajan y que nosotros subimos. Somos la fuerza política que más sube en el conjunto del Estado y por lo tanto nuestro objetivo electoral va a subir. No tenemos techo. Nosotros sabemos que allá donde se explica nuestro programa la gente se convence. El problema que tenemos es un bloqueo de las empresas de comunicación bipartidistas que nos silencia y no aparecemos aunque seamos la tercera fuerza política del país. Es esto de que “lo llaman democracia y no lo es”. El control de los medios de comunicación en estos momentos es vital para la política. Si hubiera empresas de comunicación que buscaran la veracidad y fomentaran el pluralismo, nuestro resultado sería mucho mejor.

M.O.: En cualquier caso, sí está claro que va a haber una subida. ¿Qué va a significar ese aumento de diputados a la hora de trabajar en el Parlamento Europeo por una parte, y por otra en el trabajo del Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica (GUE/NGL)?
W.M.:
Según las encuestas que maneja el Parlamento Europeo, estaríamos por encima del grupo Verde. Seríamos un grupo muy numeroso con mucha influencia en el conjunto del Parlamento. Por lo tanto, todo lo que han sido las políticas de austeridad, las políticas antidemocráticas de imposición a los estados en políticas económicas y sociales, serían más complicadas. Por lo tanto, cuanto más influencia tengamos, más cerca estaremos de poder
defender un proyecto alternativo a esta Unión Europea de banqueros, multinacionales, de las grandes fortunas, defendiendo un alternativa desde abajo, desde la sociedad, en ese proceso constituyente.

M.O.: Hace un par de semanas el Partido Democrático italiano decidió apoyar al candidato socialdemócrata para la Comisión Europea, y en Alemania el Partido Socialdemócrata (SPD) firmó el gran pacto de gobierno con Merkel. ¿Cuál es el papel del bipartidismo y la socialdemocracia en Europa?
W.M.:
Desde el Tratado de Maastricht hasta el Pacto de Estabilidad, esas dos corrientes, la antigua socialdemocracia, hoy social-neoliberalismo, y la derecha de los liberales han blindado y consensuado ese proyecto y por lo tanto el candidato Martin Schulz y Juncker van a defender exactamente el mismo modelo de continuidad que nos ha llevado a esta situación no conocida desde los años 40 y 50. Por eso es muy importante que nuestro candidato alternativo, Alexis Tsipras, que estará dos días en España haciendo campaña electoral, sea el contrapunto.

M.O.: ¿En estos últimos cinco años, cuáles consideras que han sido los principales logros de IU en el Parlamento Europeo?
W.M.:
No hemos podido incidir en las grandes líneas políticas, económicas y sociales porque está superpactado y no tenemos fuerzas suficientes para cambiarlo. Pero en España hemos logrado victorias sobre obras que cuestionaban las directivas europeas medioambientales.

Conseguimos algo muy importante como fue la denuncia a la especulación inmobiliaria en el País Valencià. Hemos conseguido investigar la contaminación de la Ría de Huelva. Hemos denunciado las obras en la depuración de ríos, algunas de las cuáles han concluido con sanciones económicas Hemos visualizado que hay fuerzas que estamos en las instituciones para defender un modelo económico sostenible.

En política exterior hemos intentado mantener una posición muy firme respecto al Sahara Occidental y al pueblo palestino, contra el bloqueo de Gaza. Hemos conseguido pequeñas victorias, por ejemplo, que el Parlamento Europeo ya en todas sus resoluciones plantee la necesidad de la autodeterminación de pueblo saharaui, la liberación de los presos, que la MINURSO monitorice los Derechos Humanos en los territorio ocupados... Hemos logrado algunas conquistas dentro de una política exterior que se caracteriza por una subordinación absoluta a los Estados Unidos.

El caso de Ucrania, donde este golpe de Estado violento, con fuerza armada fascista y paramilitar, ha sido alentado y aplaudido por la derecha y la socialdemocracia europea y la administración norteamericana, sin contemplar que además puede derivar en un proceso de secesión con consecuencias trágicas. Esto ya lo hicieron en Yugoslavia.

También en la Política Europea de Vecindad, en relación a Egipto, a Túnez y al Estado de Israel donde no se tienen en cuenta los derechos humanos. En la próxima legislatura, cuando tengamos más fuerza, se lo vamos a poner más difícil al imperialismo.

M.O.: Desde la Izquierda Europea siempre se ha dado voz a las fuerzas progresistas de América Latina, aunque no es fácil como hemos visto recientemente con la resolución de corte colonialista del Parlamento Europeo respecto a Maduro en estos intentos de desestabilizar la democracia venezolana.
W.M.:
Ha sido un escándalo la resolución que han votado el PSOE y el PP en Estrasburgo condenando directamente al presidente Nicolás Maduro y la gestión de un gobierno absolutamente democrático y legítimo frente a los intentos de desestabilización de hacer un “golpe blando”, como dice la presidenta argentina. Y el PSOE ha secundado esa resolución, excepto cuatro diputados que han votado en contra.

Nosotros a través de nuestro grupo y en la Asamblea Parlamentaria de América Latina, Caribe y de Unión Europea (EUROLAT) de la que soy vicepresidente, siempre hemos mantenido una permanente coordinación con todos los grupos de la izquierda de América Latina y el Caribe para defender la independencia frente a la injerencia. Y eso lo hemos defendido con la nacionalización de YPF Repsol en Bolivia y Argentina, como ahora en este intento de golpe de estado en Venezuela y antes en Honduras.

Pronto vamos a celebrar una asamblea parlamentaria en Atenas y vamos a proponer una resolución que condene la resolución aprobada por el Parlamento Europeo, es decir, que los legisladores de América Latina y Caribe seamos capaces de criticar y condenar lo que hemos hecho desde el Parlamento Europeo porque es inaceptable.

M.O.: ¿Cuál es el reto de aquí a las elecciones del 25 de mayo?
W.M.:
El reto en la precampaña es intentar llegar al mayor número posible de gente. No podemos ser ingenuos. Nuestra comunicación tiene que hacerse a través de la militancia, los medios alternativos, las redes sociales... pero no podemos contar con los grandes medios de comunicación. Por lo tanto el reto como objetivo político será tener un buen resultado que nos permita llevar adelante nuestro programa.

M.O.: ¿Qué les diría a ese gran porcentaje de la población que se pronuncia por la abstención?
W.M.:
A los trabajadores, a la juventud, a los pensionistas..., que se resignan porque piensan que esto es una especie de maldición que no tiene posibilidad de cambio, yo les invito a que pasen de la resignación a la ilusión y a la posibilidad real de que esto se puede cambiar. Pero para esto no hay que votar ni al PSOE ni al PP que les han llevado a esta situación dramática de desahucio, de paro, de baja salarial, de más horas de trabajo y retraso de la edad de jubilación y de los recortes en servicios públicos, en sanidad y educación. Es la hora decirles: compañeros, si os quedáis en casa les dais un balón de oxígeno al PSOE y al PP. Y si votáis a Izquierda Unida estáis votando a todo lo que se ha movilizado durante estos años en contra de la Troika y en contra de la crisis.

M.O.: A la hora de señalar a los culpables, ¿qué parte de responsabilidad de la política de recortes le corresponde a la Troika y qué parte al gobierno de España?
W.M.:
Creo que es ya todo uno. El Partido Popular y el Partido Socialista están en el colegio de Comisarios de la UE. De 27 comisarios, 6 son socialdemócratas, entre ellos Almunia, que es vicepresidente de la Comisión. Ellos son los que han llevado adelante la política de austeridad dentro del Pacto de Estabilidad acordado. Y esa política la han llevado adelante como un golpe de estado silencioso a todas las constituciones nacionales. Y el Partido Popular está muy contento de llevarlo adelante. El PP, como cualquier gobierno que tiene mayoría absoluta, podría haberse negado, así que el PP es coautor de unas políticas que pretenden que las rentas del trabajo vayan a las rentas del capital, acumulando una riqueza y aumentando la desigualdad. Y estamos en ese escenario.

M.O.: Uno de los grandes temas a los que nos vamos a enfrentar tras las elecciones es el tratado comercial trasatlántico, el pacto de libre comercio e inversiones que se está negociando entre la UE y EE UU. ¿Qué va a significar este tratado para los europeos?
W.M.:
Nosotros hemos advertido ya, tanto en el GUE/NGL como en el PIE, que ese tratado va a ser el acuerdo de libre comercio más importante del mundo. Esa liberalización comercial que puede significar un ataque directo a toda la economía real productiva de todos los Estados de la Unión Europea. También podemos poner en riesgo el paquete tecnológico, la industria del automóvil, de investigación y desarrollo. No se puede competir. Son dos modelos productivos que no son comparables. Si además se consigue que no se regule el paquete de economía y agricultura puede ser el principio del fin de la pequeña y mediana producción agrícola y ganadera de la unión Europea.

Publicado en el Nº 270 de la edición impresa de Mundo Obrero marzo 2014

En esta sección

El discurso de odio se traduce en granadas contra centros de menoresCinco conclusiones de los resultados electorales del 10NLa cuestión catalana ahora. Dónde estamos y cómo orientar nuestra acciónMás allá de las banderas: la crisis social oculta tras el ‘procés’Joan Coscubiela: “Los nacionalismos español y catalán expulsan del debate político el conflicto social y la lucha de clases”

Del autor/a

Enrique Santiago: "En el PIE apostamos por un proyecto político colectivo, conjunto, igualitario y de cohesión social para toda Europa"Naty Menéndez: “Hay que blindar las pensiones en la Constitución como Derechos Fundamentales”PSOE y Unidas Podemos firman un preacuerdo para un gobierno de coalición “rotundamente progresista”El PCE, Izquierda Unida y Podemos condenan el golpe de Estado en Bolivia y piden seguridad para Evo y la sociedad civilEnrique Santiago: "Vamos a impedir un gobierno del PSOE que siga con los recortes y que haga que la próxima crisis la paguen los trabajadores”